Si­ga­mos ti­ran­do co­mi­da, to­tal hay mu­cha

Diario del Sur - - Nacional - Ro­nay Gon­zá­levz

Re­cuer­do cuan­do iba lle­gan­do de la es­cue­la, des­de una cua­dra an­tes ya co­men­za­ba oler lo que ha­bía pre­pa­ra­do la fi­ló­so­fa de Xo­chil­te­pec, po­cas co­sas dis­fru­to tan­to co­mo el olor de la co­mi­da re­cién he­cha o del ca­fé, me iba acer­can­do y sa­bía si ha­bía arroz, so­pa, po­llo fri­to, co­ci­do… Los pa­sos se me ha­cían lar­gos con el ra­yo del sol y la gran ham­bre que traía ya a esas ho­ras.

Amí me en­se­ña­ron a no des­per­di­ciar, no se me vie­ne a la ca­be­za en es­te mo­men­to al­go que de­fi­ni­ti­va­men­te no co­ma, en pri­me­ra por tra­gón, en se­gun­da, por­que no po­día re­ti­rar­me de la me­sa sin ha­ber de­ja­do el pla­to lim­pio, pues aun­que en la ca­sa ha­bía va­rios chu­chos dis­pues­tos a ayu­dar­me con lo que fue­ra, la fi­ló­so­fa lo im­pe­día con una mi­ra­da tan pro­fun­da que me­jor era co­mer­se las co­sas an­tes que ha­cer­le fren­te a esos ojos que aún no sé có­mo es que sien­do los más tier­nos, echa­ban fue­go y ba­la­zos.

Cuan­do vi la es­can­da­lo­sa can­ti­dad de co­mi­da que se des­per­di­cia en Mé­xi­co, no pu­de sino pen­sar en to­das las per­so­nas que po­drían co­mer con eso. Es tan ab­sur­do co­mo si di­jé­ra­mos que te­ne­mos sed y ti­rá­ra­mos al sue­lo una cer­ve­za bien fría, se­ría al­go muy cer­cano al cri­men, y ya no di­ga si va acom­pa­ña­da de una bo­ta­na y una bue­na com­pa­ñía, pe­ro ya me des­vié. El pun­to es qué po­de­mos ha­cer pa­ra que la co­mi­da que le so­bra a “A” se la pue­da co­mer “B”.

Son 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les de ali­men­tos, que si ha­ce­mos un po­co de ma­te­má­ti­cas se tra­du­cen en más de 50 mil to­ne­la­das al día y pon­ga­mos que al­guien se pue­de co­mer el equi­va­len­te a un ki­lo, son, se­gún mis cálcu­los al ai­re, co­mo 50 mi­llo­nes de per­so­nas las que se po­drían ali­men­tar y si só­lo en Chia­pas ha­be­mos al­go más de 5 mi­llo­nes, ce­ros más, ce­ros me­nos, creo que fá­cil­men­te po­dría­mos aca­bar con el ham­bre en el país. El cos­to de to­do lo que ti­ra­mos es de 25 mil mi­llo­nes de dó­la­res al año, dí­gan­me dón­de me for­mo pa­ra lo que po­dría to­car­me dia­rio.

Pe­ro ade­más de que es­ta­mos ti­ran­do lo que le ha­ce fal­ta a otros, las ma­las co­sas vie­nen siem­pre acom­pa­ña­das, es co­mo cuan­do la sue­gra le cae con la cu­ña­da y en do­min­go. Es­ta­mos ge­ne­ran­do ba­su­ra, mis­ma que ya no sa­be­mos ni qué ha­cer con ella y por si es­to fue­ra po­co, se­gui­mos abo­nan­do a la cre­cien­te de­man­da de ali­men­tos, es de­cir, se des­per­di­cia ade­más agua, ener­gía, ya no hay es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra las ac­ti­vi­da­des pri­ma­rias.

A ni­vel mun­dial, la si­tua­ción es igual de gra­ve, pa­ra que se dé una idea, son 1,300 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ali­men­tos des­per­di­cia­dos, de acuer­do con los ex­per­tos que es­tán igual de alar­ma­dos que yo, se re­quie­re una su­per­fi­cie si­mi­lar a la de Chi­na pa­ra pro­du­cir es­ta can­ti­dad de ali­men­tos, cu­yo cos­to es de 940,000 mi­llo­nes de dó­la­res, más o me­nos dos ve­ces a los in­gre­sos del gi­gan­te Wal­mart, así lo se­ña­lan.

Es­tos asun­tos son co­mo la eco­lo­gía, la ma­yor par­te nos to­ca a no­so­tros, por­que si bien las au­to­ri­da­des pue­den es­ta­ble­cer al­gu­nas po­lí­ti­cas que ayu­den a me­jo­rar la si­tua­ción, las pe­que­ñas ac­cio­nes que van su­man­do son las que ha­ce­mos no­so­tros mis­mos.

He co­no­ci­do por ejem­plo pe­que­ños -y cons­cien­tes- em­pre­sa­rios que a de­ter­mi­na­da ho­ra de la no­che an­tes de ce­rrar dan el pan que so­bró a un pre­cio sim­bó­li­co o de plano, lo re­ga­lan, pre­ci­sa­men­te pa­ra no ti­rar­lo. Es una de­ci­sión que be­ne­fi­cia a to­dos, por­que es un pro­duc­to aún de ca­li­dad que se pue­de apro­ve­char y que aun­que no pa­re­cie­ra has­ta el due­ño sa­le ga­nan­do, por­que ac­cio­nes co­mo és­ta cuen­tan a la ho­ra de pre­fe­rir un ne­go­cio.

Si en su ca­sa son de los que no co­men na­da del día an­te­rior, es muy res­pe­ta­ble, pe­ro al me­nos ubi­que un chu­cho ne­ce­si­ta­do de alimento.

En cuan­to a po­lí­ti­cas pú­bli­cas ya hay es­fuer­zos muy in­tere­san­tes, por ejem­plo, Fran­cia fue el pri­mer país del mun­do (en es­te mis­mo año) que prohi­bió a los su­per­mer­ca­dos ti­rar o des­truir los ali­men­tos que no ven­dan. En lu­gar de eso, son obli­ga­dos por ley a do­nar­los a or­ga­ni­za­cio­nes be­né­fi­cas y ban­cos de ali­men­tos que se­rán los en­car­ga­dos de dis­tri­buir­los en­tre los necesitados. Via­je­ros le­gis­la­do­res no ne­ce­si­tan ir a Fran­cia pa­ra in­ves­ti­gar, con que se pon­gan a leer un po­co se da­rán cuen­ta que pue­de ser una bue­na me­di­da y aun­que las grandes ca­de­nas ins­ta­la­das en Mé­xi­co le ofrez­can lle­var­les su sú­per de por vi­da, por fa­vor no su­cum­ban y ayu­den a que ha­ya me­nos ba­su­ra y me­nos ham­brien­tos.

En fin que­ri­do lec­tor, así co­mo lo he in­vi­ta­do a evi­tar se­guir ge­ne­ran­do ba­su­ra, cual­quier es­fuer­zo es bien­ve­ni­do; aho­ra le ha­go un aten­to lla­ma­do pa­ra no des­per­di­ciar co­mi­da, no al me­nos mien­tras ha­ya tan­ta gen­te en nues­tro mis­mo es­ta­do que no pue­de ha­cer ni una co­mi­da de­cen­te al día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.