Se­gun­do ho­gar

El Cen­tro In­te­gral pa­ra el Adul­to Ma­yor, un mo­de­lo in­no­va­dor

Diario de Yucatán - Vive - - Portada - Luis Iván Al­pu­che Es­ca­lan­te

El Cen­tro In­te­gral pa­ra el Adul­to Ma­yor de Francisco de Mon­te­jo ofre­ce un nue­vo mo­de­lo de aten­ción que po­ne én­fa­sis en co­no­cer bien a sus hués­pe­des.

La ex­pre­sión ter­ce­ra edad es un tér­mino que ha­ce re­fe­ren­cia a la po­bla­ción de per­so­nas ma­yo­res o an­cia­nos. En es­ta eta­pa el cuer­po se va de­te­rio­ran­do y, por con­si­guien­te, es si­nó­ni­mo de ve­jez y de an­cia­ni­dad. Se tra­ta de un gru­po de la po­bla­ción que tie­ne en­tre 65-70 años de edad o más.

Hoy día, el tér­mino va de­jan­do de uti­li­zar­se por los pro­fe­sio­na­les y son más uti­li­za­dos los de per­so­nas ma­yo­res (en Es­pa­ña y Ar­gen­ti­na) y adul­to ma­yor (en Amé­ri­ca La­ti­na).

Es­te gru­po de edad ha es­ta­do cre­cien­do en la pi­rá­mi­de de po­bla­ción o dis­tri­bu­ción por eda­des en la es­truc­tu­ra de po­bla­ción, de­bi­do prin­ci­pal­men­te a la ba­ja en la ta­sa de mor­ta­li­dad por la me­jo­ra de la ca­li­dad y es­pe­ran­za de vi­da de mu­chos paí­ses.

Las con­di­cio­nes de vi­da pa­ra las per­so­nas de la ter­ce­ra edad son es­pe­cial­men­te di­fí­ci­les, pues pier­den rá­pi­do opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo, ac­ti­vi­dad so­cial y ca­pa­ci­dad de so­cia­li­za­ción, y en mu­chos ca­sos se sien­ten pos­ter­ga­dos y ex­clui­dos. El rit­mo de vi­da ac­tual dificulta aten­der de­bi­da­men­te a nues­tros ma­yo­res, más aún, si ellos han de­ja­do de va­ler­se por sí mis­mos. En es­tos ca­sos, re­cu­rrir a una re­si­den­cia de aten­ción es­pe­cia­li­za­da es la me­jor so­lu­ción pa­ra la fa­mi­lia y el adul­to ma­yor.

Es­to fue lo que mo­ti­vó a la jo­ven Ale­jan­dra Eda­li Pa­re­des Cas­ti­llo a em­pren­der la crea­ción de un Cen­tro In­te­gral pa­ra el Adul­to Ma­yor (CIAM), y se­lec­cio­nó pa­ra ello el frac­cio­na­mien­to más gran­de de Mé­ri­da: Francisco de Mon­te­jo.

For­ma­ción

Gerontóloga, es­pe­cia­lis­ta en Psi­co­ge­ron­to­lo­gía, Ale­jan­dra es­tu­dió la li­cen­cia­tu­ra en la Uni­ver­si­dad Me­soa­me­ri­ca­na de San Agus­tín y la es­pe­cia­li­dad en la Uni­ver­si­dad Mai­mo­ni­des, Es­cue­la de Cien­cias del En­ve­je­ci­mien­to, de Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na. Es­te fe­bre­ro su Re­si­den­cia y Es­tan­cia pa­ra el Adul­to Ma­yor cum­ple un año de abier­tas sus puer­tas al pú­bli­co, se ini­ció con dos abue­li­tas y a la fe­cha ya son nue­ve las in­qui­li­nas que acu­den y nu­me­ro­sas las so­li­ci­tu­des de ad­mi­sión.

El CIAM de Ale­jan­dra Eda­li ofre­ce los ser­vi­cios de aten­ción mé­di- ca, va­lo­ra­ción ge­ron­to­ló­gi­ca, in­ter­ven­cio­nes te­ra­péu­ti­cas in­di­vi­dua­les, ta­lle­res re­crea­ti­vos y te­ra­pia ocu­pa­cio­nal.

Tam­bién brin­da ser­vi­cios de higiene y aseo per­so­nal, asis­ten­cia las 24 ho­ras por per­so­nal de en­fer­me­ría, ali­men­ta­ción, nu­tri­ción, la­van­de­ría y orien­ta­cio­nes fa­mi­lia­res so­bre el cui­da­do del adul­to ma­yor.

A car­go de la aten­ción de las abue­li­tas, es­tá la pro­pia Ale­jan­dra, un mé­di­co ge­ria­tra, va­rios au­xi­lia­res en en­fer­me­ría y su mamá Nor­ma Gua­da­lu­pe Cas­ti­llo Sa­bi­do.

