Los mé­to­dos del Fren­te

Diario de Yucatán - - POLÍTICA Y GOBIERNO - JOR­GE CAS­TA­ÑE­DA (*)

Al acer­car­se los pla­zos de se­lec­ción de can­di­da­tos pre­si­den­cia­les —y en el ca­so de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, de pre­sen­ta­ción de los in­te­gran­tes de su go­bierno si ga­na­ra— las op­cio­nes para las fuer­zas po­lí­ti­cas se es­tre­chan. Gru­pos co­mo Nue­va Alianza y el Par­ti­do Ver­de van pen­san­do si les si­gue con­vi­nien­do aliar­se con el PRI, o si pre­fie­ren cam­biar de ban­do e ir­se con el Fren­te. Por su par­te, el Fren­te de­be re­sol­ver si los acep­ta: hay bue­nas ra­zo­nes a fa­vor y en con­tra. Y el pro­pio Fren­te afron­ta ya dis­yun­ti­vas mu­cho más in­me­dia­tas que ha­ce al­gu­nos me­ses.

Si bien la fe­cha ju­rí­di­ca para re­gis­trar can­di­da­tos es has­ta mar­zo, el pla­zo po­lí­ti­co di­fí­cil­men­te se pue­de ex­ten­der más allá de me­dia­dos de di­ciem­bre. Si el PRI anun­cia al ce­rrar el mes, la pre­sión para no tar­dar­se se in­cre­men­ta­rá. En cual­quier hi­pó­te­sis, ha­bla­mos de días.

De allí que el di­le­ma para el ————— (*) Ex can­ci­ller de Mé­xi­co y ana­lis­ta po­lí­ti­co Fren­te se ha­ya sim­pli­fi­ca­do. Co­mo ya se ha di­cho en múl­ti­ples oca­sio­nes, cuen­ta con dos ca­mi­nos. El pri­me­ro, el más ele­gan­te, sen­ci­llo, ga­na­dor y al­ta­men­te im­pro­ba­ble, es de en­tre­gar las prin­ci­pa­les can­di­da­tu­ras a me­xi­ca­nos sin par­ti­do —in­de­pen­dien­tes o no; jó­ve­nes o no tan­to; de iz­quier­da o de cen­tro; con unas ven­ta­jas y otras de­fi­cien­cias. Con es­ta op­ción, des­apa­re­ce el pro­ble­ma del mé­to­do de se­lec­ción. Si los tres di­ri­gen­tes se en­cie­rran y de­ci­den re­nun­ciar a la pri­me­ra pre­rro­ga­ti­va de un par­ti­do po­lí­ti­co, a sa­ber, pre­sen­tar can­di­da­tos a los prin­ci­pa­les car­gos de elec­ción po­pu­lar o de nom­bra­mien­to pre­si­den­cial del país, po­co im­por­ta­rá la vía por la que lle­ga­ron a una de­ci­sión de se­me­jan­te rup­tu­ra con los vi­cios de la cla­se po­lí­ti­ca na­cio­nal. Cons­ti­tui­ría la me­jor ré­pli­ca po­si­ble a la acu­sa­ción de ser gan­da­llas, par­te de la par­ti­do­cra­cia, bu­ró­cra­tas que se re­par­ten el pas­tel en lo obs­cu­ri­to, etc. El desen­la­ce o re­sul­ta­do le­gi­ti­ma el mé­to­do.

