No siem­pre es es­tre­ñi­mien­to

Te­ner una ali­men­ta­ción ade­cua­da y be­ber su­fi­cien­te agua, cla­ves pa­ra un in­tes­tino sano

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

Se­gu­ra­men­te crees sa­ber qué es el es­tre­ñi­mien­to, in­clu­so po­drías dar por he­cho que has es­ta­do es­tre­ñi­do y en res­pues­ta a ello has to­ma­do y has­ta abu­sa­do de los la­xan­tes; pe­ro ¿cuán­tas ve­ces has re­vi­sa­do la for­ma y con­sis­ten­cia de tus he­ces? ¿Po­drías des­cri­bir las del día de hoy?

En un co­mu­ni­ca­do de Ma­yoly Spind­ler la­bo­ra­to­rios, la maes­tra en Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca, So­nia Fe­nig, men­cio­nó que ca­da per­so­na tie­ne un rit­mo di­fe­ren­te pa­ra ir al ba­ño, lo más co­mún es ir una vez al día, pe­ro no es que siem­pre de­ba ser así, pues lo im­por­tan­te a no­tar du­ran­te la eva­cua­ción, de­be ser la for­ma, con­sis­ten­cia, ma­ni­fes­ta­ción de do­lor al ex­pul­sar­las y/o la sen­sa­ción de que no se ha ter­mi­na­do de evacuar.

En un es­tu­dio rea­li­za­do en Mé­xi­co a 1,041 per­so­nas, se en­con­tró que el sín­to­ma que de­fi­ne me­jor el es­tre­ñi­mien­to es la sen­sa­ción de pu­jo y/o es­fuer­zo pa­ra evacuar (47%), se­gui­do de eva­cua­cio­nes du­ras (27%), fre­cuen­cia in­fe­rior a la desea­da (8%), can­ti­dad es­ca­sa (8%), y sen­sa­ción de eva­cua­ción in­com­ple­ta (5%). Asi­mis­mo, se de­ter­mi­nó que la pre­va­len­cia es­ti­ma­da de es­tre­ñi­mien­to fun­cio­nal en po­bla­ción me­xi­ca­na es de 14.4% y afec­ta con ma­yor fre­cuen­cia a mu­je­res jó­ve­nes (por ca­da 3 mu­je­res, 1 hom­bre lo pa­de­ce).

Res­pec­to al tra­ta­mien­to, la maes­tra agre­gó que exis­ten la­xan­tes agresivos pa­ra el in­tes­tino, que pro­vo­can el mo­vi­mien­to in­tes­ti­nal y obli­gan a nues­tro cuer­po a desechar sus­tan­cias y/o lí­qui­dos que no siem­pre es ne­ce­sa­rio dre­nar; por su­pues­to au­to­me­di­car­se o con­su­mir la­xan­tes agresivos cuan­do no es re­que­ri­do tie­ne sus con­se­cuen­cias. En Mé­xi­co se ha re­por­ta­do que, el 43.6% de las per­so­nas to­man la­xan­tes, tés pa­ra evacuar o su­ple­men­tos de fi­bra, de los cua­les só­lo 18% lo ha­cía por­que se con- si­de­ra­ba es­tre­ñi­do.

En­tre las re­co­men­da­cio­nes de la es­pe­cia­lis­ta se en­cuen­tra in­cluir fi­bra y agua su­fi­cien­te en la die­ta dia­ria; si el pro­ble­ma per­sis­te, vi­si­tar a un es­pe­cia­lis­ta, quien cues­tio­na­rá la his­to­ria del pa­cien­te pa­ra de­ter­mi­nar con exac­ti­tud las cau­sas y el ti­po de es­tre­ñi­mien­to, así co­mo las al­ter­na­ti­vas de tra­ta­mien­to.

Se su­gie­ren com­pues­tos co­mo lac­tu­lo­sa y pa­ra­fi­na. El pri­me­ro se tra­ta de un la­xan­te sua­ve, se­gu­ro y efec­ti­vo que ayu­da a me­jo­rar la can­ti­dad de eva­cua­cio­nes; la pa­ra­fi­na lu­bri­ca las he­ces, lo­gran­do así eva­cua­cio­nes sua­ves y sin do­lor.

“El es­tre­ñi­mien­to pue­de es­tar aso­cia­do a un des­equi­li­brio en la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal, es de­cir al nú­me­ro de bac­te­rias be­né­fi­cas y bac­te­rias pa­tó­ge­nas que ha­bi­tan en el sis­te­ma di­ges­ti­vo, el ba­lan­ce en­tre es­tas dos, po­si­bi­li­ta el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma di­ges­ti­vo en ge­ne­ral”, di­jo la maes­tra Fe­nig.

En­tre sus con­se­jos, men­cio­nó lo­grar el equilibrio de la flo­ra o mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal de ma­ne­ra natural (in­ges­ta de ali­men­tos ri­cos en pre­bió­ti­cos y pro­bió­ti­cos). Tam­bién re­co­mien­da re­cu­rrir a su­ple­men­tos ca­pa­ces de res­tau­rar la flo­ra co­mo “bi­fi­do­bac­te­rium ani­ma­lis subsp. lac­tis”, pro­bió­ti­co que fa­vo­re­ce el mo­vi­mien­to del in­tes­tino, más “inuli­na de achi­co­ri”, que crea un am­bien­te ap­to pa­ra res­tau­rar y ali­men­tar a la flo­ra in­tes­ti­nal.

“Al­gu­nas ve­ces el des­equi­li­brio en la flo­ra o mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal, es la raíz de di­fe­ren­tes pa­de­ci­mien­tos gas­tro­in­tes­ti­na­les; ac­tual­men­te te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de equi­li­brar­la y pre­ve­nir di­chos pa­de­ci­mien­tos na­tu­ral­men­te, no obs­tan­te, la ali­men­ta­ción de los me­xi­ca­nos no siem­pre lo­gra apor­tar las can­ti­da­des in­me­dia­tas, por lo cual, tam­bién es re­co­men­da­ble de ma­ne­ra or­di­na­ria la in­ges­ta de su­ple­men­tos con can­ti­da­des ade­cua­das de bac­te­rias be­né­fi­cas”, con­clu­yó la maes­tra Fe­nig.

“El es­tre­ñi­mien­to pue­de es­tar aso­cia­do a un des­equi­li­brio en la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal, es de­cir al nú­me­ro de bac­te­rias be­né­fi­cas y pa­tó­ge­nas que ha­bi­tan en el sis­te­ma di­ges­ti­vo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.