En­fer­me­da­des de co­lon y rec­to

Un ries­go pa­ra to­dos

Diario de Yucatán - Suplemento Especial - - SUPLEMENTOS ESPECIALES -

Co­mo el co­ra­zón, ri­ñón o hí­ga­do, el sis­te­ma in­te­gra­do por co­lon y rec­to es par­te im­por­tan­te del cuer­po hu­mano que re­quie­re aten­ción mé­di­ca es­pe­cia­li­za­da cuan­do se pre­sen­ta el lla­ma­do do­lor anal agu­do.

So­bre el te­ma, el doc­tor To­más Castillo Agui­lar, es­pe­cia­lis­ta del Cen­tro Mé­di­co de las Amé­ri­cas, de­ta­lla que el do­lor anal agu­do en ge­ne­ral en­glo­ba tres pa­to­lo­gías que son las he­mo­rroi­des ex­ter­nas trom­bo­sa­das, los abs­ce­sos anales y las fi­su­ras anales agu­das.

“Cuan­do al­guien tie­ne do­lor en el ano ge­ne­ral­men­te pien­sa o cree que son he­mo­rroi­des y eso es lo que uno es­cu­cha siem­pre o lo que di­ce el pa­cien­te cuan­do lle­ga que­ján­do­se de do­lor en esa par­te del cuer­po. De los tres pa­de­ci­mien­tos men­cio­na­dos, só­lo las he­mo­rroi­des in­ter­nas son las que nor­mal­men­te se tra­tan con me­di­ca­men­tos tó­pi­cos, por ejem­plo, y só­lo las he­mo­rroi­des ex­ter­nas trom­bo­sa­das se be­ne­fi­cian de otro tra­ta­mien­to de apli­ca­ción lo­cal. El pun­to im­por­tan­te es que el do­lor anal agu­do re­quie­re de una re­vi­sión por un es­pe­cia­lis­ta, aun­que el mé­di­co ge­ne­ral de pri­mer con­tac­to de­be es­tar fa­mi­lia­ri­za­do con las po­si­bi­li­da­des diag­nós­ti­cas. El mé­di­co de pri­mer con­tac­to pue­de ha­cer una re­vi­sión de la zo­na pa­ra dar­se una idea de lo que pue­da ser y, si es el ca­so, re­fe­rir­lo con el es­pe­cia­lis­ta, quien de­be tra­tar es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes por su ex­pe­rien­cia en el te­ma. Por­que el do­lor pue­de ser ge­ne­ra­do no pre­ci­sa­men­te por he­mo­rroi­des, pues pue­de tra­tar­se de una fi­su­ra o un abs­ce­so”, de­ta­lla el pro­fe­sio­nal. “Se sa­be que mu­cha gen­te no va a con­sul­tar y afor­tu­na­da­men­te al­gu­nas de es­tas pa­to­lo­gías co­mo las fi­su­ras, se re­suel­ven o tie­nen una evo­lu­ción be­nig­na, es de­cir, sa­nan de for­ma es­pon­tá­nea mu­chas ve­ces; sin em­bar­go, la re­co­men­da­ción es que al de­tec­tar al­gu­na sin­to­ma­to­lo­gía se de­be uno re­vi­sar. Pro­ba­ble­men­te más del 50% de la po­bla­ción no acu­de de for­ma ini­cial ni si­quie­ra a un mé­di­co fa­mi­liar”.

Cui­da­do con el diag­nós­ti­co

El doc­tor Castillo Agui­lar tam­bién con­si­de­ra que el error de al­gu­nos mé­di­cos es tra­tar to­das es­tas pa­to­lo­gías, fi­su­ras, abs­ce­sos y he­mo­rroi­des trom­bo­sa­das, co­mo si fue­ran he­mo­rroi­des in­ter­nas. “Eso, a ve­ces, pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te por­que se pue­de tra­tar de un abs­ce­so anal que re­quie­re un dre­na­je en qui­ró­fano, y cuan­do es­to ocu­rre ge­ne­ral­men­te se re­quie­re una nue­va ci­ru­gía a las ocho o 12 se­ma­nas des­pués pa­ra bus­car la fís­tu­la”. En es­te sen­ti­do, ad­vier­te que si se tra­ta de un abs­ce­so y se le da un tra­ta­mien­to tra­di­cio­nal, al evo­lu­cio­nar se pue­de ge­ne­rar una pa­to­lo­gía gra­ve.

Res­pec­to a las he­mo­rroi­des trom­bo­sa­das, el doc­tor Castillo di­ce que no se sa­be con exac­ti­tud por qué sur­gen, pe­ro que son las he­mo­rroi­des ex­ter­nas las que se lo­gran ver por la piel del ano, don­de se for­man coá­gu­los que se dis­tien­den y ge­ne­ran un do­lor muy in­ten­so.

