Ex­plo­ra en fa­mi­lia

Diario de Yucatán - Vive - - Portada - Al­pu­che Es­ca­lan­te Luis Iván

No es ne­ce­sa­rio ale­jar­se mu­cho de la ciu­dad pa­ra pa­sar una mañana agra­da­ble en un si­tio que per­mi­ta el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, ob­ser­va­ción de las aves y co­no­ci­mien­to de nues­tra flo­ra y fau­na.

Es­te lu­gar es el par­que Kai Lu Um (“El can­to de la Tie­rra”), con la­gu­nas y fau­na, has­ta si­tio de prác­ti­ca de equi­no­te­ra­pia.

Es­tá en el Pe­ri­fé­ri­co, fren­te al Cen­tro de Reha­bi­li­ta­ción In­fan­til Te­le­tón (CRIT) y don­de por 20 años fun­cio­nó el ba­su­re­ro mu­ni­ci­pal, un ti­ra­de­ro a cie­lo abier­to y la­gu­nas de oxi­da­ción. Hoy, Kai Lu Um es un es­pa­cio na­tu­ral que de­be ser cui­da­do y pro­te­gi­do por to­dos.

Ha­ce un año di­mos a co­no­cer el aban­dono de es­te si­tio, lo que era la­men­ta­ble por los re­cur­sos ahí in­ver­ti­dos y lo que sig­ni­fi­ca es­te pul­món pa­ra la ciu­dad. Hoy se ad­mi­ra en to­da su gran­de­za.—

Una ex­ce­len­te op­ción pa­ra pa­sar un ra­to fa­mi­liar y en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za es­te fin de se­ma­na es el Par­que Kai Lu Um (“El can­to de la tie­rra”), una re­ser­va eco­ló­gi­ca ubi­ca­da en el nor­po­nien­te de la ciu­dad, tras el Ani­llo Pe­ri­fé­ri­co y fren­te al Cen­tro de Reha­bi­li­ta­ción Te­le­tón.

La belleza de la na­tu­ra­le­za se ha­ce pa­ten­te en el si­tio, lo mis­mo en los li­rios, flor de ma­yo, li­mo­na­rias, al­men­dros, pri­ma­ve­ras, ma­cu­lís, bal­chés, ci­ri­co­tes y ji­ca­ri­tos, que en las aves acuá­ti­cas.

Ahí es­tán a sim­ple vis­ta el pa­to go­lon­drino, el pi­ji­jí ali­blan­co, la garza azul, la ga­na­de­ra, la ga­lla­re­ta ame­ri­ca­na y aves pla­ye­ras.

Un le­tre­ro co­lo­ca­do en el si­tio re­za: “Yu­ca­tán po­see in­nu­me­ra­bles ri­que­zas co­mo la gran va­rie­dad de re­cur­sos na­tu­ra­les que nos brin­dan ali­men­to, agua y oxí­geno; un en­torno y pai­sa­je agra­da­ble y re­con­for­tan­te, las plan­tas, los ani­ma­les y ca­da or­ga­nis­mo vi­vien­te es el al­ma de nues­tro Es­ta­do”.

Ha­ce un año di­mos una no­ta del aban­dono en que se te­nía es­te lu­gar que an­ta­ño fue un ba­su­re­ro al ai­re li­bre y de­pó­si­to de aguas re­si­dua­les que for­ma­ban la­gu­nas de oxi­da­ción.

Hoy las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les se han es­me­ra­do en man­te­ner­lo lim­pio, li­bre de ma­le­za, con sen­de­ros des­cu­bier­tos y ban­cas en buen es­ta­do. Ha­ce unos días pre­sen­cia­mos la li­be­ra­ción de pe­ces en sus la­gos, con lo cual se bus­ca com­ba­tir las lar­vas de mos­cos.

Es­te par­que con­tri­bu­ye a desa­rro­llar con­di­cio­nes am­bien­ta­les pro­pi­cias pa­ra una me­jor ca­li­dad de vi­da en la po­bla­ción.—

Foto de Luis Iván Al­pu­che

Un re­fu­gio de la nna­tu­ra­le­za en la pe­ri­fe­ria de la ca­da vez más agi­ta­da ca­pi­tal yu­ca­te­ca, con es­pa­cios pa­ra una tran­qui­la, divertida con­vi­ven­con­vi­ven­cia con la fa­mi­lia, co­mo en el pai­sa­je de arri­ba. En el círcu­lo, dos chi­qui­ti­nes dis­fru­tan de la na­tu­ra­le­za

Las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les se han es­me­ra­do en man­te­ner los sen­de­ros en buen es­ta­do. Se re­co­mien­da asis­tir con ro­pa có­mo­da y, bueno, el re­pe­len­te pa­ra mos­qui­tos no es­tá de más

Hay in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra dis­fru­tar de una ca­mi­na­ta (co­mo los sen­de­ros so­bre es­tas lí­neas) e in­clu­so un pic­nic (en la foto de la iz­quier­da), pe­ro no hay ven­ta de be­bi­das ni ali­men­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.