To­ma en cuen­ta es­tos con­se­jos al mo­men­to de ele­gir un pino.

Te ex­pli­ca­mos que de­bes te­ner en cuen­ta pa­ra ele­gir el me­jor ár­bol de na­vi­dad, exis­ten mu­chas op­cio­nes y no to­das se adap­ta­rán a tu ca­so.

Domingo 360 - - Contenido -

En el mer­ca­do po­de­mos en­con­trar una in­fi­ni­ta va­rie­dad de pi­nos de na­vi­dad, na­tu­ra­les o ar­ti­fi­cia­les, de di­ver­sos co­lo­res, al­tu­ras y for­ma­tos. Por lo ge­ne­ral, va­mos re­uti­li­zan­do el mis­mo pi­ni­to año tras año, aun­que en oca­sio­nes nos da­mos el gus­to de cam­biar­lo por uno nue­vo, más gran­de, más fron­do­so, de otro co­lor, o con di­ver­sas tec­no­lo­gías. Apren­da­mos ae­le­gir el pino na­vi­de­ño más ade­cua­do pa­ra nues­tro ho­gar.

Con­se­jos pa­ra ele­gir el me­jor pino de Na­vi­dad

Ár­bol na­tu­ral. Si la ce­le­bra­ción de la no­che de Na­vi­dad se ha­rá en el ex­te­rior, o si dis­fru­ta­re­mos mu­chas no­ches y tar­des en el pa­tio, po­de­mos uti­li­zar un pino na­tu­ral. Pue­de ser un ár­bol pe­que­ño. un ar­bus­to que ya ten­ga­mos, o bien com­prar una pe­que­ña co­ní­fe­ra en ma­ce­ta. La de­co­ra­ción se­rá a gus­to, pro­cu­ran­do no las­ti­mar la plan­ta en su co­lo­ca­ción, y la ilu­mi­na­ción de­be ser pre­fe­ren­te­men­te fría, o en “man­gue­ras” de luz, pa­ra no co­rrer el ries­go de so­bre­ca­len­tar la plan­ta cau­sán­do­le un da­ño o po­nién­do­la a ries­go de in­cen­diar­se.

Pi­nos ar­ti­fi­cia­les. Los pi­nos ar­ti­fi­cia­les pa­ra Na­vi­dad de ma­yor pre­fe­ren­cia sue­len ser los ca­na­dien­ses, que son los tra­di­cio­na­les co­nos ver­des. La al­tu­ra de­be ser cal­cu­la­da se­gún el am­bien­te en don­de ex­hi­bi­re­mos el pino: re­cuer­da que aun­que po­seas los fon­dos co­mo pa­ra com­prar un pino de 1.80 mts, no se ve­rá bien en un am­bien­te pe­que­ño o de te­chos ba­jos. Si es­te es tu ca­so, se­rá me­jor com­prar uno de has­ta 1.40 o 1.50 mts de al­tu­ra, y gas­tar ese di­ne­ro ex­tra en la de­co­ra­ción del ár­bol o del ho­gar.

Pi­nos de Na­vi­dad con es­ti­lo. Tam­bién el es­ti­lo de­pen­de­rá a la ho­ra de ele­gir el pino. Lo me­jor es no de­jar­se lle­var por las ten­den­cias, ya que qui­zás es­te año es­té de mo­da un pino de co­lor azul, pe­ro pue­de que al año si­guien­te es­te no sea el ca­so. Pa­ra no co­rrer ries­gos, se sue­len ele­gir los pi­nos ver­des y los blan­cos. Aun­que si tu es­ti­lo es co­lo­ri­do y ale­gre, es buen mo­men­to pa­ra ani­mar­se a los ar­ti­fi­cia­les de co­lo­res vi­vos.

Tec­no­lo­gía en el pino na­vi­de­ño. Tam­bién las tec­no­lo­gías jue­gan un pa­pel im­por­tan­te a la ho­ra de ele­gir el nue­vo pino de Na­vi­dad. En el mer­ca­do hay al­gu­nos que po­seen un sis­te­ma de fi­bras óp­ti­cas que apa­re­cen en­tre las ra­mas. Gra­cias a un sis­te­ma de ilu­mi­na­ción sen­ci­llo pe­ro efec­ti­vo, es­tas pun­tas ca­si in­vi­si­bles de fi­bra óp­ti­ca per­mi­ten una ilu­mi­na­ción in­te­gra­da sin ne­ce­si­dad de uti­li­zar lu­mi­na­rias ex­tra, y con la gran ven­ta­ja de te­ner co­lo­res va­ria­bles. Si bien son más cos­to­sos que los tra­di­cio­na­les, son un ver­da­de­ro gus­to que po­de­mos ele­gir.

Ár­bo­les de Na­vi­dad al­ter­na­ti­vos. No sub­es­ti­mes los pi­nos al­ter­na­ti­vos. Si tu ho­gar es de es­ti­lo rús­ti­co, crea un cono de te­la de ga­lli­ne­ro o ma­lla me­tá­li­ca, e in­ter­ca­la ra­mas se­cas, va­ras de ma­de­ra, ti­ras de te­las de dis­tin­tos pa­tro­nes, o in­clu­si­ve so­la­men­te ador­nos de pino, crean­do así un ár­bol de Na­vi­dad ori­gi­nal y com­ple­ta­men­te per­so­na­li­za­do.

Ele­gan­cia. El es­ti­lo que eli­jas de­be­rá ir acor­de con el es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.