Trump

Cual­quier tono que le pon­ga quien sea can­di­da­to re­pu­bli­cano al te­ma mi­gra­to­rio se­rá vis­to co­mo hu­ma­nis­ta an­te los in­cen­dia­rios di­chos de Trump

Domingo 360 - - Opinión -

Lo he di­cho an­tes: po­cas co­sas son más divertidas y re­ve­la­do­ras a leer los co­men­ta­rios que los ci­ber­nau­tas ha­ce­mos en torno a la pu­bli­ca­ción de una no­ti­cia, un post, ima­gen, pen­sa­mien­to o chis­me que al­guien más di­vul­gue en la red. El pul­so, cul­tu­ra, información y har­taz­go de un pue­blo se de­ja ver en las de­mo­crá­ti­cas re­des so­cia­les y pá­gi­nas web por la pro­pia voz y decisión de par­ti­ci­pa­ción de quie­nes in­ter­ac­túan, más que en la oli­gar­quía de acu­dir a las ur­nas.

Y dé­ja­me de­cir­te al­go an­tes de que des­es­ti­mes las re­des so­cia­les co­mo me­dio de co­mu­ni­ca­ción e in­di­ca­dor so­cial y po­lí­ti­co por te­ner el can­da­do de la co­nec­ti­vi­dad a in­ter­net: Las apli­ca­cio­nes de te­le­fo­nía mó­vil y las ne­ce­si­da­des la­bo­ra­les de hoy, ha­cen po­si­ble que la in­men­sa ma­yo­ría (ca­si la to­ta­li­dad) de los adul­tos ten­gan ac­ce­so a las for­mas más co­mu­nes de re­des so­cia­les y na­ve­ga­ción vir­tual. De ahí a que no nos sor­pren­da si en el fu­tu­ro in­me­dia­to, nues­tros dipu­tada­zos ten­gan la bri­llan­te y fas­cis­ta idea de pro­mul­gar una ley que re­gu­le las pu­bli­ca­cio­nes en la web y re­des so­cia­les.

Pe­ro ya me fui por otro la­do, pa­ra va­riar. A don­de quie­ro lle­gar, ade­más de al fin de quin­ce­na, es a la ge­nia­li­dad con la que el par­ti­do re­pu­bli­cano de los ve­ci­nos del nor­te ha pa­vi­men­ta­do su ca­mino pa­ra las in­mi­nen­tes elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en aquel país. Co­mo tú sa­bes, los co­men­ta­rios ver­ti­dos por la­ti­nos que ni si­quie­ra vi­ven o vi­vi­rán en Es­ta­dos Uni­dos han inun­da­do la red a raíz de las es­can­da­lo­sas de­cla­ra­cio­nes de Do­nald Trump en re­la­ción al te­ma mi­gra­to­rio; y te­ne­mos que du­ran­te es­ta se­ma­na, los re­pu­bli­ca­nos die­ron un su­til gol­pe de ti­món al bar­co que Trump pu­so en mar­cha y en la agenda de pro­pios y ex­tra­ños, es­to pa­ra em­pe­zar a po­si­cio­nar en la men­te del elec­to­ra­do a su ver­da­de­ro can­di­da­to, me ex­pli­co:

Sien­do el pun­te­ro en las en­cues­tas den­tro de los sim­pa­ti­zan­tes de su par­ti­do (ojo con la pri­mer va­ria­ble, su par­ti­do no es el país), pe­ro sien­do muy mal vis­to fue­ra de los ul­tra con­ser­va­do­res, mís­ter Trump tu­vo un pri­mer y me­di­do re­vés an­te el fue­go ami­go en días pa­sa­dos cuan­do fue evi­den­cia­da su fal­ta de pe­ri­cia en po­lí­ti­ca ex­te­rior por sus con­trin­can­tes de par­ti­do. Re­sul­ta que el hi­jo (o her­mano) del ex pre­si­den­te Bush (ahhh, hi­jo y her­mano), an­da por ahí que- rien­do re­cu­pe­rar la fran­qui­cia que su fa­mi­lia ha cons­trui­do a tra­vés del tiem­po, lo que ade­más nos di­ce que allá tam­bién ha­ce ai­re.

