Co­no­ce par­te de la fil­mo­gra­fía de Woody Allen

El ci­neas­ta ha rea­li­za­do 45 lar­go­me­tra­jes y ha ga­na­do cin­co Os­car a lo lar­go de sus 80 años

Domingo 360 - - Contenido -

En los 49 años que lle­va ac­ti­vo en el ci­ne, Woody Allen ha te­ni­do tiem­po pa­ra ha­cer 45 lar­go­me­tra­jes y ga­nar cin­co Os­car -uno a me­jor pe­lí­cu­la, tres de guión y uno de di­rec­tor-. Los hay bue­nos y ma­los -aun­que to­dos in­tere­san­tes- y al me­nos diez al­can­zan la no­ta de ex­ce­len­tes. -- “An­nie Hall” (1977). Su pri­mer gran éxi­to y la que lo­gró más Os­car - cua­tro-, in­clui­do el úni­co a me­jor pe­lí­cu­la de su ca­rre­ra pa­ra la que fue su me­jor co­la­bo­ra­ción con Dia­ne Kea­ton y con la que es­ta­ble­ció esa mez­cla de co­me­dia y dra­ma que tan bien le ha fun­cio­na­do des­de en­ton­ces.

-- “Man­hat­tan” (1978). To­da una de­cla­ra­ción de amor por su ado­ra­da Nue­va York y con la ima­gen que me­jor re­pre­sen­ta su ci­ne. Woody Allen y Dia­ne Kea­ton sen­ta­dos en un ban­co y con­tem­plan­do el puen­te de Brooklyn, en un blan­co y ne­gro tan be­llo co­mo me­lan­có­li­co. Des­de en­ton­ces, lu­gar de pe­re­gri­na­je pa­ra los fans del rea­li­za­dor.

-- “Ze­lig” (1983). El fil­me más com­ple­jo de Woody Allen y el más di­fí­cil de ver, que con los años pa­só a ser de cul­to y un ejem­plo de la pro­fun­di­dad que pue­de al­can­zar su ci­ne a par­tir de pre­mi­sas en apa­rien­cia ab­sur­das. En es­te ca­so, la de Leonard Ze­lig, el ca­ma­león hu­mano, su me­jor in­ter­pre­ta­ción co­mo ac­tor.

-- “The Pur­ple Ro­se of Cai­ro” (1985). Mágica es la pa­la­bra que me­jor de­fi­ne a es­ta his­to­ria que ho­me­na­jea el ci­ne, la ima­gi­na­ción y los sue­ños. Una dul­ce Mia Fa­rrow pa­ra una his­to­ria que se ale­jó de la ha­bi­tual con­tem­po­ra­nei­dad de Woody Allen pe­ro no de las re­la­cio­nes de pa­re­ja.

-- “Han­nah and Her Sis­ters” (1986). Una his­to­ria de re­la­cio­nes cru­za­das, de nue­vo un can­to a Man­hat­tan y la úni­ca en la que la pa­re­ja pro­ta­go­nis­ta se lle­vo el Os­car: Dia­ne Wiest y Mi­chael Cai­ne -úni­co ac­tor en lo­grar­lo por un fil­me de Allen-. El me­jor re­su­men, un ver­so de E.E. Cum­mings que el rea­li­za­dor uti­li­za en la his­to­ria: “Na­die, ni si­quie­ra la llu­via, tie­ne las ma­nos tan pe­que­ñas”.

-- “Cri­mes and Mis­de­mea­nors” (1989). Un re­par­to de lu­jo, con Mar­tin Lan­dau, Alan Alda o An­ge­li­ca Hous­ton, pa­ra una his­to­ria de amor, re­li­gión, existencialismo, trai­cio­nes y re­mor­di­mien­tos, un re­fle­jo de la vida, con sus to­ques de iro­nía y la ele­gan­cia de un es­ti­lo na­rra­ti­vo úni­co.

-- “Anot­her Wo­man” (1988). Su pe­lí­cu­la más re­fle­xi­va y el me­jor pa­pel de Ge­na Row­lands fue­ra del ci­ne de su ma­ri­do, John Cas­sa­ve­tes. De­li­ca­de­za pa­ra con­tar la cri­sis de una mu­jer de me­dia­na edad en un fil­me in­jus­ta­men­te ol­vi­da­do de una fil­mo­gra­fía abun­dan­te en la que es di­fí­cil des­ta­car.

-- “Man­hat­tan Mur­der Mys­tery” (1993). Woody Allen re­cu­pe­ró en es­ta pe­lí­cu­la un po­co de la lo­cu­ra de sus inicios, aun­que pa­sa­da por el pe­so de los años y de la ex­pe­rien­cia. To­ques de Agat­ha Ch­ris­tie con­ve­nien­te­men­te mez­cla­dos con las neu­ro­sis del rea­li­za­dor neo­yor­quino.

-- “Match Point” (2005). La me­jor de las pe­lí­cu­las que ha ro­da­do en Lon­dres. Un trián­gu­lo amo­ro­so lleno de trai­cio­nes y men­ti­ras, una de las his­to­rias de ba­se fa­vo­ri­tas de Allen, que se mue­ve co­mo pez en el agua en­tre las fal­se­da­des y am­bi­cio­nes de la cla­se me­dia que as­pi­ra a más.

-- “Mid­night in Pa­ris” (2011). Allen re­cu­pe­ró en Pa­rís la ma­gia de El Cai­ro pa­ra una his­to­ria en la que sal­ta­ba en el tiem­po sin jus­ti­fi­ca­ción al­gu­na. La úni­ca, ofre­cer una pe­lí­cu­la lle­na de luz, de li­te­ra­tu­ra y de diversión con un mon­tón de ac­to­res que se rin­die­ron a su ge­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.