Bur­ning Man: una ex­pe­rien­cia úni­ca

La fi­lo­so­fía de di­cha co­mu­ni­dad es ex­pre­sar, crear, ser li­bre, au­tén­ti­co, re­crear una ciu­dad tem­po­ral y un mun­do ‘ideal’

Domingo 360 - - Opinión - Gaby Var­gas

Vi­vir la ex­pe­rien­cia de Bur­ning Man sin du­da abre la men­te, mo­di­fi­ca el ce­re­bro y la for­ma de per­ci­bir la vi­da. Las con­di­cio­nes no pue­den ser peo­res. Se rea­li­za en pleno de­sier­to, con sor­pre­si­vas tor­men­tas de are­na - que im­pi­den ver a me­dio me­tro de dis­tan­ciay con un frío noc­turno que pe­ne­tra has­ta los hue­sos.

No obs­tan­te lo an­te­rior, en­tre se­ten­ta y ochen­ta mil per­so­nas de to­do el mun­do asisten año con año, des­de ha­ce una trein­te­na, al mo­vi­mien­to glo­bal y cul­tu­ral Bur­ning Man, que se lle­va a ca­bo en el de­sier­to de Black Rock ,en Ne­va­da, pa­ra vi­vir, sin exa­ge­rar, una de las ex­pe­rien­cias más me­mo­ra­bles que se pue­den te­ner en la vi­da.

La fi­lo­so­fía de di­cha co­mu­ni­dad es ex­pre­sar, crear, ser li­bre, au­tén­ti­co, re­crear una ciu­dad tem­po­ral y un mun­do “ideal”, mien­tras se da, se com­par­te, se ayu­da y sé es drás­ti­ca­men­te au­to­su­fi­cien­te, sin de­jar ras­tro al­guno.

A pe­sar de que a sim­ple vis­ta pa­re­cie­ra una es­tam­pa su­rrea­lis­ta en la que rei­na el caos ab­so­lu­to, de­trás hay una or­ga­ni­za­ción muy exi­gen­te y vi­gi­lan­te que se ase­gu­ra de res­pe­tar el de­sier­to y cui­dar la vi­da de los par­ti­ci­pan­tes.

En una ex­pla­na­da de va­rios ki­ló­me­tros se or­ga­ni­za una es­pe­cie de se­mi­círcu­lo con un sin­nú­me­ro de cam­pa­men­tos for­ma­dos con tien­das de cam­pa­ña, trái­lers, cam­pers, ins­ta­la­cio­nes ar­tís­ti­cas, plan­tas de luz y to­do lo in­dis­pen­sa­ble pa­ra so­bre­vi­vir. Ahí no hay di­ne­ro -no sir­ve pa­ra na­da-; no hay car­gos, tí­tu­los, nom­bres -ya que te in­ven­tas uno- ni cuen­tas ban­ca­rias. Tam­po­co hay Wi­Fi, lo­gos, mar­cas o anun­cios de nin­gún ti­po. Lo úni­co que pre­va­le­ce es la ma­gia, el ser, el sen­ti­do de co­mu­ni­dad y la ge­ne­ro­si­dad. ¡Es una de­li­cia!

Ca­da cual se ha­ce res­pon­sa­ble de lle­var lo su­fi­cien­te pa­ra so­bre­vi­vir, per­noc­tar y dis­fra­zar­se to­dos los días - o bien en­cue­rar­se-, y, ade­más, po­der re­ga­lar a otras per­so­nas aque­llo de lo que se tie­ne co­no­ci­mien­tos, des­de dar cla­ses de yo­ga o pin­tu­ra e ins­ta­lar tom­blings, has­ta lle­var DJs pa­ra mez­clar mú­si­ca, re­ga­lar li­cua­dos nutritivos, cer­ve­zas, ca­fé o lo inima­gi­na­ble.

El te­ma es acep­tar, no juz­gar, ser crea­ti­vo, com­par­tir, abra­zar y ha­cer que to­dos vi­van la ex­pe­rien­cia.

Ca­da cam­pa­men­to apor­ta, si lo de­sea, un “co­che ar­te” o una ins­ta­la­ción ar­tís­ti­ca, los cua­les su­man más de mil, ca­da uno más crea­ti­vo que el otro, y que son to­do un atrac­ti­vo, en es­pe­cial por las no­ches que se ilu­mi­nan con mil co­lo­res, al igual que to­do lo que se en­cuen­tra en el área, in­clu­yen­do bi­cis y per­so­nas.

Se pue­den ver es­cul­tu­ras, co­ches en for­ma de pul­pos me­cá­ni­cos que echan fue­go, bar­cos, glo­bos ae­ros­tá­ti­cos, ca­ta­ri­nas, pe­ces, pan­ta­llas am­bu­lan­tes y lo que la ima­gi­na­ción per­mi­ta pen­sar.

Mé­xi­co apor­ta, des­de ha­ce cua­tro años, el “co­che ar­te”, con­si­de­ra­do por to­dos el más cool, que lle­va por nom­bre Ma­yan Wa­rrior; una be­lle- za de in­ge­nio, tec­no­lo­gía y ar­te que se trans­por­ta to­das las no­ches des­de su cam­pa­men­to has­ta el cen­tro del se­mi­círcu­lo co­no­ci­do co­mo “pla­ya”, se­gui­do por un río de bi­ci­cle­tas fos­fo­res­cen­tes pa­ra lle­var el me­jor so­ni­do y la me­jor mú­si­ca has­ta el ama­ne­cer.

Tam­bién en la zo­na “pla­ya” es­tá el fa­mo­so Bur­ning Man, que es una es­cul­tu­ra de ma­de­ra de al­re­de­dor de trein­ta me­tros de al­to, cu­yo di­se­ño y el ar­tis­ta que lo ha­ce va­rían año con año. Al final del fes­ti­val se que­ma, en una es­pe­cie de ce­re­mo­nia a la que ca­da quien le in­fie­re su pro­pio sig­ni­fi­ca­do.

A pe­sar de ha­ber re­gre­sa­do tras­no­cha­dos, ago­ta­dos y con to­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do, im­preg­na­do de un pol­vo-are­na gris, lo que más dis­fru­ta­mos mi es­po­so y yo fue ha­ber si­do in­vi­ta­dos por Pa­blo, nues­tro hi­jo, a ser par­te de su mun­do du­ran­te tres días.

Em­pre­sa­ria, con­fe­ren­cis­ta a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, pri­me­ra ase­so­ra de ima­gen de Mé­xi­co, co­mu­ni­ca­do­ra en prensa es­cri­ta, ra­dio y te­le­vi­sión, es­po­sa, ma­dre de tres hi­jos y abue­la de ocho nie­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.