5 tra­di­cio­nes ex­tra­ñas

Co­mer po­llo fri­to o ce­le­brar ese día con per­so­na­jes de­mo­nia­cos, son al­gu­nas de las tra­di­cio­nes más ex­tra­ñas al­re­de­dor del mun­do pa­ra Na­vi­dad.

Domingo 360 - - Xmas -

Ylle­gó otra vez esa épo­ca del año en la que mu­chas fa­mi­lias ador­nan un pino real o fic­ti­cio den­tro de sus ca­sas, don­de de­ja­mos los re­ga­los que da­re­mos y re­ci­bi­re­mos, mien­tras los más pe­que­ños es­pe­ran an­sio­sos la lle­ga­da de Pa­pa Noel y sus es­pe­ra­dos ob­se­quios jus­to a las 12 am del 25 de di­ciem­bre. Pue­de so­nar de lo mas fa­mi­liar que hay, pe­ro exis­ten al­gu­nas cos­tum­bres de otros paí­ses que to­da­vía pue­den sor­pren­der­nos. Re­vi­sa a con­ti­nua­ción la lis­ta don­de en­con­tra­mos las tra­di­cio­nes más ex­tra­ñas pa­ra ce­le­brar Na­vi­dad:

Los Ja­po­ne­ses y Ken­tucky Fried Chic­ken

Ni pa­vo, ni le­chón, ni pes­ca­do. Lo que a los ja­po­ne­ses les gus­ta co­mer en Na­vi­dad es po­llo fri­to. Por eso, no es ex­tra­ño ver lar­gas co­las en los res­tau­ran­tes de la ca­de­na de co­mi­da rá­pi­da es­ta­dou­ni­den­se Ken­tucky Fried Chic­ken (KFC).

La tra­di­ción em­pe­zó en 1974 con una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria de la com­pa­ñía cu­yo le­ma era “Na­vi­dad = Ken­tucky” y que in- ci­ta­ba a co­mer po­llo en esas fies­tas.

Tal fue el éxi­to de la pu­bli­ci­dad que sus pro­duc­tos se con­vir­tie­ron en el me­nú tra­di­cio­nal de los ja­po­ne­ses los días 23, 24 y 25 de di­ciem­bre, pe­ro en es­pe­cial de No­che­bue­na.

La com­pa­ñía re­ci­be pa­ra esos días pe­di­dos con has­ta dos me­ses de an­te­la­ción y, se­gún sus res­pon­sa­bles, las ven­tas de esos tres días equi­va­len a las ha­bi­tua­les de me­dio mes.

“El Pa­to Do­nald les desea una fe­liz Na­vi­dad”

Des­de 1959, las fa­mi­lias sue­cas se reúnen en torno a la te­le­vi­sión ca­da 24 de di­ciem­bre pa­ra ver el mis­mo pro­gra­ma.

Se tra­ta del es­pe­cial de Dis­ney “El Pa­to Do­nald y sus ami­gos le de­sean una fe­liz Na­vi­dad” que la te­le­vi­sión pú­bli­ca sue­ca emi­te el día de No­che­bue­na a las 3 de la tar­de.

Kalle An­ka, co­mo se lla­ma en sue­co al Pa­to Do­nald, se ha con­ver­ti­do en un per­so­na­je tan fa­mi­liar pa­ra los sue­cos que mu­chos se sa­ben de memoria los diá­lo­gos de ese ca­pí­tu­lo.

Tras la emi­sión del pro­gra­ma de una ho­ra, los ni­ños re­ci­ben los re­ga­los que, de­pen­dien­do de la fa­mi­lia, pue­den es­tar de­ba­jo del ár­bol de Na­vi­dad o en un sa­co que lle­va San­ta Claus.

Ayu­dan­tes de San Nicolás

La mi­sión de San Nicolás (Vie­jo Pas­cue­ro, San­ta Claus o Pa­pá Noel, se­gún los paí­ses) de lle­gar a to­dos los ni­ños del mun­do en Na­vi­dad pa­re­ce com­pli­ca­da. Pe­ro en ese re­to no le fal­tan ayu­dan­tes en mu­chos paí­ses.

