Tiem­pos de ru­cos, tiem­pos de jó­ve­nes

Diario de Yucatán - - PAGINA EDITORIAL - ER­NES­TO ARÉ­VA­LO GA­LIN­DO (*)

“El hu­mano es un ser que es­tá cons­tan­te­men­te en cons­truc­ción, pe­ro tam­bién, y de ma­ne­ra pa­ra­le­la, siem­pre en un es­ta­do de des­truc­ción”.— Jo­sé Sa­ra­ma­go, pe­rio­dis­ta y es­cri­tor por­tu­gués

En más de una oca­sión, la edu­ca­ción re­ci­bi­da en las dé­ca­das de los años se­sen­ta y se­ten­ta ha con­fron­ta­do con­tra la for­ma­ción de las ge­ne­ra­cio­nes na­ci­das a fi­na­les del si­glo XX y a prin­ci­pios del si­glo XXI. Pa­ra aca­bar pron­to. El ru­co con­tra el jo­ven. En oca­sio­nes: el vie­jo. Por cier­to, or­gu­llo­so de mi sus­tan­ti­vo, por­que de­ter­mi­na mi nom­bre. De­ter­mi­na mi per­so­na­li­dad. De­ter­mi­na mis sen­ti­mien­tos. De­ter­mi­na mi exis­ten­cia. ¡Or­gu­llo­so!

¿Por qué es­cri­bo lo an­te­rior? Por­que las crí­ti­cas, ————— (*) Pe­rio­dis­ta al­gu­nas vis­ce­ra­les, de la “nue­va ola” con­tra los de la “vie­ja ola” son fre­cuen­tes. Has­ta el gra­do de no res­pe­tar al pró­ji­mo. ¡Al­zan la voz! No ra­zo­nan, pe­ro tie­nen ra­zón. Mi dis­tan­cia­mien­to ha si­do sano, por­que hay as­pec­tos de ma­yor im­por­tan­cia en mi vi­da dia­ria que dis­cu­tir con per­so­nas que han per­di­do pau­la­ti­na­men­te su hu­ma­ni­dad co­mo con­se­cuen­cia a la pér­di­da de va­lo­res, a la ca­ren­cia de edu­ca­ción y a la po­bre vi­sión de vi­da.

Al­go muy co­mún en el re­cla­mo es que so­mos pri­mi­ti­vos co­mo per­so­nas. No adap­ta­dos a la so­cie­dad mo­der­na. ¿La di­fe­ren­cia? Por­que los na­ci­dos prin­ci­pal­men­te en la dé­ca­da de los años se­sen­ta no tu­vi­mos li­ber­tad y tam­po­co vi­vi­mos en la mo­der­ni­dad, en­tre otros ar­gu­men­tos ab­sur­dos. No sa­be­mos na­da de la vi­da. ¡Mis res­pues­tas! La li­ber­tad fue un de­ber an­tes que un de­re­cho, en alu­sión a la pe­rio­dis­ta y esc ri­to­ra Oria­na Fa­lla­ci. Sig­ni­fi­có un gran sa­cri­fi­cio. No con­fun­di­mos la li­ber­tad con el li­ber­ti­na­je, pre­ci­sa­men­te pa­ra no per­der la li­ber­tad. La li­ber­tad pa­ra co­mer. La li­ber­tad pa­ra es­tu­diar. La li­ber­tad pa­ra ju­gar. La li­ber­tad pa­ra con­vi­vir. Asi­mi­la­mos nues­tro de­ber a la li­ber­tad, pre­vio res­pe­to a nues­tros pa­dres y cum­pli­mien­to de nues­tras obli­ga­cio­nes, pa­ra no per­der nues­tro de­re­cho a la li­ber­tad.

¡Efec­ti­va­men­te! No vi­vi­mos en la mo­der­ni­dad. ¡Qué bueno! Por­que con­vi­vi­mos di­rec­ta­men­te co­mo se­res hu­ma­nos. Los pa­dres, los hi­jos, las fa­mi­lias, los ami­gos, los co­no­ci­dos. To­dos, vién­do­nos de fren­te. To­dos, en con­tac­to di­rec­to. Ade­más: la ra­dio, con las gran­des vo­ces de los lo­cu­to­res. No ol­vi­dar: la te­le­vi­sión, y sus pro­gra­mas pa­ra to­do pú­bli­co. ¡Ah! Los cum­plea­ños. El ci­ne.

¡Efec­ti­va­men­te! No vi­vi­mos en la mo­der­ni­dad. ¡Qué bueno! No ve­ge­ta­mos en el in­ter­net. No per­di­mos el tiem­po en las re­des so­cia­les. Al con­tra­rio. A pe­sar que mi ge­ne­ra­ción afron­tó la du­re­za de un sis­te­ma po­lí­ti­co y la muer­te por el ejer­ci­cio de la li­ber­tad de ex­pre­sión, apor­tó in­no­va­cio­nes. La vi­sión fue la de una so­cie­dad más di­ná­mi­ca, con­for­me al cam­bio de los tiem­pos, pe­ro sin per­der el as­pec­to hu­mano.

Los pro­ble­mas es­tu­vie­ron al or­den del día. Y nun­ca cam­bia­rá, por­que es una con­di­ción de la exis­ten­cia.

Mi edad: 57 años. ¡Ru­co! Or­gu­llo­so. ¿Vie­jo? ¡Nun­ca! Por­que es una con­di­ción men­tal, no fí­si­ca. Tra­to a per­so­nas, in­clu­si­ve 40 años más jo­ven que un ser­vi­dor, y es­tán des­tro­za­das por den­tro y por fue­ra. Y son los mo­der­nos. Son la ge­ne­ra­ción a la que se le apor­tó to­das las he­rra­mien­tas avan­za­das de la tec­no­lo­gía, pa­ra lle­var una vi­da más via­ble. ¡Pre­gun­to! ¿Qué es­tán apor­tan­do pa­ra las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes?

No res­pon­dan, por­que no sa­ben. Pri­me­ro ga­nen el de­re­cho a la li­ber­tad, em­pe­zan­do con el de­ber. Con vi­sión. Con sa­cri­fi­cio. Con tra­ba­jo. Con dis­ci­pli­na. ¡Es mu­cho pe­dir! Vuel­vo a pre­gun­tar: ¿qué es­tán apor­tan­do pa­ra las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes? No res­pon­dan, por­que no sa­ben. No ve­ge­ten en el in­ter­net. No pier­dan el tiem­po en las re­des so­cia­les.

No desa­rro­llen el li­ber­ti­na­je, por­que su cons­tan­te cons­truc­ción se­rá pa­ra­le­la a su es­ta­do de des­truc­ción.

Res­pe­ten a sus pa­dres. A sus ma­yo­res. A sus pró­ji­mos. ¡A us­te­des mis­mos!

An­tes que us­te­des, hu­bo una épo­ca: los ru­cos de hoy.

¡Ge­ne­ra­ción!.— Co­zu­mel, Quin­ta­na Roo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.