Cam­bia la ma­ne­ra en que te per­ci­bes

Diario de Yucatán - Salud - - SALUD - MPE GE­RAR­DO PI­NE­DA MARTÍNEZ

Ha­ce unas se­ma­nas una per­so­na me es­cri­bió un men­sa­je co­men­tan­do “siento que mi au­toes­ti­ma es­tá por los sue­los, ¿us­ted po­dría ayu­dar me?”. Le con­tes­té que sí y le di ci­ta.

Al pre­gun­tar­le so­bre los sín­to­mas, em­pe­zó la lista di­cien­do: “Na­da de lo que ha­go es va­lio­so y tengo mie­do a fra­ca­sar. Ha­ce unos días me ofre­cie­ron una po­si­bi­li­dad de as­cen­so en mi tra­ba­jo, pe­ro no creo me­re­cer una opor­tu­ni­dad, so­bre to­do aho­ra que me es­toy vol­vien­do al­cohó­li­ca. To­do em­pe­zó por­que por ter­ce­ra vez me jun­té con un hom­bre que me en­ga­ña con otra; el úl­ti­mo me di­jo que me lo me­re­cía y es­toy se­gu­ra que sí”. Con ello, me que­dó cla­ro que su au­to­ima­gen y au­to­con­cep­to es­ta­ban muy da­ña­dos.

Te­ner la au­toes­ti­ma ba­ja es más gra­ve de lo que pen­sa­mos, pues te­ne­mos una ima­gen de­for­me de no­so­tros mis­mos. Aquí es­tá el problema: va a dar igual que seas una per­so­na in­te­li­gen­te o be­lla, pues la ba­ja au­toes­ti­ma te ha­rá creer que eres una per­so­na que no va­le na­da.

Las per­so­nas con la au­toes­ti­ma ba­ja sue­len ser muy exi­gen­tes con­si­go mis­mas y per­fec­cio­nis­tas. El mie­do al fra­ca­so se une a la fal­ta de se­gu­ri­dad en sí mis­mas.

Ade­más, sue­len ago­biar­se por pe­que­ños pro­ble­mas y se rin­den ante las di­fi­cul­ta­des; sue­len acu­mu­lar más fra­ca­sos que éxitos, aun­que pro­ba­ble­men­te sea por­que re­cuer­dan con más fa­ci­li­dad los erro­res que los acier­tos.

Por otro la­do, te­ner ba­ja au­toes­ti­ma ha­ce que las per­so­nas se cas­ti­guen de mu- chas for­mas, son más pro­pen­sos a te­ner adic­cio­nes y sue­len apar­tar­se de la gen­te que las quie­re.

Por lo ge­ne­ral, te­ner una au­toes­ti­ma ba­ja ha­rá que no ten­gas mu­chas re­la­cio­nes so­cia­les y tus ami­gos se­rán per­so­nas con las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas o ten­drán un com­por­ta­mien­to agre­si­vo y su tra­to in­flui­rá en la creen­cia de que no va­les na­da.

Sin em­bar­go, es po­si­ble cam­biar es­ta creen­cia con hip­no­sis na­tu­ral en me­nos tiem­po del que te ima­gi­nas pa­ra es­tar bien con­ti­go mis­mo y con los de­más.

De igual for­ma, pa­ra cons­truir una au­toes­ti­ma sa­na des­de la in­fan­cia se de­be evi­tar ex­pre­sio­nes ne­ga­ti­vas so­bre las con­duc­tas de los chi­cos, por­que si una per­so­na se acos­tum­bra des­de pe­que­ños a in­sul­tos, es muy pro­ba­ble que uti­li­ce las ex­pre­sio­nes con­si­go mis­ma du­ran­te la adul­tez.

Por el con­tra­rio, ex­pre­sio­nes co­mo: “La pró­xi­ma vez lo ha­rás me­jor”, “qué rá­pi­do es­tás apren­dien­do” o “bien he­cho”, se vuel­ven po­ten­cia­li­za­do­ras de nues­tro bie­nes­tar y nos ayu­dan a cons­truir una au­to­ima­gen sa­na.

Te­ner una au­to­ima­gen sa­na te ayu­da­rá a al­can­zar la fe­li­ci­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.