Al­can­ce ju­rí­di­co

El juz­ga­do fe­de­ral ana­li­za ele­men­tos del ca­so Ho­mún

Diario de Yucatán - - LOCAL - VÍCTOR MA­NUEL DZUL ZUM

Un ex­lí­der del Co­le­gio de Abo­ga­dos ex­pli­ca los de­ta­lles del am­pa­ro en el ca­so de Ho­mún.

En el li­ti­gio so­bre la gran­ja por­cí­co­la de Ho­mún, lo que se de­ba­te aho­ra en el juz­ga­do de dis­tri­to es si los per­mi­sos es­tu­vie­ron bien o mal otor­ga­dos, so­bre to­do si hu­bo al­gu­na vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos, ya que és­tos en ma­te­ria cons­ti­tu­cio­nal, igual que los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, tie­nen su­pre­ma­cía so­bre cual­quier ley se­cun­da­ria, ex­pli­ca el abo­ga­do Raúl Al­ber­to Pino Na­va­rre­te.

Si hu­bie­ra la de­ter­mi­na­ción de que hu­bo vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos o que el fun­cio­na­mien­to de la gran­ja aten­ta con­tra los de­re­chos, en­ton­ces el juez con­ce­de­rá el am­pa­ro y se­gu­ra­men­te eso de­ter­mi­na­rá que va­ya pa­ra atrás el pro­yec­to por­cí­co­la, pre­ci­sa el ex­pre­si­den­te del Co­le­gio de Abo­ga­dos.

Otro es­ce­na­rio

Pe­ro si del mis­mo am­pa­ro se de­ter­mi­na que los per­mi­sos es­tu­vie­ron bien otor­ga­dos y que se hi­cie­ron to­dos los es­tu­dios y que és­tos no es­tán vi­cia­dos, el juez ne­ga­rá el am­pa­ro y la gran­ja con­ti­nua­rá, se­ña­la el maes­tro en de­re­cho pro­ce­sal.

Co­mo in­for­ma­mos, el Juz­ga­do Cuar­to de Dis­tri­to, an­te el cual se pre­sen­tó la de­man­da de am­pa­ro, con­ce­dió la sus­pen­sión de­fi­ni­ti­va de los ac­tos re­cla­ma­dos, lo que sig­ni­fi­ca que la gran­ja ten­drá que pa­rar sus ope­ra­cio­nes mien­tras du­re el pro­ce­so y se de­ci­da si se otor­ga o no el am­pa­ro. La au­dien­cia cons­ti­tu­cio­nal, pa­ra re­sol­ver el ca­so, se efec­tua­rá a me­dia­dos de no­viem­bre.

La de­man­da de am­pa­ro se pre­sen­tó el 28 de sep­tiem­bre y ale­ga vio­la­ción a di­ver­sos de­re­chos co­mo al me­dio am­bien­te, la sa­lud, el agua, el de­re­cho al desa­rro­llo, así co­mo de­re­chos de los pue­blos originarios.

Qué es la sus­pen­sión

En­tre­vis­ta­do al res­pec­to, el maes­tro Pino Na­va­rre­te ex­pli­ca que el otor­ga­mien­to de la sus­pen­sión del ac­to re­cla­ma­do no sig­ni­fi­ca que se le con­ce­da la ra­zón al que pro­mue­ve la de­man­da de am­pa­ro, sino que que­da sus­pen­di­do mien­tras se emi­te la sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va.

Con esa de­ci­sión, pre­ci­sa, el juez quie­re de­cir: con­ce­do la sus­pen­sión mien­tras re­suel­vo el am­pa­ro.

La sus­pen­sión, re­cuer­da, pue­de ser pro­vi­sio­nal o de­fi­ni­ti­va. La pri­me­ra es de ca­rác­ter in­me­dia­to, por la gra­ve­dad que pue­da te­ner el asun­to.

Pos­te­rior­men­te se pue­de otor­gar la sus­pen­sión de­fi­ni­ti­va, que es mien­tras el juez

re­suel­ve el am­pa­ro, cu­yo es­tu­dio re­quie­re más tiem­po.

