Des­can­so

Ca­da per­so­na ten­dría su pro­pio ho­ra­rio de sue­ño se­gún su re­loj bio­ló­gi­co.

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

Le­van­tar­se tem­prano pue­de ser be­ne­fi­cio­so. De acuer­do con la “BBC”, los ha­llaz­gos de una in­ves­ti­ga­ción re­cien­te mos­tra­ban un in­cre­men­to en las muer­tes pre­ma­tu­ras, tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos y en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias de los que no ma­dru­ga­ban, y apo­ya­ban otros es­tu­dios que de­cían que quie­nes se acues­tan tar­de tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de te­ner pro­ble­mas de sa­lud.

El “jet lag so­cial” es un tér­mino que de­fi­ne la di­fe­ren­cia en­tre lo que dor­mi­mos du­ran­te la se­ma­na, cuan­do de­be­mos ir al tra­ba­jo, y el fin de se­ma­na, cuan­do es­ta­mos en li­ber­tad de ir­nos a la ca­ma y le­van­tar­nos a la ho­ra que que­ra­mos, pe­ro en­tre ma­yor el jet lag so­cial, más gran­des los pro­ble­mas de sa­lud.

Es­to es lo que es­tá im­pul­san­do esos es­tu­dios que mues­tran que los noc­tám­bu­los es­tán en ma­yor ries­go de pro­ble­mas de sa­lud que las per­so­nas que pre­fie­ren ma­dru­gar, se­gún Till Roen­ne­berg, pro­fe­sor de cro­no­bio­lo­gía del Ins­ti­tu­to de Psi­co­lo­gía Mé­di­ca de la Uni­ver­si­dad Lud­wig-Ma­xi­mi­lian en Mú­nich.

Dor­mir su­fi­cien­te

Si fuer­zas a un ma­dru­ga­dor a tra­ba­jar muy tar­de en la no­che, és­tos tam­bién en­fren­ta­rán pro­ble­mas de sa­lud, di­ce Rus­sell Fos­ter, je­fe del La­bo­ra­to­rio Nuf­field de Of­tal­mo­lo­gía y del Ins­ti­tu­to de Sue­ño y Neu­ro­cien­cia Cir­ca­dia­na de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, In­gla­te­rra.

Pe­ro no se tra­ta de sa­cri­fi­car las ho­ras adi­cio­na­les en la ca­ma du­ran­te los fi­nes de se­ma­na. “Es lo peor que pue­des ha­cer”, di­ce el pro­fe­sor Roen­ne­berg, quien cree que no hay na­da in­he­ren- te­men­te in­sano en ser un noc­tám­bu­lo. “Si no has dor­mi­do lo su­fi­cien­te du­ran­te cin­co días es me­jor que tra­tes de re­cu­pe­rar el sue­ño”.

Es­to se de­be a que que­rer ir­nos a dor­mir y le­van­tar­nos es­tá in­fluen­cia­do por los re­lo­jes bio­ló­gi­cos, de los cua­les un 50% es­tá de­ter­mi­na­do por nues­tros ge­nes. El res­to es­tá for­ma­do por nues­tro me­dio am­bien­te y edad. Por ejem­plo, los 20 años es la edad en que más tar­de nos acos­ta­mos y des­per­ta­mos, y nues­tro re­loj bio­ló­gi­co se va ade­lan­tan­do pro­gre­si­va­men­te a me­di­da que en­ve­je­ce­mos.

Sim­ple­men­te es po­co pro­ba­ble que si te le­van­tas más tem­prano pue­das anu­lar tus tendencias ge­né­ti­cas. Más bien es­to po­dría pri­var­te del sue­ño que ne­ce­si­tas y que no es­tás ob­te­nien­do du­ran­te la se­ma­na, di­cen los ex­per­tos.

Qui­zás una me­jor for­ma pa­ra que los noc­tám­bu­los ma­ni­pu­len sus re­lo­jes bio­ló­gi­cos pa­ra ser ma­dru­ga­do­res es cam­biar los hábitos que ro­dean su ex­po­si­ción a la luz. Al ex­po­ner­se a la luz del sol ma­tu­ti­na y re­du­cir la luz ar­ti­fi­cial en la no­che, par­ti­cu­lar­men­te con te­lé­fo­nos y lap­tops que pro­du­cen la po­de­ro­sa luz azul, po­dre­mos en­tre­nar nues­tro re­loj bio­ló­gi­co a sen­tir­se con sue­ño más tem­prano.

El ho­ra­rio pa­ra dor­mir es­tá in­fluen­cia­do por fac­to­res co­mo el re­loj bio­ló­gi­co, me­dio am­bien­te y la edad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.