Se­gún ex­per­tos, los ras­gos ne­ga­ti­vos de la per­so­na­li­dad son pa­re­ci­dos en­tre sí.

Ras­gos ne­ga­ti­vos de per­so­na­li­dad ten­drían re­la­ción

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

Ha­ce más de 100 años, Char­les Spear­man ase­gu­ró que la in­te­li­gen­cia se com­po­ne de un fac­tor ge­ne­ral: el lla­ma­do fac­tor G. Se­gún el psi­có­lo­go in­glés, es­to ex­pli­ca por qué es pro­ba­ble que las per­so­nas que ob­tie­nen una pun­tua­ción al­ta en un ti­po es­pe­cí­fi­co de prue­ba de in­te­li­gen­cia ob­ten­gan una si­mi­lar en otros tests de in­te­li­gen­cia.

Un si­glo des­pués, ex­per­tos ase­gu­ran que es­ta mis­ma ten­den­cia tam­bién pue­de apli­car­se pa­ra ex­pli­car el “la­do os­cu­ro” de las per­so­nas a lo que le pu­sie­ron nom­bre de “fac­tor D”.

Co­mo pu­bli­ca “BBC”, una nue­va in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por psi­có­lo­gos de Ale­ma­nia y Dinamarca su­gie­re que ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo el egoís­mo, el ren­cor o el sa­dis­mo com­par­ten un mis­mo de­no­mi­na­dor co­mún.

Aun­que nos pa­rez­ca mu­cho más ha­bi­tual que una per­so­na pue­da ser egoís­ta an­tes que psi­có­pa­ta, lo cier­to es que el es­tu­dio de­mues­tra que to­dos los as­pec­tos os­cu­ros de la per­so­na­li­dad hu­ma­na es­tán re­la­cio­na­dos. En otras pa­la­bras, si tie­nes uno de es­tos ras­gos, es muy pro­ba­ble que pue­das desa­rro­llar al­guno de los otros.

Es­to sig­ni­fi­ca, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, que si una per­so­na ex­hi­be un com­por­ta­mien­to ma­lé­vo­lo es­pe­cí­fi­co (co­mo el gus­to por hu­mi­llar a otros) ten­drá una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de par­ti­ci­par en otras ac­ti­vi­da­des ma­lé­vo­las co­mo ro­bar.

Ver por uno mis­mo

El fac­tor D es “la ten­den­cia ge­ne­ral a ma­xi­mi­zar la pro­pia uti­li­dad in­di­vi­dual, sin te­ner en cuen­ta, acep­tar o pro­vo­car de ma­ne­ra ma­lin- ten­cio­na­da la fal­ta de uti­li­dad pa­ra los de­más”.

Di­cho de otro mo­do, el fac­tor D es el há­bi­to de co­lo­car nues­tros pro­pios ob­je­ti­vos e in­tere­ses an­tes que los de los de­más, pro­vo­cán­do­nos en oca­sio­nes pla­cer por el he­cho de las­ti­mar a los otros. Es­ta ten­den­cia sue­le ir acom­pa­ña­da de ex­cu­sas o jus­ti­fi­ca­cio­nes que sir­ven pa­ra evi­tar sen­tir cul­pa.

En el es­tu­dio, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca “Psy­cho­lo­gi­cal Re­view”, los in­ves­ti­ga­do­res pre­gun­ta­ron a más de 2,500 per­so­nas en qué gra­do se mos­tra­ban de acuer­do con afir­ma­cio­nes co­mo “a ve­ces va­le la pe­na su­frir un po­co pa­ra ver a otros re­ci­bir su cas­ti­go” o “sé que soy especial por­que to­dos me lo di­cen”. Tam­bién se pre­gun­tó a los par­ti­ci­pan­tes so­bre su agre­si­vi­dad, im­pul­si­vi­dad y com­por­ta­mien­to egoís­ta.

La in­ves­ti­ga­ción de­mues­tra que los ras­gos os­cu­ros en ge­ne­ral pue­den en­ten­der­se co­mo ejem­plos de un nú­cleo co­mún, aun­que pue­den di­fe­rir en qué as­pec­tos son pre­do­mi­nan­tes. Por ejem­plo, el as­pec­to de jus­ti­fi­ca­cio­nes es muy fuer­te en el nar­ci­sis­mo, mien­tras que el as­pec­to de la fal­ta de uti­li­dad pro­vo­ca­da ma­lé­vo­la­men­te es la ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal del sa­dis­mo.

Las per­so­nas sue­len jus­ti­fi­car­se o po­ner ex­cu­sas a sus ac­ti­tu­des ne­ga­ti­vas pa­ra evi­tar sen­tir­se cul­pa­bles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.