Si es­to no su­ce­de —y ca­si se­gu­ra­men­te no su­ce­de­rá— la al­ter­na­ti­va tal vez era otra an­tes, pe­ro ya no lo es. Des­de ha­ce tiem­po, en par­te a raíz de un ar­tícu­lo de Agui­lar Ca­mín, los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes del Fren­te han pro­cu­ra­do di­se­ñar un me­ca­nis­mo para es­co­ger a los prin­ci­pa­les can­di­da­tos de 2018: Pre­si­den­cia, Ciu­dad de Mé­xi­co, ocho gu­ber­na­tu­ras, Se­na­do y Cá­ma­ra de Dipu­tados. Unos siem­pre mos­tra­ron más en­tu­sias­mo que otros, se­gún la fór­mu­la en jue­go, el cos­to, el tiem­po y las po­si­bi­li­da­des de in­je­ren­cia del go­bierno o de un re­sul­ta­do que re­ven­ta­ra al mis­mo Fren­te. Pe­ro la dis­cu­sión exis­tía y era per­ti­nen­te. La idea me­du­lar con­sis­tía en que el mé­to­do le­gi­ti­ma­ra el desen­la­ce o re­sul­ta­do: una idea au­daz, de di­fí­cil ate­rri­za­je, y de con­se­cuen­cias in­con­tro­la­bles.

Hoy pa­re­ce que ya no es via­ble. Más allá de cual­quier in­con­ve­nien­te de un pro­ce­so que por muy trans­pa­ren­te y de­mo­crá­ti­co que fue­ra lle­va­ría al Fren­te sin can­di­da­to has­ta fe­bre­ro, to­dos los de­más ama­rres ne­ce­sa­rios se an­to­jan im­po­si­bles en tan po­co tiem­po. Pos­po­ner una de­ci­sión has­ta en­ton­ces crea­ría un va­cío que el PRI y AMLO lle­na­rían de ma­ne­ra arro­lla­do­ra. Cuan­do se pro­duz­ca la de­sig­na­ción del can­di­da­to priis­ta, el go­bierno y sus me­dios —que son mu­chos— se co­lo­ca­rán por com­ple­to al ser­vi­cio del mis­mo. Cuan­do AMLO pre­sen­te a su equi­po y “pro­gra­ma”, el rui­do pro­pio del pun­te­ro se­rá en­sor­de­ce­dor. El Fren­te no po­drá com­pe­tir sin can­di­da­to, pa­lian­do su au­sen­cia con un pro­ce­so in­tere­san­te pe­ro alam­bi­ca­do y a es­tas al­tu­ras inope­ran­te.

La al­ter­na­ti­va es cla­ra. Una vez de­sig­na­dos los can­di­da­tos par­ti­dis­tas del Fren­te, o in­clu­so mien­tras se de­fi­nen, de­bie­ran in­cor­po­rar al ma­yor nú­me­ro po­si­ble de me­xi­ca­nos no par­ti­dis­tas y de­ci­di­dos a par­ti­ci­par en una campaña elec­to­ral, a ela­bo­rar (tam­po­co so­bra tiem­po para ello) el pro­gra­ma del Fren­te, a con­for­mar el equi­po de campaña del Fren­te, el equi­po de go­bierno en po­ten­cia del Fren­te, y las ban­ca­das le­gis­la­ti­vas. Unos acep­ta­rán, y otros no. ¿De qué me­xi­ca­nos no par­ti­dis­tas, o “ciu­da­da­nos”, co­mo se les sue­le de­no­mi­nar, se tra­ta? De los que el Fren­te quie­ra: ac­ti­vis­tas, em­pre­sa­rios, aca­dé­mi­cos, in­te­lec­tua­les, etc. Co­mo por de­fi­ni­ción en es­ta ma­te­ria no existe re­pre­sen­ta­ti­vi­dad al­gu­na, el Fren­te de­be in­vi­tar a quie­nes más sim­pa­ti­cen con su pro­yec­to, a los que más le apor­ten, y a las per­so­nas que cum­plan con una se­rie de cri­te­rios in­dis­pen­sa­bles —ge­ne­ra­cio­na­les, re­gio­na­les, y pro­fe­sio­na­les. Pe­ro ya no pue­den per­der tiem­po bus­can­do una qui­mé­ri­ca cua­dra­tu­ra del círcu­lo.— Ciu­dad de Mé­xi­co.

El Fren­te de­be in­vi­tar a quie­nes más sim­pa­ti­cen con su pro­yec­to, a los que más le apor­ten

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.