La pe­que­ña ciu­dad

Diario de Yucatán - Vive - - En La Mira - Luis Alpuche Es­ca­lan­te

Por mu­chos años, los bal­díos y pre­dios aban­do­na­dos o de­socu­pa­dos fue­ron el prin­ci­pal pro­ble­ma al que se en­fren­ta­ron los ve­ci­nos del frac­cio­na­mien­to Francisco de Mon­te­jo, pues esa si­tua­ción trae con­si­go la in­se­gu­ri­dad, ya que se vuel­ven re­fu­gio de va­gos y mal­vi­vien­tes o gua­ri­da de la­dro­nes.

La cons­truc­ción de las ave­ni­das 128, que co­nec­ta con la ca­lle 50 y se pro­lon­ga has­ta el Ani­llo Pe­ri­fé­ri­co, y Mar­ce­lino Cham­pag­nat, que se une a la 51 y lle­ga igual al Pe­ri­fé­ri­co, jun­to con la que par­te de la glo­rie­ta de Las Pal­mas ha­cia Li­ver­pool, die­ron un im­pul­so inusi­ta­do al frac­cio­na­mien­to.

En los úl­ti­mos cin­co años ha ha­bi­do ace­le­ra­do cre­ci­mien­to co­mer­cial en la zo­na. Es­ta­ble­ci­mien­tos de to­dos los ta­ma­ños, des­de mi­cro, has­ta gran­des tien­das de­par­ta­men­ta­les y aca­de­mias de to­do ti­po sur­gen por los cua­tro pun­tos car­di­na­les del frac­cio­na­mien­to.

Trans­for­ma­ción

Los an­ti­guos bal­díos son trans­for­ma­dos en co­mer­cios, es­cue­las, guar­de­rías, igle­sias o par­ques y áreas ver­des, en­tre otros ser­vi­cios, y las ca­sas de­socu­pa­das hoy es­tán en su ma­yo­ría ha­bi­ta­das o trans­for­ma­das en co­mer­cios, ofi­ci­nas, o ne­go­cios. Pe­ro co­mo se­ña­la el di­cho: “Pa­ra co­no­cer a Ma­nuel, vi­ve con él”, rea­li­za­mos una pe­que­ña encuesta en­tre al­gu­nos ve­cino pa­ra co­no­cer cuá­les son sus ac­tua­les ne- ce­si­da­des y pre­sen­ta­mos aquí sus opi­nio­nes.

Ro­sa­rio Po­sa­das So­lís, en­fer­me­ra ju­bi­la­da: “Ha­ce ocho años que vi­vo en el frac­cio­na­mien­to y me gus­ta mu­cho, so­bre to­do por su tran­qui­li­dad y por­que tie­nes de to­do cer­ca. Es co­mo una ciu­dad den­tro de otra ciu­dad pues hay ban­cos, pla­zas co­mer­cia­les, res­tau­ran­tes, far­ma­cias, par­ques y mu­cha ac­ce­si­bi­li­dad pa­ra don­de quie­ras mo­ver­te, aun­que tam­bién el trá­fi­co ha au­men­ta­do en igual pro­por­ción”.

“Al prin­ci­pio fue muy di­fí­cil, pues mi ca­sa co­lin­da con un área de ma­le­za o mon­te ba­jo y en­tre los in­cen­dios y los ro­bos nun­ca es­tá­ba­mos tran­qui­los. A los cin­co me­ses de vi­vir aquí en­tra­ron a ro­bar a la ca­sa y al po­co tiem­po me to­có igual un in­cen­dio; oja­lá aho­ra que vie­ne la se­ca se limpie es­ta área cer­ca­na a la ca­lle 29 con 58 y no co­rra­mos el pe­li­gro de más in­cen­dios”.

“Yo creo que que el frac­cio­na­mien­to ya es­tá con­so­li­da­do, se de­be te­ner ma­yor vi­gi­lan­cia po­li­cia­ca pa­ra man­te­ner­lo tran­qui­lo. Tam­bién el Ayun­ta­mien­to de­be ve­lar pa­ra que se man­ten­ga lim­pio y vi­gi­lar que no se ti­re ba­su­ra en las áreas ver­des o par­ques, apro­ve­chan­do la fal­ta de ilu­mi­na­ción”.

Mi­guel Ángel Gue­rre­ro Cas­te­lla­nos, in­ge­nie­ro en Sis­te­mas: “Lle­vo co­mo 20 años de vi­vir aquí en Francisco de Mon­te­jo por la ca­lle 58. Soy ori­gi­na­rio de Ciu­dad de México. El cam­bio más sus­tan­cial que he no­ta­do en es­te tiem­po es la ac­ti­tud de los ve­ci­nos. Hoy to­dos o la ma­yo­ría es­tá preo­cu­pa­do por el en­torno, nos cui­da­mos, vi­gi­la­mos nues­tras ca­sas, lim­pia­mos el jar­dín que cons­trui­mos, con­vi­vi­mos de ma­ne­ra con­ti­nua y es­ta­mos al pen­dien­te de to­dos. A tra­vés de nues­tros gru­pos de Whats­sApp da­mos a co­no­cer cual­quier in­for­ma­ción que sea de in­te­rés ve­ci­nal y les avi­sa­mos si no­ta­mos al­go ex­tra­ño en sus vi­vien­das”.—

El 27 de mar­zo de 1991 se co­lo­có la pri­me­ra pie­dra de lo que hoy es —aún — el com­ple­jo ha­bi­ta­cio­nal más gran­de de Yucatán

Es­pa­cio­sos par­ques de Francisco de Mon­te­jo son ver­da­de­ros cen­tros de con­vi­ven­cia ve­ci­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.