Se trans­for­ma

Diario de Yucatán - Vive - - Portada - Luis Iván Al­pu­che Es­ca­lan­te t Vi­ve Mon­te­jo @Vi­ve­mon­te­jo

Bal­díos, que por años fue­ron un do­lor de ca­be­za pa­ra los ve­ci­nos de Fran­cis­co de Mon­te­jo, hoy día se han vuel­to áreas ver­des, igle­sias, es­cue­las, co­mer­cios...

Por mu­chos años los bal­díos fue­ron un do­lor de ca­be­za pa­ra los ve­ci­nos del frac­cio­na­mien­to Fran­cis­co de Mon­te­jo, ocu­pa­ban una ex­ten­sa su­per­fi­cie cu­bier­ta de ma­le­za y eran ni­do de to­da cla­ses de ali­ma­ñas, así co­mo re­fu­gio de mal­vi­vien­tes.

Hoy el pa­no­ra­ma es otro, la ma­yo­ría de ellos se ha trans­for­ma­do en áreas ver­des, par­ques, igle­sias, es­cue­las, cam­pos, can­chas de­por­ti­vas y co­mer­cios.

Da­tos de ar­chi­vo in­di­can que el frac­cio­na­mien­to Fran­cis­co de Mon­te­jo sur­gió me­dian­te au­to­ri­za­ción del eje­cu­ti­vo del Es­ta­do ex­pe­di­da el 27 de mar­zo de 1992, por di­vi­sión del pre­dio 218 de la ca­lle 1 de la co­lo­nia Chu­bur­ná de Hidalgo.

De es­te in­mue­ble, con su­per­fi­cie do­cu­men­ta­da de 623,108 m2 sur­gió lo que se co­no­ce co­mo Fran­cis­co de Mon­te­jo I, que tu­vo tres lo­tes de do­na­ción.

A lo lar­go de los si­guien­tes años sur­gie­ron otras cua­tro eta­pas del frac­cio­na­mien­to con sus res­pec­ti­vos lo­tes de do­na­ción, has­ta com­ple­tar 39 áreas do­na­das al Ayun­ta­mien­to de Mé­ri­da pa­ra la cons­truc­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos y áreas de­por­ti­vas.

Es­tos 39 lo­tes se sub­di­vi­die­ron a su vez pa­ra des­ti­nar­lo a va­rios usos y que­da­ron en to­tal 45.

La Di­rec­ción Mu­ni­ci­pal de Desa­rro­llo Ur­bano in­di­ca que en es­tos es­pa­cios pú­bli­cos se ubi­can 15 áreas ver­des, 9 es­cue­las, 4 igle­sias, 1 cen­tro de reha­bi­li­ta­ción, 10 par­ques, áreas ver­des, cam­pos de fút­bol y sóft­bol, can­chas de bás­quet­bol y áreas de pa­ti­na­je. En­tre los bal­díos per­te­ne­cien­tes a par­ti­cu­la­res des­ta­ca­ban los ubi­ca­dos so­bre la ave­ni­da 50 con 53-B de la in­mo­bi­lia­ria Pro­mo­to­ra Re­si­den­cial, se­gún un le­tre­ro de “Se Ren­ta”, aho­ra ahí se ubi­ca Car­ne Mart, Du­no­su­sa, el bar Bule Beer y la he­la­de­ría Day­ri Queen.

Más ade­lan­te, so­bre la mis­ma ave­ni­da 50, en su con- fluen­cia con la 41, se ubi­ca­ban a am­bos la­dos dos co­rre­do­res bal­díos igual con le­tre­ros de “Se ren­ta” de la mis­ma em­pre­sa, hoy en uno de ellos se ubi­ca el su­per­mer­ca­do Aki, el ta­ller Car­fix, el la­va­de­ro Ca­rF­lex y el res­tau­ran­te BBT. El otro per­ma­ne­ce aún bal­dío.

En el cru­ce de la 50 con la 41 se ubi­ca la glo­rie­ta co­no­ci­da co­mo Las Pal­mas por las plan­tas que la ador­nan, y al­re­de­dor de ella tam­bién se ubi­ca­ban va­rios bal­díos, hoy ya no exis­ten y en su lu­gar es­tán Farmacias del Aho­rro, Se­ven Ele­ven, BBT y di­ver­sos lo­ca­les co­mer­cia­les.

Más ade­lan­te, una cua­dra an­tes de lle­gar al Ani­llo Periférico (50 con 29), hay dos te­rre­nos en­mon­ta­dos, uno de ca­da la­do de la ca­lle, es­tos per­te­ne­cen a la ca­lle 60 por don­de pa­san las to­rres de elec­tri­ci­dad y se ha anun- cia­do que se con­ver­ti­rá en un Par­que Li­neal.

Otra gran ex­ten­sión ver­de es­ta­ba a los cos­ta­dos de la ave­ni­da 41, la cual vie­ne de Li­ver­pool y en­tron­ca en su cos­ta­do iz­quier­do (si se tran­si­ta de Nor­te a Sur) ur) con el frac­cio­na­mien­to o Au­rea y la ca­lle 34, dell la­do de­re­cho (si se e cir­cu­la en el mis­mo sen­ti­do).

Es­tos bal­díos con ma­le­za cre­ci­da has­taa ha­ce unos me­ses eran n lo úni­co que se­pa­ra­baa Fran­cis­co de Mon­te­jo­jo de la ca­lle 60. Hoy en uno de ellos se anun­ciaa la cons­truc­ción del Frac­cio­na­mien­to Gran San­taa Fe, y más ade­lan­te, ceca de Li­ver­pool se ubi­can do­sos es-es­ta­ble­ci­mien­tos, uno eses un bar de co­mi­da rá­pi­da da y el otro aún no ha abier­to.—.— Lo que no cam­bia es que los bal­díos que aún hay son uti­li­za­dos co­mo ti­ra­de­ros de ba­su­ra... in­clu­so­clu­so la vía pú­bli­ca que los ro­dea, a pe­pe­sar de que ha­ya le­tre­ros que an­ti­ci­pen san­cio­nes a quien se sor­pren­da arro­jan­do des­per­di­cios en es­tas áreas, co­mo en es­ta fo­to de la 40 con 55. El pro­ble­ma es cul­tu­ral: tal pa­re­ce que la gen­te pien­sa que por ser un te­rreno no ocu­pa­do les da de­re­cho pa­ra de­jar ahí des­per­di­cios que “no per­ju­di­can a na­die, por­que na­die vi­ve el te­rreno”

El desa­rro­llo co­mer­cial y el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción en la zo­na le ha da­do plus­va­lía a los te­rre­nos del frac­cio­na­mien­to, que pau­la­ti­na­men­te han pa­sa­do de lo­tes bal­díos a es­pa­cios fun­cio­na­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.