Có­di­go Pos­tal 25 mil

La bien­ve­ni­da a nues­tro Cen­tro His­tó­ri­co de Sal­ti­llo es una obra de es­ti­lo mo­der­nis­ta que con­tra­vie­ne to­das las dis­po­si­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas y de di­se­ño co­lo­nia­les

Domingo 360 - - Opinión -

Ha que­da­do co­mo mo­nu­men­to a la abe­rra­ción de las de­ci­sio­nes to­ma­das des­de el mu­lli­do sillón de­trás de un es­cri­to­rio: La bien­ve­ni­da a nues­tro Cen­tro His­tó­ri­co de Sal­ti­llo es una obra de es­ti­lo mo­der­nis­ta que con­tra­vie­ne to­das las dis­po­si­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas y de di­se­ño co­lo­nia­les. Por su­pues­to, la res­pues­ta que he en­con­tra­do siem­pre ha si­do que téc­ni­ca­men­te, lo que po­dría­mos lla­mar el ar­co de en­tra­da al có­di­go pos­tal 25 mil que es­tá so­bre el pa­so a des­ni­vel dón­de ter­mi­na el bu­le­var Ca­rran­za y co­mien­za la ca­lle de Allen­de, es­tá fue­ra de los lí­mi­tes del Cen­tro His­tó­ri­co. Pues sí, téc­ni­ca­men­te así es, pe­ro las le­tras anun­cian cla­ra­men­te que ahí co­mien­za el cen­tro de la ciu­dad.

Es so­lo una pe­que­ña mues­tra de có­mo los co­mer­cian­tes y ha­bi­tan­tes del có­di­go pos­tal más em­ble­má­ti­co de Sal­ti­llo han si­do nin­gu­nea­dos sis­te­má­ti­ca­men­te por las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les. Y es­ta­mos cla­ros que na­die es­tá en con­tra de las obras que se han ve­ni­do ha­cien­do en pro del em­be­lle­ci­mien­to de la ciu­dad, la que­ja ma­yor si­gue sien­do por la afec­ta­ción lo­gís­ti­ca que las obras mal pla­nea­das tie­nen so­bre los in­qui­li­nos y vi­si­tan­tes del cen­tro his­tó­ri­co sal­ti­llen­se. En­tre pa­rén­te­sis ha­bré de re­co­no­cer que la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual ha reha­bi­li­ta­do en esa zo­na más ca­lles, es­pa­cios y me­tros cua­dra­dos de lo que se ha­bía rea­li­za­do en lo que va del si­glo; igual­men­te, la mo­der­na y chi­llan­te obra de bien­ve­ni­da al cen­tro fue rea­li­za­da por al­gún go­bierno an­te­rior, aun­que tor­pe­men­te pin­ta­da de azul por al­gún ge­nio ac­tual de la po­lí­ti­ca ba­ra­ta.

La es­to­ca­da que en años pa­sa­dos le die­ron al cen­tro de la ciu­dad con las hoy abor­ta­das ru­tas tron­ca­les de trans­por­te pú­bli­co, aho­ra es acom­pa­ña­da por los inen­ten­di­bles cam­bios en el flu­jo vehi­cu­lar, por la des­apa­ri­ción o re­ubi­ca­ción de pa­ra­das de au­to­bu­ses, por el des­co­no­ci­mien­to y nu­lo apo­yo de co­mu­ni­ca­do­res, po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios lo­ca­les y so­cie­dad en ge­ne­ral pa­ra la ri­que­za cul­tu­ral, his­tó­ri­ca y de ofer­ta co­mer­cial que ahí exis­te.

Pa­ra po­ner en con­tex­to las co­sas, en el cen­tro de la ciu­dad hay más si­tios dón­de co­mer que en los prin­ci­pa­les bu­le­va­res de la ciu­dad…. Jun­tos ¡¡. Só­lo en la ca­lle de Aldama, exis­ten más za­pa­te­rías y tien­das de ro­pa que en Pla­za Sen­de­ro, La Nogalera, Pla­za Real y Galerias…. Jun­tas ¡¡. ¿Quie­res más? En las pos­ta­les que uno pue­de en­con­trar de Sal­ti­llo, la pro­por­ción de edi­fi­cios que se en­cuen­tran en el cen­tro es de cua­tro a uno con res­pec­to a los que es­tán en otras par­tes. ¿Quie­res más? Al cen­tro, a pe­sar de to­do, lle­gan más ru­tas de trans­por­te pú­bli­co que a cual­quier otra par­te de nues­tra ca­pi­tal; tam­bién hay más si­tios de ta­xi y más ta­xis­tas an­dan de pa­so aun­que no ten­gan lu­gar asig­na­do. ¿Quie­res más? Pues en el cen­tro his­tó­ri­co de Sal­ti­llo exis­ten más ca­jo­nes de es­ta­cio­na­mien­to y más es­ta­cio­na­mien­tos pri­va­dos y con se­gu­ri­dad pa­ra tu co­che que en cual­quier otro lu­gar del su­res­te de Coahui­la. ¿Quie­res más? Los prin­ci­pa­les ban­cos que ope­ran en el país tie­nen su­cur­sa­les y cien­tos de ca­je­ros au­to­má­ti­cos en el cen­tro. ¿Quie­res más? A la vuel­ta de ca­da cua­dra en­cuen­tras un mu­seo que al­go tie­ne que con­tar­te. ¿Quie­res más? Ahí te­ne­mos los prin­ci­pa­les, más an­ti­guos y ve­ne­ra­dos tem­plos, lo cual ex­pon­go co­mo cues­tión tu­rís­ti­ca pa­ra que mi ami­go ateo no se me ven­ga a la yu­gu­lar. ¿Quie­res más? Ya no lo pien­ses, quí­ta­te las ideas pre­con­ce­bi­das y da­te la opor­tu­ni­dad de des­cu­brir por ti mis­mo el có­di­go pos­tal 25 mil, el co­ra­zón de nues­tra ciu­dad.

Los es­fuer­zos fi­nan­cie­ros de la au­to­ri­dad mu­ni­ci­pal son aplau­di­bles en cuan­to a reha­bi­li­ta­ción y em­be­lle­ci­mien­to de ar­te­rias en el Cen­tro His­tó­ri­co de Sal­ti­llo, pe­ro es una reali­dad que la lo­gís­ti­ca ha fa­lla­do des­de la pers­pec­ti­va del vi­si­tan­te al có­di­go pos­tal 25 mil. ¿ Qué ha­cer pa­ra que las obras sean apro­ve­cha­das por los saltillenses? Sin du­da, lo pri­me­ro se­ría de­jar de to­mar de­ci­sio­nes por una bu­ro­cra­cia sen­ta­da de­trás de un es­cri­to­rio y ha­cer­las en con­sen­so con quie­nes co­ti­dia­na­men­te es­tán en el cen­tro, siem­pre tras el afán de que las bue­nas ideas e in­ten­cio­nes no que­den en abe­rran­tes obras pú­bli­cas ale­ja­das de la po­bla­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.