Be­ne­fi­cio­so

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA - MPE GE­RAR­DO PI­NE­DA MAR­TÍ­NEZ

Con­su­mir pro­duc­tos lác­teos a dia­rio po­dría in­fluir en una bue­na sa­lud.

Ha­ce unos días aten­dí con ur­gen­cia el ca­so de unos ni­ños de 5 y 7 años de edad que al ini­cio del ci­clo es­co­lar pre­sen­ta­ban con­duc­tas dis­rup­ti­vas en su sa­lón de cla­se; su ma­dre sa­bía la ra­zón, pe­ro no de qué for­ma re­sol­ver la cau­sa.

En el pe­rio­do va­ca­cio­nal ella y su es­po­so de­ci­die­ron se­pa­rar­se, pe­ro en cuan­to el pa­pá se fue de la ca­sa to­do em­pe­zó a com­pli­car­se, es­pe­cial­men­te el com­por­ta­mien­to de sus hi­jos.

Las reac­cio­nes de los ni­ños a la se­pa­ra­ción de los pa­dres son in­fluen­cia­das por va­rios fac­to­res: edad, la si­tua­ción emo­cio­nal que vi­vían cuan­do la fa­mi­lia es­ta­ba com­ple­ta, ca­rác­ter y gra­do de de­pen­den­cia con al­guno de los pro­ge­ni­to­res.

En su li­bro “El ines­pe­ra­do le­ga­do del di­vor­cio”, la doc­to­ra Ju­dith S. Wa­llers­tein men­cio­na los sín­to­mas que pre­sen­tan los ni­ños cu­yos pa­dres se han se­pa­ra­do y que la prác­ti­ca clí­ni­ca ha lo­gra­do iden­ti­fi­car.

Los me­no­res de tres años ex­pe­ri­men­tan de­pre­sión y an­sie­dad; de tres a cin­co años, re­gre­sión, au­men­to de an­sie­dad de se­pa­ra­ción y agre­si­vi­dad; de seis a ocho, sen­ti­mien­to de aban­dono, pro­ce­so de due­lo y fan­ta­sías de que pa­pá y ma­má vuel­van a es­tar jun­tos; de nueve a 12, in­ten­to de ocu­par el es­pa­cio de­ja­do por el pa­dre au­sen­te, enojo y an­sie­dad; de 13 a 18, sen­ti­mien­to de pér­di­da, ma­ni­fes­ta­cio­nes de­pre­si­vas, alian­za con un pro­ge­ni­tor y sen­ti­mien­to de cul­pa.

Los ni­ños del ca­so en cues­tión es­ta­ban evi­den­te­men­te afec­ta­dos por la se­pa­ra­ción de sus pa­dres. El más pe­que­ño vol­vió a pre­sen­tar pro­ble­ma con el con­trol de los es­fín­te­res (al­go que ya es­ta­ba re­suel­to), sus reac­cio­nes agre­si­vas eran ca­da vez más fre­cuen­tes y em­pe­za­ba a mor­der­se las uñas por an­sie­dad. La ni­ña ma­yor llo­ra­ba muy se­gui­do, in­ten­ta­ba a to­da cos­ta que sus com­pa­ñe­ras de es­cue­la le die­ran mues­tras de afec­to y con­ti­nua­men­te pre­gun­ta­ba por su pa­pá.

Es im­por­tan­te acla­rar que los se­res hu­ma­nos ne­ce­si­ta­mos es­tar en am­bien­tes es­ta­bles pa­ra nues­tro sano desa­rro­llo.

La se­pa­ra­ción de los pa­dres siem­pre va a ge­ne­rar un en­torno de in­cer­ti­dum­bre y ge­ne­ral­men­te son los maes­tros quie­nes no­tan los cam­bios de con­duc­ta que se re­fle­jan en el desem­pe­ño es­co­lar y afec­tan el desa­rro­llo ar­mó­ni­co de la per­so­na.

Uno de los as­pec­tos más re­le­van­tes pa­ra el fu­tu­ro del ni­ño o ni­ña, es la per­di­da de la fi­gu­ra pa­ren­tal de re­fe­ren­cia, in­dis­pen­sa­ble pa­ra la au­to­de­fi­ni­ción pa­ra la con­so­li­da­ción del “yo”.

En el ca­so que nos ocu­pa, fue ne­ce­sa­rio tra­ba­jar pri- me­ro con la ma­dre de los ni­ños la re­cu­pe­ra­ción de su sa­lud emo­cio­nal, ya que la se­pa­ra­ción, pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas, es una de las ex­pe­rien­cias más trau­má­ti­cas de su vi­da.

Lue­go de sa­nar las he­ri­das emo­cio­na­les de la ma­dre, nos en­fo­ca­mos en ayu­dar a los ni­ños pa­ra que apren­die­ran a di­ge­rir las emo­cio­nes que ex­pe­ri­men­ta­ban por esa si­tua­ción, que des­de mi ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal se pu­do ha­ber evi­ta­do si los pa­dres hu­bie­ran bus­ca­do ayu­da te­ra­péu­ti­ca pa­ra me­jo­rar su re­la­ción.

————— (*) Psi­co­te­ra­peu­ta en el Cen­tro de Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral (Ce­dehi) Cel. 9992 25 90 85.

Es im­por­tan­te en­se­ñar a los ni­ños a ma­ne­jar sus emo­cio­nes pa­ra que pue­dan en­fren­tar los pro­ble­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.