Pro­ble­ma

La ade­no­mio­sis es un tras­torno po­co co­mún que pue­de afec­tar a las mu­je­res.

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

Zé­lie, Li­sa y Jén­ni­fer tie­nen ade­no­mio­sis, un tras­torno gi­ne­co­ló­gi­co que en el peor de los ca­sos cau­sa do­lor pél­vi­co y san­gra­do abundante.

“No po­día lle­var más que pan­ta­lo­nes ne­gros al tra­ba­jo”, ex­pli­ca Jén­ni­fer. “Y aun así san­gra­ba tan­to que te­nía que vol­ver a ca­sa a cam­biar­me de ro­pa en mi­tad del día. He san­gra­do va­rias ve­ces en so­fás de ami­gos”.

De acuer­do con la no­ta pu­bli­ca­da por la “BBC”, la ade­no­mio­sis es un tras­torno que ocu­rre cuan­do las cé­lu­las del re­ves­ti­mien­to del úte­ro (en­do­me­trio) se in­crus­tan den­tro de las fi­bras mus­cu­la­res de la pa­red ute­ri­na.

Aún no hay ex­pli­ca­ción pa­ra es­to ni ma­ne­ra de pre­ve­nir­lo. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud una de ca­da 10 mu­je­res po­dría su­frir­la y pue­de afec­tar a cual­quier mu­jer de cual­quier edad que to­da­vía ten­ga la mens­trua­ción. Se cal­cu­la que mu­chas mu­je­res la pa­de­cen sin sa­ber­lo, pues no siem­pre hay sín­to­mas.

Los dos sín­to­mas más co­mu­nes son una mens­trua­ción abundante y do­lo­ro­sa, in­clu­so a des­tiem­po, y fuer­te do­lor pél­vi­co.

“Una vez sen­tí tan­to do­lor que tu­ve que lla­mar a la am­bu­lan­cia”, ex­pli­ca Zé­lie. “Cuan­do me vie­ron pen­sa­ron que de­bía te­ner apen­di­ci­tis. Yo les di­je que te­nía ade­no­mio­sis, pe­ro no sa­bían qué era eso”.

“El do­lor era tan in­ten­so que a ve­ces te­nía pen­sa­mien­tos sui­ci­das”, aña­de Li­sa. “Te­nía que pla­ni­fi­car ca­da sa­li­da que ha­cía co­mo si fue­ra una ope­ra­ción mi­li­tar”.

Tra­ta­mien­to

Mu­chas mu­je­res tar­dan años en la que se las diag­nos­ti­que con ade­no­mio­sis. La píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va o in­yec­cio­nes hor­mo­na­les son al­gu­nos de los tra­ta­mien­tos que pue­den ser efec­ti­vos, pe­ro pa­ra al­gu­nas mu­je­res la úni­ca so­lu­ción es la his­te­rec­to­mía, una ci­ru­gía pa­ra ex­tir­par el úte­ro to­tal o par­cial­men­te. Es­to fue lo que hi­zo Jén­ni­fer.

“Es­toy vi­vien­do mi vi­da co­mo nun­ca an­tes. Pue­do co­rrer con mis hi­jos por el par­que, pue­do ha­cer co­sas que an­tes no po­día”, re­la­ta.

Zé­lie, Li­sa y Jén­ni­fer coin­ci­den en una co­sa: la im­por­tan­cia de ha­blar con otras mu­je­res que es­tán pa­san­do por lo mis­mo.

Las mu­je­res con ade­no­mio­sis ne­ce­si­tan ha­blar del pro­ble­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.