Sa­nar las he­ri­das pa­ra la ma­ter­ni­dad

Diario de Yucatán - Salud - - SALUD - MPE GE­RAR­DO PI­NE­DA MAR­TÍ­NEZ

Ha­ce unos días en la ter­ce­ra se­sión de un ta­ller de sa­na­ción de las he­ri­das emo­cio­na­les, una se­ño­ra de avan­za­da edad me pre­gun­tó si po­día aten­der a su nie­to. Pla­ti­có que, al ser ma­dre sol­te­ra, su hi­ja le ha te­ni­do po­ca pa­cien­cia a su nie­to y el ni­ño pre­sen­ta va­rios problemas en la es­cue­la. Al es­cu­char­lo, pe­dí que a la cita acu­die­ran el ni­ño y su ma­má.

La ma­má del ni­ño ex­pu­so su ex­pe­rien­cia y que­dó muy cla­ro que su sis­te­ma de crian­za era ines­ta­ble, co­mo su pro­pia si­tua­ción emo­cio­nal: en unas oca­sio­nes rí­gi­da y en otras per­mi­si­va. Es­to con­tri­bu­yó a la in­cer­ti­dum­bre que el ni­ño car­ga a con­se­cuen­cia de la au­sen­cia de la fi­gu­ra pa­ter­na.

La ma­dre que edu­ca so­la me­re­ce un re­co­no­ci­mien­to es­pe­cial por su va­len­tía, pe­ro pue­do afir­mar que aún con las enor­mes ca­pa­ci­da­des de la mu­jer, hay apor­ta­cio­nes emo­cio­na­les y psi­co­ló­gi­cas ex­clu­si­vas del va­rón; la si­tua­ción es pa­re­ci­da en los ca­sos en que el hom­bre edu­ca so­lo, pues hay as­pec­tos que só­lo pue­de cu­brir la mu­jer. De aquí la im­por­tan­cia de que en la es­truc­tu­ra fa­mi­liar es­tén pre­sen­tes am­bas fi­gu­ras pa­ren­ta­les.

En los ca­sos co­mo el que des­cri­bo, los hi­jos de las ma­dres que edu­can so­las, sue­len pa­de­cer tras­tor­nos que les di­fi­cul­tan un sano desa­rro­llo in­te­gral, co­mo an­sie­dad, dé­fi­cit de aten­ción, ba­ja au­to­es­ti­ma, de­pre­sión y otros.

Du­ran­te la in­fan­cia, los ni­ños apren­den de sus pa­dres, que son sus mo­de­los; las ma­dres que edu­can so­las –que fue­ron las­ti­ma­das en su re­la­ción con el pa­dre de su hi­jo– ha­cen lo que apren­die­ron en su en­torno fa­mi- liar cuan­do eran ni­ñas. Pe­ro las he­ri­das emo­cio­na­les no ci­ca­tri­zan so­las y, en el ca­so de la mu­jer que men­cio­né, eso le im­pi­de ser fe­liz. A su vez, el ni­ño ha apren­di­do el su­fri­mien­to de su ma­dre.

¿Qué ha­cer pa­ra ayu­dar a es­ta fa­mi­lia? Pri­me­ro, la ma­dre ne­ce­si­ta sa­nar pa­ra que pue­da ha­cer al­go por su hi­jo y le pro­pu­se que asis­tie­ra al “Ta­ller de sa­na­ción pa­ra mu­je­res que edu­can so­las”.

¿Có­mo sa­ber si tie­nes una he­ri­da emo­cio­nal? Fí­ja­te si en oca­sio­nes te has sen­ti­do mal por una pa­la­bra o fra­se que es­cu­chas­te, o por la pre­sen­cia de al­gu­na per­so­na, Cuan­do es­to su­ce­de, es por­que tie­nes he­ri­das emo­cio­na­les abier­tas, pe­ro que pue­den sa­nar.

————— (*) Psi­co­te­ra­peu­ta en el Cen­tro de Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral (CEDEHI) Cel. 9 9 92 2 59 0 8 5

Pa­ra que exis­ta una crian­za sa­na, es ne­ce­sa­rio que las ma­dres sa­nen las he­ri­das que les de­jó el pa­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.