La jo­ven de­fi­ne que el ob­je­ti­vo del CIAM es fo­men­tar la au­to­no­mía e in­de­pen­den­cia el ma­yor tiem­po po­si­ble me­dian­te la im­ple­men­ta­ción de di­ver­sos ta­lle­res que pro­mue­ven la ac­ti­vi­dad tan­to fí­si­ca, men­tal, emo­cio­nal y so­cial de los re­si­den­tes.

Pa­ra ello se­ña­ló que se tra­ba­ja en la re­edu­ca­ción de las ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria pa­ra que la per­so­na ma­yor pue­da se­guir rea­li­zán­do­las con apo­yo y asis­ten­cia a fin de que su es­ta­do fun­cio­nal se man­ten­ga igual o in­clu­so me­jo­re, en vez de la pre­sen­cia de un de­te­rio­ro rá­pi­do de la per­so­na ma­yor, más que el del pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to nor­mal.

La gerontóloga yu­ca­te­ca des­ta­có la im­por­tan­cia de co­no­cer los gus­tos, in­tere­ses y los es­ti­los de vi­da que tie­ne la per­so­na ma­yor, pues de es­ta for­ma se adap­ta­rían a la nue­va ru­ti­na que ten­drá den­tro de la re­si­den­cia.

“Es­te es un mo­de­lo de aten­ción im­ple­men­ta­do en va­rios paí­ses y cons­ta de tra­tar a ca­da per­so­na de ma­ne­ra di­fe­ren­te se­gún su ma­ne­ra de ser, com­por­ta­mien­to, gus­tos, etc.”, de­ta­lló.

Di­jo que el CIAM es una ins­ti­tu­ción que fun­cio­na como un me­dio de apo­yo pa­ra las fa­mi­lias en el cui­da­do y aten­ción de su adul­to ma­yor, y no como mu­chos ven a los cen­tros: si­tios de aban­dono.

“En el CIAM Con­ta­mos con di­ver­sas lí­neas de ac­ción que pro­mue­ven el con­tac­to so­cial y fa­mi­liar de nues­tros re­si­den­tes, pues una par­te esen­cial pa­ra man­te­ner una bue­na ca­li­dad de vi­da es el sen­tir­se ama­do por la fa­mi­lia”, ase­gu­ró la es­pe­cia­lis­ta.

En­tre las es­tra­te­gias a las que Ale­jan­dra Eda­li se re­fie­re, ha­cer re­fe­ren­cia, des­ta­can la or­ga­ni­za­ción de even­tos in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les, fi­nes de semana con la fa­mi­lia, vi­si­tas y pa­seos re­gu­la­res fue­ra de la re­si­den­cia por los fa­mi­lia­res, fes­te­jos in­ter­nos de di­fe­ren­tes ce­le­bra- cio­nes y bue­na co­mu­ni­ca­ción con el prin­ci­pal alia­do y apo­yo: la mis­ma fa­mi­lia.

“De es­ta ma­ne­ra he­mos lo­gra­do una me­jor adap­ta­ción de la per­so­na ma­yor a la re­si­den­cia, evi­tar el sen­ti­mien­to de so­le­dad, un me­jor es­ta­do aními­co, pre­ven­ción de la de­pre­sión, in­te­gra­ción so­cial y fa­mi­liar, pre­sen­cia de un sen­ti­mien­to de bie­nes­tar ge­ne­ral”, co­men­tó la li­cen­cia­da.

Di­jo que par­te im­por­tan­te de su la­bor es erra­di­car po­co a po­co la idea y los pre­jui­cios que la so­cie­dad tie­ne so­bre las re­si­den­cias pa­ra adul­tos ma­yo­res, las cua­les son ob­ser­va­das como lu­ga­res de aban­dono, de­pre­sión, mal­tra­to y de­más.

Ca­li­dez y res­pe­to

“Que­re­mos erra­di­car ese pen­sa­mien­to de­mos­trar y pro­yec­tar un cen­tro en el que po­de­mos te­ner una ca­li­dad de vi­da, ale­gría, tra­to pro­fe­sio­nal e in­ter­ven­cio­nes pro­fe­sio­na­les, to­do ello con una gran ca­li­dez hu­ma­na y res­pe­to ha­cia esa per­so­na que ha da­do su vi­da por no­so­tros”, co­men­tó.

Ale­jan­dra ase­gu­ró que el CIAM es un lu­gar en el que se pue­de re­en­con­trar un nue­vo sen­ti­do de vi­da.—

Ale­jan­dra Eda­li con hués­pe­des del cen­tro. En la fo­to­gra­fía de la iz­quier­da, con su mamá Nor­ma Gua­da­lu­pe Cas­ti­llo Sa­bi­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.