El Ton­to Del Pue­blo

Bus­que­mos ser siem­pre con­gruen­tes con nues­tros va­lo­res y prin­ci­pios

Domingo 360 - - Opinión - So­ñar Des­pier­to/ Vi­cen­te Cam­pos

Di­cen que un via­je­ro lle­gó a un pue­blo, ago­bia­do por el can­san­cio del via­je bus­có una can­ti­na pa­ra to­mar una cer­ve­za. Es­tan­do ahí no­tó co­mo un lu­ga­re­ño le de­cía a otro: “Mi­ra, aquél es un ton­to.” y le pi­dió al alu­di­do que vi­nie­ra. – “Te voy a dar una mo­ne­da. ¿ Cuál quie­res?”, le di­jo mien­tras sos­te­nía una mo­ne­da de 1 pe­so en una mano y una de 5 en otra.

– Sin de­cir pa­la­bra, el “ton­to” to­mó de­ci­di­da­men­te la de 1 pe­so.

– “Ja­ja­ja ¿Es­tás se­gu­ro?”, pre­gun­tó quien le ha­bía ofre­ci­do las mo­ne­das, mien­tras se­guía con una mano sos­te­nien­do una mo­ne­da de 5 pe­sos y la otra mano aho­ra va­cía.

– “Sí. Es­ta.” Di­jo el “ton­to”, lo que pro­vo­có la ri­sa de quien se las ofre­cía y su ami­go.

El fo­rá­neo se sin­tió obli­ga­do a ha­cer al­go al res­pec­to y le pi­dió se acer­ca­ra y le di­jo con voz ba­ja:

– “Ami­go, ¿ Qué no se da cuen­ta?” pre­gun­tó, y sin es­pe­rar res­pues­ta, con­ti­nuó: “Se es­tán bur­lan­do de us­ted. De­bió to­mar la mo­ne­da de 5 pe­sos. ¡ Esas va­len más!” – “Lo sé.” Res­pon­dió el otro. – “¿ Lo sa­be? ¿Y lue­go? ¿ Por­qué aga­rró la de me­nos va­lor?”

– “Por­que el día en que aga­rre la de ma­yor va­lor se aca­ba el jue­go y de­ja­rán de ofre­cer­me mo­ne­das.” Res­pon­dió él.

¿Por­qué te com­par­to es­te chis­te?

Por­que en va­rias oca­sio­nes me he sen­ti­do iden­ti­fi­ca­do con el “ton­to” del pue­blo. E una de esas oca­sio­nes uno de mis clien­tes por error me en­vío va­rios mi­les de pe­sos de más. Una em­pre­sa gran­de que, de no­tar­lo, tar­da­ría mu­cho en dar­se cuen­ta.

Hi­ce lo que creí y creo co­rrec­to: De in­me­dia­to les avi­sé que me ha­bían de­po­si­ta­do de más.

Cuan­do lo co­men­té en una reunión, no fal­tó quien me lla­mó “ton­to” por ha­ber­lo he­cho. Me lo hu­bie­ra que­da­do fue la re­co­men­da­ción de va­rias per­so­nas.

Afor­tu­na­da­men­te el tiem­po me dio la ra­zón, esa em­pre­sa que­dó muy con­ten­ta con los re­sul­ta­dos de la con­fe­ren­cia y me con­tra­tó mu­chas ve­ces más, su­peran­do por mu­cho el di­ne­ro que en su mo­men­to me de­po­si­tó erró­nea­men­te.

“Al­gu­nas per­so­nas di­cen la ver­dad, por­que no quie­ren que los des­cu­bran di­cien­do men­ti­ras.

Ha­cen lo co­rrec­to, por mo­ti­vos erró­neos.” – Shiv Khe­ra

Pe­ro no nos con­fun­da­mos. No se tra­ta de ha­cer lo co­rrec­to pa­ra evi­tar que se den cuen­ta y nos va­ya mal. En otra oca­sión, de vis­ta por Aguas­ca­lien­tes, un ca­je­ro me dio fe­ria de $ 100 y yo ha­bía pa­ga­do con un bi­lle­te de $ 50. De in­me­dia­to se lo hi­ce no­tar. Ja­más lo he vuel­to a ver. ¿ Por­qué lo hi­ce? Fá­cil­men­te me pu­de ha­ber que­da­do con $ 50. ¿ Fui un ton­to?

Qui­zá pa­ra mu­cha gen­te sí, por­que al­guien más “abu­sa­do” se lo que­da. Pe­ro apro­ve­char­me del error de ca­je­ro me ha­bría cos­ta­do al­go que va­lo­ro mu­cho: “Mi opi­nión de mí mis­mo.”

Siem­pre ha­brá ma­ne­ra de en­ga­ñar a otros, de ocul­tar las co­sas de los de­más. Pe­ro nun­ca po­de­mos ocul­tar­lo a no­so­tros mis­mos. Y en el mo­men­to que in­gre­sa un di­ne­ro in­de­bi­do a nues­tra bol­sa, nues­tro di­ne­ro sube, pe­ro nues­tra au­to­es­ti­ma ba­ja.

A ve­ces ha­brá per­so­nas que te lla­men “ton­to” - u otras pa­la­bras más co­lo­quia­les­por ha­cer lo que con­si­de­ras co­rrec­to. Aún así haz­lo. La ima­gen que tie­nes de ti es más im­por­tan­te.

Y no quie­ro de­jar de men­cio­nar que na­da tie­ne de ma­lo que bus­que­mos que­dar­nos con la mo­ne­da gran­de. No se tra­ta de con­for­ma­se con po­co. Na­da hay de ma­lo en pen­sar en gran­de e ir por las mo­ne­das ma­yo­res. Pe­ro siem­pre ge­ne­ran­do va­lor a las per­so­nas con las que ha­ce­mos ne­go­cio o pa­ra las cua­les tra­ba­je­mos. Si al­guien nos pa­ga un pe­so de­be­mos es­for­zar­nos en ge­ne­rar­les al me­nos 2.

Pe­ro eso sí, bus­que­mos ser siem­pre con­gruen­tes con nues­tros va­lo­res y prin­ci­pios, pa­ra es­tar bien con no­so­tros mis­mos, aun­que ha­ya quien nos di­ga “ton­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.