Las pi­ca­du­ras de in­sec­tos pue­den cau­sar más do­lor de­pen­dien­do del lu­gar del cuer­po en que se en­cuen­tren, se­gún un pe­cu­liar es­tu­dio.

Pi­ca­du­ras pue­den cau­sar más do­lor en cier­tas par­tes

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

To­das las pi­ca­du­ras son mo­les­tas, pe­ro de­pen­dien­do de cuál y dón­de se ubi­quen, unas lo son más que otras.

El doc­tor en neu­ro­bio­lo­gía Michael Smith se hi­zo es­ta pre­gun­ta des­pués de que una abe­ja le pi­ca­ra en sus ge­ni­ta­les. La pi­ca­du­ra fue mo­les­ta, di­jo, pe­ro no tan­to co­mo lo que ca­bría es­pe­rar y qui­so sa­ber por qué una pi­ca­du­ra en la me­ji­lla, en la pal­ma de la mano o en una axi­la re­sul­tan más in­có­mo­das que en una zo­na que se asu­me al­ta­men­te sen­si­ble.

Pa­ra en­con­trar la res­pues­ta, Smith eli­gió 25 zo­nas del cuer­po y las so­me­tió a pi­ca­du­ras de abe­ja, uno de los in­sec­tos más co­mu­nes que in­fli­gen pi­ca­du­ras, du­ran­te 38 días. Cin­co ca­da ma­ña­na a la mis­ma ho­ra y en la mis­ma zo­na.

Pa­ra ello uti­li­zó unas pin­zas fór­ceps con las que su­je­ta­ba a la abe­ja y la pre­sio­na­da con­tra su piel mien­tras de­ja­ba que el agui­jón es­tu­vie­ra den­tro de su cuer­po du­ran­te un mi­nu­to.

Des­pués, apun­ta­ba en su li­bre­ta la in­ten­si­dad del do­lor en una es­ca­la del 1 al 10. Lo hi­zo así tres ve­ces en ca­da una de las 25 áreas es­co­gi­das pa­ra ase­gu­rar­se que los resultados fue­ran fia­bles.

Tras su ex­pe­ri­men­to, Smith pu­do con­cluir que las zo­nas en las que sen­tía más do­lor fue­ron el la­bio su­pe­rior de la bo­ca o las ale­tas de la na­riz. Las me­nos do­lo­ro­sas, en cam­bio, fue­ron las pi­ca­du­ras en el crá­neo, los bra­zos y las nal­gas.

Smith apun­ta en su es­tu­dio que pue­de de­ber­se al gro­sor de la piel: cuan­to más grue­sa la piel, me­nos due­le una pi­ca­du­ra y ocu­rre lo con­tra­rio cuan­do la ca­pa que nos cu­bre es más fina, pe­ro es­ta no es la úni­ca ex­pli­ca­ción

Su con­clu­sión es que las ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas y el rie­go san­guí­neo de ca­da zo­na afec­ta tam­bién a có­mo se de­ja sen­tir una pi­ca­du­ra.

A esa con­clu­sión ha­bía lle­ga­do un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad Toho­ku de Ja­pón y pu­bli­ca­do en los Ar­chi­vos de In­ves­ti­ga­ción Der­ma­to­ló­gi­ca. Pe­ro en esa oca­sión, los cien­tí­fi­cos ja­po­ne­ses sí que con­ta­ron con la re­pre­sen­ta­ción de más in­di­vi­duos so­bre los que ba­sar sus resultados: 301 per­so­nas par­ti­ci­pa­ron en es­te es­tu­dio.

Por su par­te, el der­ma­tó­lo­go Ma­nuel Fer­nán­de­zLo­ren­te con­fir­mó al dia­rio español “El Mun­do” que las zo­nas de piel fina acos­tum­bran a ser mu­cho más sen­si­bles y que las ale­tas na­sa­les “efec­ti­va­men­te tam­bién son zo­nas muy do­lo­ro­sas, es­tán muy iner­va­das, la piel es muy fina y es­tá en con­tac­to di­rec­to con el car­tí­la­go, por lo que cual­quier le­ve pin­cha­zo es muy do­lo­ro­so” lle­gan­do a pro­vo­car lá­gri­mas in­vo­lun­ta­rias, es­tor­nu­dos y e in­clu­so go­teo na­sal.

El gra­do de do­lor de una pi­ca­du­ra de­pen­de de lo que la ha­ya cau­sa­do y el lu­gar del cuer­po don­de ocu­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.