“Pe­ro la ra­zón por la que a uno le pa­sa y a otro no, no se sa­be. Sí co­no­ce­mos que lo que pa­sa es que se for­ma un coá­gu­lo y es­to pue­de te­ner una re­so­lu­ción be­nig­na de for­ma es­pon­tá­nea; sin em­bar­go, la re­co­men­da­ción es que si el pa­cien­te se pre­sen­ta en las pri­me­ras 48 ó 72 ho­ras se le ha­ga una he­mo­rroi­dec­to­mía ex­ter­na o se le qui­te el coá­gu­lo si re­quie­re ci­ru­gía. Al­gu­nos pa­cien­tes no pre­sen­tan mu­cho do­lor y vie­nen cua­tro, cin­co, seis días des­pués”.

So­bre la apa­ri­ción de los pa­de­ci­mien­tos, el pro­fe­sio­nal in­di­ca que hay fac­to­res de ries­go que se cree son los que lo ge­ne­ran, co­mo el es­tre­ñi­mien­to, te­ner obe­si­dad, con­su­mir co­mi­das irri­tan­tes, aun­que pre­ci­sa que to­das esas son más creen­cias que reali­da­des: “La reali­dad es que no hay una etio­lo­gía bien es­ta­ble­ci­da”.

“En cuan­to a los abs­ce­sos, lo que su­ce­de es que to­dos te­ne­mos glán­du­las en el ano que se obs­tru­yen y se in­fec­tan, y la in­fec­ción bus­ca un ca­mino pa­ra sa­lir y ge­ne­ral­men­te ese ca­mino es a tra­vés de la piel que es­tá al­re­de­dor del ano don­de se ha­cen evi­den­tes y fi­nal­men­te mu­chas ve­ces bus­can ca­mi­nos y se rom­pen de for­ma es­pon­tá­nea. Lo que hay que ha­cer es que ape­nas se iden­ti­fi­que hay que dre­nar­lo por­que si la pus si­gue allí las­ti­ma a los múscu­los, pue­de des­truir com­ple­ta­men­te los múscu­los de los es­fín­te­res, y pue­de to­mar ca­mi­nos muy di­ver­sos y de­ri­var en in­fec­cio­nes gra­ves co­mo las fas­ci­tis ne­cro­ti­zan­tes.

“Las tres en­fer­me­da­des son al­ta­men­te pre­va­len­tes, en­tre un 5 ó 6% de las per­so­nas los van a pre­sen­tar. En cuan­to a los abs­ce­sos sí hay po­bla­cio­nes que es­tán en más ries­go, co­mo los dia­bé­ti­cos, o el pa­cien­te que tie­ne al­gu­na in­mu­no­su­pre­sión por al­gu­na ra­zón co­mo que re­ci­ba es­te­roi­des por una en­fer­me­dad reu­má­ti­ca co­mo el lu­pus, o los pa­cien­tes en qui­mio­te­ra­pia, o que ten­gan al­gu­na en­fer­me­dad he­ma­to­ló­gi­ca co­mo leu­ce­mia o lin­fo­ma; és­tas son per­so­nas con ma­yor ries­go de ge­ne­rar in­fec­cio­nes gra­ves, que re­quie­ren ma­yor aten­ción aún.

“En re­la­ción con las fi­su­ras, po­drían sur­gir por al­gún ti­po de trau­ma ya sea en al­guien con es­tre­ñi­mien­to o los pa­cien­tes con dia­rrea que van mu­chas ve­ces al ba­ño. Son los dos es­ce­na­rios más fre­cuen­tes. La fi­su­ra es una aber­tu­ra en el bor­de del ano, co­mo si uno se cor­ta­ra el la­bio. Afor­tu­na­da­men­te el 90% de las ve­ces me­jo­ra de for­ma es­pon­tá­nea, pe­ro en los ca­sos gra­ves hay que re­cu­rrir al tra­ta­mien­to mé­di­co o en ca­so con­tra­rio la fi­su­ra pu­die­ra cre­cer y ha­cer­se cró­ni­ca.

Con ba­se en es­ta información, el doc­tor Castillo Agui­lar su­gie­re a las per­so­nas que si tie­nen do­lor anal lo más pro­ba­ble es que no sean he­mo­rroi­des, sino que sea otra co­sa, y que de­be re­ci­bir aten­ción mé­di­ca es­pe­cia­li­za­da, no sub­es­ti­mar­lo, por­que se tra­ta de una zo­na de­li­ca­da.

Los pa­de­ci­mien­tos, agre­ga el pro­fe­sio­nal, sue­len pre­sen­tar­se en la ma­yo­ría de los ca­sos en gen­te de en­tre 20 y 50 años y en­tre los im­pac­tos que cau­sa es­tá el eco­nó­mi­co, es de­cir, al es­tar la gen­te in­dis­pues­ta de­ja de ir a tra­ba­jar y en con­se­cuen­cia de­ja de te­ner in­gre­sos y una me­jor ca­li­dad de vi­da.

Cuan­do el pa­cien­te bus­ca aten­ción mé­di­ca tar­día es por­que la en­fer­me­dad te­nía un cur­so más sua­ve, más be­nigno y eso se pue­de ma­ne­jar de for­ma con­ser­va­do­ra. Pe­ro to­dos aque­llos que vie­nen con mu­chí­si­mo do­lor de­ben ope­rar­se, ex­pre­sa el doc­tor To­más Castillo Agui­lar, es­pe­cia­lis­ta del CMA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.