El pla­zo pa­ra re­sol­ver un am­pa­ro, con­ti­núa el abo­ga­do, es de 30 días, pro­rro­ga­bles a 60, has­ta que se re­suel­va en la au­dien­cia cons­ti­tu­cio­nal, que es don­de el juez, con los ele­men­tos que se ha­yan apor­ta­do, de­ci­de si hu­bo o no vio­la­ción a los de­re­chos.

Des­pués de la re­so­lu­ción del am­pa­ro, apun­ta el li­cen­cia­do Pino, las par­tes se po­drán

ir a un re­cur­so de ley pa­ra que co­noz­ca el tri­bu­nal co­le­gia­do de dis­tri­to, que es una au­to­ri­dad su­pe­rior. Es­te co­le­gia­do de­ter­mi­na si lo que hi­zo el juez de dis­tri­to es­tá bien o mal.

—En el ca­so de la gran­ja, la le­ga­li­dad tie­ne que ver con que no se es­tén con­ta­mi­nan­do los po­zos o ce­no­tes, que no se es­té afec­tan­do de una ma­ne­ra ile­gal a na­die, que el in­te­rés le­gal y le­gí­ti­mo de las per­so­nas no se es­té afec­tan­do, que los de­re­chos hu­ma­nos es­tén a sal­vo...

—Si se de­ter­mi­na que to­do es le­gal por­que no hay afec­ta­ción, ya no es fa­cul­tad del go­bierno re­vo­car al­go que él mis­mo ya di­jo que es­tá co­rrec­to y que por eso, co­mo au­to­ri­dad, no co­mo per­so­na, dio los per­mi­sos.

—Pe­ro si los es­tu­dios pre­sen­ta­dos pa­ra ob­te­ner los per­mi­sos no hu­bie­ran si­do co­rrec­tos o se de­mos­tra­ra que sí exis­te ries­go y que por eso la au­to­ri­za­ción no se de­bió dar, pues la au­to­ri­dad (el juez fe­de­ral en es­te ca­so) va a con­ce­der el am­pa­ro y va a de­jar sin efec­to los per­mi­sos en to­do lo re­la­ti­vo a la gran­ja.

—Si la au­to­ri­dad fe­de­ral de­ter­mi­na que es le­gal, ya no ha­brá mu­cho mar­gen en don­de mo­ver­se.

Res­pues­ta del go­bierno

En re­la­ción con la res­pues­ta que dio el ac­tual go­bierno del es­ta­do al juz­ga­do de dis­tri­to, el en­tre­vis­ta­do di­jo que, en su opi­nión, hu­bo una in­ter­pre­ta­ción inexac­ta de los tér­mi­nos téc­ni­co ju­rí­di­cos res­pec­to al in­for­me que el go­ber­na­dor en­vía a la au­to­ri­dad.

—En es­te ca­so, la Con­se­je­ría Ju­rí­di­ca del Eje­cu­ti­vo es­ta­tal con­tes­ta en su in­for­me que no es cier­to el ac­to que se le atri­bu­ye al go­ber­na­dor, en vir­tud de que ase­gu­ra que és­te no reali­zó nin­gún ac­to de los que se re­cla­man y, co­mo una con­se­cuen­cia de esa ne­ga­ti­va, pide se nie­gue la sus­pen­sión del ac­to re­cla­ma­do por­que és­te es inexis­ten­te, en lo que se re­fie­re úni­ca­men­te al go­ber­na­dor.

No es la per­so­na

—Hay que re­cor­dar que al se­ña­lar­se en un am­pa­ro a una au­to­ri­dad co­mo res­pon­sa­ble no se re­fie­re a la per­so­na que ocu­pa el car­go, sino a la fi­gu­ra de la au­to­ri­dad—

Una pro­tes­ta a las puer­tas de la de­le­ga­ción de la Pro­fe­pa por las ac­ti­vi­da­des de la me­ga­gran­ja por­cí­co­la de Ho­mún. Un ex­pre­si­den­te del Co­le­gio de Abo­ga­dos acla­ra de­ta­lles de la sus­pen­sión de­cre­ta­da en el mar­co del jui­cio de am­pa­ro que pro­mo­vie­ron los ha­bi­tan­tes de esa co­mu­ni­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.