Evi­tar la crian­za “he­do­nis­ta”

Diario de Yucatán - Salud - - SALUD - PSIC. ENID SO­SA MAR­TÍ­NEZ (*) Psic. Enid So­sa Mar­tí­nez. enid­so­sa@yahoo.com

Ca­da día, ni­ños y jó­ve­nes apren­den a ser adul­tos por me­dio de pau­tas de crian­za dis­tin­tas a las que no­so­tros ex­pe­ri­men­ta­mos. De­bi­do a las exi­gen­cias so­cia­les, los pa­dres di­ri­gen su aten­ción en la sa­tis­fac­ción de ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les y de­jan en pau­sa to­dos aque­llos re­que­ri­mien­tos que apa­ren­te­men­te no son tan preo­cu­pan­tes.

Sin em­bar­go, las con­se­cuen­cias son ca­da vez más ob­vias en el ám­bi­to es­co­lar; los que tra­ba­ja­mos co­mo educadores so­mos tes­ti­gos de la trans­for­ma­ción del con­cep­to de in­de­pen­den­cia, amor y com­pa­sión, con­vir­tién­do­se en la ma­yo­ría de los ca­sos en au­to­com­pla­cen­cia, mí­ni­mo es­fuer­zo y una mar­ca­da in­sen­si­bi­li­dad an­te las ne­ce­si­da­des de los otros.

Po­co a po­co y sin dar­nos cuen­ta se ha acep­ta­do una cul­tu­ra que es­tá des­pro­te­gien­do el por­ve­nir de la in­fan­cia y ju­ven­tud; de al­gu­na ma­ne­ra pro­mo­ve­mos en ellos una “ce­gue­ra so­cial” ca­paz de ha­cer­nos in­di­fe­ren­tes al do­lor ajeno y muy aten­tos a las ne­ce­si­da­des ego­cén­tri­cas y su­per­fluas.

Es­ta­mos pues, en pre­sen­cia del he­do­nis­mo, una doc­tri­na éti­ca ori­gi­nal­men­te pre­sen­ta­da por Aris­ti­po de Ci­re­ne en el si­glo IV a. C. la cual pro­po­ne al pla­cer sen­so­rial in­me­dia­to co­mo si­nó­ni­mo de bie­nes­tar ab­so­lu­to, con­vir­tién­do­se és­te en el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de vi­da.

La sa­tis­fac­ción que ofre­ce el he­do­nis­mo lle­va a en­fo­car­nos com­ple­ta­men­te en las ne­ce­si­da­des ex­ter­nas e ig­no­rar las in­ter­nas, lo­gran­do una exis­ten­cia ma­ni­pu­la­da y des­per­so­na­li­za­da la cual, even­tual­men­te, des­en­ca­de- na­rá en una vi­da sin idea­les ni sue­ños de­fi­ni­dos.

Des­ajus­tes

La ver­da­de­ra preo­cu­pa­ción ra­di­ca en los des­ajus­tes a ni­vel fun­cio­nal; las dinámicas de con­vi­ven­cia son aho­ra es­ca­sas y peor aún, con­flic­ti­vas, agre­si­vas o per­mi­si- vas, co­mo un me­dio pa­ra su­plir la fal­ta de ca­li­dad en el tiem­po de con­vi­ven­cia fa­mi­liar pro­pio de una so­cie­dad ba­sa­da en el con­su­mis­mo.

La sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta de las ne­ce­si­da­des se vuel­ve prio­ri­dad, evi­tan­do el desa­rro­llo de la to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, pru­den­cia y re- fle­xión, ha­bi­li­da­des idea­les pa­ra en­fren­tar una so­cie­dad cam­bian­te a ni­vel eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y so­cial.

An­te tal pa­no­ra­ma los educadores, psi­có­lo­gos y so­ció­lo­gos coin­ci­den en que una de las prin­ci­pa­les cau­sas de la pro­ble­má­ti­ca ra­di­ca en las pau­tas de crian­za efí­me­ras, sin in­ten­ción real de im­pac­tar en la con­cien­cia de sus miem­bros, lo­gran­do desa­rro­llar en los hi­jos una cla­ra cri­sis exis­ten­cial.

Fa­mi­lia y edu­ca­ción

Las fa­mi­lias cen­tra­das en los pla­ce­res tien­den a de­le­gar la edu­ca­ción en va­lo­res y nor­mas de con­vi­ven­cia a los cen­tros edu­ca­ti­vos, pe­ro en reali­dad las es­cue­las de­ben ser sim­ple­men­te un apo­yo, la edu­ca­ción prin­ci­pal siem­pre va a ve­nir del ho­gar.

Sin em­bar­go, la es­cue­la se­rá un es­la­bón cla­ve pa­ra el pro­gre­so de un país; se vuel­ve me­nes­ter que los educadores es­tén pre­pa­ra­dos pa­ra con­te­ner y for­zar el avan­ce de una so­cie­dad con po­ten­cial, pe­ro ses­ga­da por la in­di­fe­ren­cia en el otro.

Es ne­ce­sa­rio bus­car edu­car en la tras­cen­den­cia por me­dio de es­tu­dian­tes que lo­gren ir más allá de sus li­mi­ta­cio­nes per­so­na­les y so­cia­les, dis­pues­tos a lu­char por sus idea­les y que den tes­ti­mo­nio de in­te­gri­dad en sus ac­cio­nes. La fa­mi­lia es pues, el lu­gar ideal pa­ra sem­brar en los ni­ños y jó­ve­nes las ba­ses pa­ra apos­tar en el fu­tu­ro a me­diano pla­zo.

Es es­te pro­ce­so el que nos ha­ce in­di­vi­duos ca­pa­ces de di­ri­gir nues­tra vi­da ha­cia lo bueno, blan­co o gris. Es en la fa­mi­lia y en la edu­ca­ción en don­de apos­ta­mos nues­tro fu­tu­ro, don­de la in­fan­cia y la ju­ven­tud en­con­tra­rán lo que ne­ce­si­tan pa­ra cam­biar nues­tra so­cie­dad.

La edu­ca­ción en la fa­mi­lia es de su­ma im­por­tan­cia pa­ra sem­brar en los ni­ños las ba­ses de su desa­rro­llo, lo que im­pac­ta­rá en su vi­da adul­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.