¿Y adi­vi­na quién se­rá vis­to co­mo un pan de dios cuan­do ha­ble de mu­ros e in­do­cu­men­ta­dos en un dis­cur­so mu­cho más con­ci­lia­dor que el del mag­na­te in­mo­bi­lia­rio, aun­que más ru­do que el de los de­mó­cra­tas? Así es, el ter­cer Bush. Cual­quier tono que le pon­ga quien sea can­di­da­to re­pu­bli­cano al te­ma mi­gra­to­rio se­rá vis­to co­mo hu­ma­nis­ta an­te los in­cen­dia­rios di­chos de Trump, quien, di­cho sea de pa­so, tam­bién pa­vi­men­ta su fu­tu­ro em­pre­sa­rial al pres­tar­se pa­ra el ma­qui­neo de la po­lí­ti­ca, ¿Ver­dad que no es­tá tan ale­ja­do de la cul­tu­ra me­xi­ca­na?

Mien­tras tan­to, aquí se­gui­re­mos sa­ta­ni­zan­do al des­pia­da­do Trump por ha­blar de mu­ros fron­te­ri­zos, omi­tien­do en nues­tro jui­cio las gran­des bar­das que cer­can las co­lo­nias don­de có­mo­da­men­te vi­vi­mos pa­ra pro­te­ger­nos de no­so­tros mis­mos, aun vio­len­tan­do el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal de li­bre trán­si­to; se­gui­re­mos juz­gan­do a los grin­gos de men­te cor­ta por no acep­tar a nues­tros pai­sa­nos sien­do que aquí no acep­ta­mos a los cen­troa­me­ri­ca­nos; y tris­te­men­te, se­gui­re­mos con­de­nan­do a un país que ex­pul­sa a nues­tros her­ma­nos cuan­do no­so­tros los ex­pul­sa­mos del pro­pio por fal­ta de opor­tu­ni­da­des; y aquí ha­go el pa­rén­te­sis más im­por­tan­te: no es­toy ha­blan­do de opor­tu­ni­da­des en un tra­ba­jo so­la­men­te, por­que es ver­dad que en una vuel­ta por las zo­nas in­dus­tria­les, co­mer­cia­les y has­ta ha­bi­ta­cio­na­les, ve­re­mos las in­sis­ten­tes lo­nas y es­cu­cha­re­mos pe­ri­fo­neo ofre­cien­do más va­can­tes de las que se pue­den cu­brir; no, es­toy ha­blan­do de opor­tu­ni­da­des de una vi­da dig­na, de educación real­men­te ga­ran­ti­za­da por lo me­nos has­ta la en­se­ñan­za me­dia pa­ra nues­tros hi­jos, de un sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial sano y sus­ten­ta­ble, de re­cur­sos fis­ca­les re­fle­ja­dos en obra pú­bli­ca y no en bu­ro­cra­cia par­ti­dis­ta, de lu­ga­res de es­par­ci­mien­to co­mu­nes, bien man­te­ni­dos y gra­tui­tos, de se­gu­ri­dad pú­bli­ca y com­ba­te a la de­lin­cuen­cia des­de la in­te­li­gen­cia y no des­de la fuer­za bru­ta o la com­pli­ci­dad.

Se­gui­re­mos lle­nan­do las pá­gi­nas web y re­des so­cia­les de co­men­ta­rios en con­tra de gen­te que po­co tie­ne que ver con nues­tro país y que jue­gan a ju­gar con la opi­nión pú­bli­ca co­mo lo ha­ce el se­ñor Trump, pe­ro mien­tras no acep­te­mos que es aquí mis­mo dón­de ha­ce­mos que se ges­ten esas opi­nio­nes, jun­to a esa vic­ti­mi­za­ción que nos col­ga­mos pa­trio­te­ra­men­te an­te el mun­do, le da­mos más vi­da a la ne­fas­ta oli­gar­quía que nos tie­ne en la lo­na co­mo pue­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.