“La pa­ra­do­ja del ejercicio”

El in­cons­cien­te es un obs­tácu­lo pa­ra mo­ver el cuer­po

Diario de Yucatán - Salud - - SALUD -

A pe­sar de sus múl­ti­ples be­ne­fi­cios, te­ner la vo­lun­tad pa­ra ha­cer ejercicio pue­de re­sul­tar com­pli­ca­do.

Aho­ra, un nue­vo es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Bri­tish Co­lum­bia, en Ca­na­dá, en con­jun­to con la Uni­ver­si­dad de Gi­ne­bra, en Sui­za, ha en­con­tra­do que el prin­ci­pal obs­tácu­lo pa­ra mo­ver nues­tro cuer­po es­tá en nues­tro ce­re­bro.

“Con­ser­var ener­gía ha si­do esen­cial pa­ra la su­per­vi­ven­cia del ser hu­mano ya que le ha per­mi­ti­do ser más efi­cien­te en bus­car co­mi­da, en­con­trar re­fu­gio, com­pe­tir por una pa­re­ja se­xual y evi­tar pre­da­do­res”, ex­pli­có el cien­tí­fi­co Matt­hieu Bois­gon­tier en el por­tal de la uni­ver­si­dad ca­na­dien­se.

Los in­ves­ti­ga­do­res lla­ma­ron a la hi­pó­te­sis “la pa­ra­do­ja del ejercicio”, ya que pe­se a los be­ne­fi­cios que brin­da la ac­ti­vi­dad, el ce­re­bro tie­ne una atrac­ción al com­por­ta­mien­to se­den­ta­rio.

El ex­pe­ri­men­to se ba­só en ob­ser­var las reac­cio­nes del ce­re­bro de 29 vo­lun­ta­rios en­tre hom­bres y mu­je­res.

Uno de los re­qui­si­tos era que las per­so­nas tu­vie­ran in­te­rés en la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, aun­que so­lo unos po­cos lo hi­cie­ran de for­ma re­gu­lar.

Ca­da uno fue so­me­ti­do a una prue­ba en la que fue­ron ex­pues­tos a imá­ge­nes, com­pues­tas en ba­se a lí­neas, en las que se mos­tra­ba una fi­gu­ra rea­li­zan­do una ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

Los par­ti­ci­pan­tes te­nían que acer­car­se lo más rá­pi­do po­si­ble mo­vien­do un ava­tar ha­cia las imá­ge­nes más activas y ale­jar­se de las más se­den­ta­rias, re­pi­tien­do la ac­ción a la in­ver­sa.

To­dos los par­ti­ci­pan­tes se mos­tra­ron atraí­dos a las fi­gu­ras que in­ci­ta­ban el mo­vi­mien­to; a me­di­da que eso su­ce­día los cien­tí­fi­cos en­con­tra­ron una ma­yor ac­ti­vi­dad ce­re­bral, de­mos­tran­do que una co­sa era la in­ten­ción que se te­nía, pe­ro otra lo que in­cons­cien­te­men­te que­ría el cuer­po en reali­dad.

Los in­ves­ti­ga­do­res re­co­no­cen que al ser un es­tu­dio pe­que­ño es ne­ce­sa­rio ha­cer más in­da­ga­cio­nes, en especial pa­ra po­ten­ciar “las ga­nas de ha­cer ejercicio” de los par­ti­ci­pan­tes.

En par­ti­cu­lar por­que los se­res hu­ma­nos tie­nen la ca­pa­ci­dad de es­co­ger qué ha­cer de ma­ne­ra cons­cien­te, desafian­do in­clu­so a las se­ña­les que man­da el ce­re­bro.

Aun­que el ce­re­bro se sien­ta atraí­do al mo­vi­mien­to, in­cons­cien­te­men­te el cuer­po pue­de que­rer re­po­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.