Me­jo­ra sa­lud del co­ra­zón

La ta­sa de la vi­ta­mi­na D in­flu­ye en un co­rrec­to fun­cio­na­mien­to car­dia­co y en un me­jor ren­di­mien­to du­ran­te el ejer­ci­cio, de acuer­do con cien­tí­fi­cos es­ta­dou­ni­den­ses

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

WASHINGTON (No­ti­mex).— La ta­sa de la vi­ta­mi­na D en el cuer­po hu­mano es uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes que in­flu­yen en el fun­cio­na­mien­to del co­ra­zón y el sis­te­ma vas­cu­lar, así co­mo la ca­pa­ci­dad pa­ra so­por­tar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, se­gún cien­tí­fi­cos es­ta­dou­ni­den­ses.

En los úl­ti­mos años se ha des­cu­bier­to que es­ta vi­ta­mi­na re­du­ce la pro­ba­bi­li­dad de mo­rir del cán­cer o de in­far­to, ra­len­ti­za el desa­rro­llo de la es­cle­ro­sis e in­clu­so pre­vie­ne da­ños del ce­re­bro en per­so­nas adic­tas al con­su­mo del al­cohol.

Los bió­lo­gos es­ta­dou­ni­den­ses in­ves­ti­ga­ron la ca­pa­ci­dad de la vi­ta­mi­na D de pro­te­ger las cé­lu­las del en­ve­je­ci­mien­to y de sus con­se­cuen­cias.

De acuer­do con el es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta “Eu­ro­pean Jour­nal of Pre­ven­ti­ve Car­dio­logy, edi­ta­da por la So­cie­dad Eu­ro­pea de Car­dio­lo­gía” (ESC, por sus si­glas en in­glés), los ni­ve­les de vi­ta­mi­na D en la san­gre es­tán re­la­cio­na­dos con la ca­pa­ci­dad car­dio­rres­pi­ra­to­ria.

“Nues­tro es­tu­dio de­mues­tra que los ni­ve­les más al­tos de vi­ta­mi­na D se aso­cian con una me­jor ca­pa­ci­dad de ejer­ci­cio. Tam­bién sa­be­mos por in­ves­ti­ga­cio­nes an­te­rio­res que la vi­ta­mi­na D tie­ne efec­tos po­si­ti­vos en el co­ra­zón y los hue­sos”, ex­pli­ca uno de los res­pon­sa­bles de la in­ves­ti­ga­ción, Amr Ma­ra­wan, pro­fe­sor asis­ten­te de Me­di­ci­na In­ter­na de la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia (Es­ta­dos Uni­dos).

En cuan­to a la ap­ti­tud car­dio­rres­pi­ra­to­ria, se re­fie­re a la ca­pa­ci­dad del co­ra­zón y los pul­mo­nes pa­ra su­mi­nis­trar oxí­geno a los múscu­los du­ran­te el ejer­ci­cio. Se mi­de me­jor co­mo el con­su­mo má­xi­mo de oxí­geno du­ran­te el ejer­ci­cio, de­no­mi­na­do VO2 máx.

En es­te es­tu­dio se ha in­ves­ti­ga­do si las per­so­nas con ni­ve­les más al­tos de vi­ta­mi­na D en la san­gre han me­jo­ra­do su ca­pa­ci­dad car­dio­rres­pi­ra­to­ria.

Pa­ra ave­ri­guar­lo, se reali­zó una mues­tra re­pre­sen­ta­ti­va de la po­bla­ción de Es­ta­dos Uni­dos de 20 a 49 años de edad uti­li­zan­do la En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud y Nu­tri­ción (NHANES, por sus si­glas en in­glés) en el pe­río­do 20012004. Se re­co­gie­ron da­tos so­bre la vi­ta­mi­na D y el VO2 máx.

Tras di­vi­dir en di­fe­ren­tes cuar­ti­les a los mil 995 par­ti­ci­pan­tes por sus ni­ve­les de vi­ta­mi­na D, los in­ves­ti­ga­do­res com­pro­ba­ron que aque­llos en el cuar­til su­pe­rior de vi­ta­mi­na D te­nían una ca­pa­ci­dad car­dio­rres­pi­ra­to­ria 4.3 ve­ces más al­ta que los del cuar­til in­fe­rior.

El víncu­lo si­guió sien­do sig­ni­fi­ca­ti­vo (2.9 ve­ces) des­pués de ajus­tar por fac­to­res que po­drían in­fluir en es­te víncu­lo, co­mo edad, se­xo, ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral, ta­ba­quis­mo, hi­per­ten­sión y dia­be­tes.

“La re­la­ción en­tre los ni­ve­les más al­tos de vi­ta­mi­na D y una me­jor ca­pa­ci­dad de ejer­ci­cio se man­tie­ne en hom­bres y mu­je­res, en los gru­pos de jó­ve­nes y de

me­dia­na edad, en to­das las et­nias, in­de­pen­dien­te­men­te del ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral o el es­ta­do de fu­ma­dor, y si los par­ti­ci­pan­tes tie­nen hi­per­ten­sión o no”, ex­pli­ca Ma­ra­wan.

Ca­da au­men­to de 10 nmol/L en vi­ta­mi­na D se aso­ció con un au­men­to es­ta­dís­ti­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo de 0.78 ml/kg/min en el VO2 máx. “Es­to su­gie­re que existe una re­la­ción do­sis-res­pues­ta, con ca­da au­men­to en la vi­ta­mi­na D aso­cia­do con un au­men­to en la ca­pa­ci­dad de ejer­ci­cio”, apun­ta Mar­wan.

Los in­ves­ti­ga­do­res abo­gan por que to­das las per­so­nas es­tén al tan­to del be­ne­fi­cio­so im­pac­to de la vi­ta­mi­na D en el co­ra­zón.

“Ase­gú­ren­se de que su ni­vel de vi­ta­mi­na D es en­tre nor­mal y al­to. Pue­den lo­grar­lo por me­dio de la die­ta, su­ple­men­tos y una can­ti­dad ra­zo­na­ble de la ex­po­si­ción so­lar”, con­clu­ye el pro­fe­sor Ma­ra­wan.

“Nues­tro es­tu­dio de­mues­tra que los ni­ve­les más al­tos de vi­ta­mi­na D se aso­cian con una me­jor ca­pa­ci­dad de ejer­ci­cio. Tam­bién sa­be­mos que la vi­ta­mi­na D tie­ne efec­tos po­si­ti­vos en el co­ra­zón y los hue­sos”, di­ce Amr Ma­ra­wan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.