Por ejem­plo, en Fran­cia a San Nicolás le acom­pa­ña Pè­re Fouet­tard, un hom­bre con ro­pa os­cu­ra y bar­ba nu­tri­da cu­ya mi­sión es de­ci­dir si los ni­ños han si­do bue­nos. A los que no se por­tan tan bien, les cas­ti­ga con un azo­te.

En el País Vas­co, en el nor­te de Es­pa­ña, quien ayu­da a Pa­pá Noel a re­par­tir los re­ga­los es el Olen­tze­ro, un car­bo­ne­ro con el tra­je tí­pi­co vas­co, mien­tras que en los Paí­ses Ba­jos, a San Nicolás - que lle­ga el 6 de di­ciem­bre- le acom­pa­ña Zwar­te Piet, un pa­je ne­gro que lan­za ga­lle­tas a los ni­ños.

En al­gu­nos ho­ga­res de Es­pa­ña y mu­chos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, a los más pe­que­ños tam­bién les lle­gan los re­ga­los de los Re­yes Ma­gos el 6 de enero, mien­tras que en Ita­lia quien cum­ple esa la­bor es la Be­fa­na.

Y en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, la vie­ja Be­lén de­ja re­ga­los a los ni­ños el do­min­go des­pués del Día de Re­yes.

Los an­ta­go­nis­tas de Pa­pa Noel

Pe­ro no to­dos los per­so­na­jes vin­cu­la­dos con es­tas fies­tas son be­né­vo­los co­mo Pa­pá Noel.

La mi­to­lo­gía al­pi­na ha­bla de Kram­pus, una fi­gu­ra de­mo­nia­ca con cuer­nos, una len­gua muy lar­ga y una ces­ta pa­ra cap­tu­rar a los ni­ños que han si­do tra­vie­sos a lo lar­go del año.

Por eso, en Aus­tria en di­ciem­bre se mul­ti­pli­can las fies­tas y los des­fi­les en los que per­so­nas dis­fra­za­das de Kram­pus deam­bu­lan por las ca­lles.

San­ta Claus tam­bién tie­ne un an­ta­go­nis­ta en Is­lan­dia: el ga­to de la Na­vi­dad o Jo­la­kot­tu­rin. En ese país del nor­te de Eu­ro­pa, los ni­ños que se por­tan bien y ha­cen sus ta­reas re­ci­ben ro­pa nue­va por Na­vi­dad.

Los pa­dres les di­cen a sus hi­jos que si no tra­ba­jan lo su­fi­cien­te, lle­ga­rá el ga­to de la Na­vi­dad y, al ver que no tie­nen ro­pa nue­va, se los lle­va­rá.

El tron­co que ex­pul­sa re­ga­los

En Ca­ta­lu­ña y al­gu­nas zo­nas de Ara­gón, en el no­res­te de Es­pa­ña, la tra­di­ción es que los re­ga­los pa­ra los ni­ños sal­gan de un tron­co.

Se le lla­ma Tió de Na­dal o Ca­ga tió en Ca­ta­lu­ña y Tron­ca de Na­dal en Ara­gón.

Las fa­mi­lias sue­len co­lo­car el tron­co en ca­sa a prin­ci­pios de di­ciem­bre, le co­lo­can una man­ta y un ros­tro y le van ali­men­tan­do con dul­ces has­ta el día de Na­vi­dad.

En­ton­ces, los ni­ños le can­tan can­cio­nes y le pe­gan con pa­los pa­ra que ex­pul­se los re­ga­los.

Tam­bién en Es­pa­ña, en Ca­ta­lu­ña y en al­gu­nas zo­nas de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na hay otra tra­di­ción que pue­de re­sul­tar cu­rio­sa es la de po­ner un ca­ganer, una fi­gu­ra de pe­se­bre que sue­le re­pre­sen­tar a per­so­na­jes fa­mo­sos con los pan­ta­lo­nes ba­ja­dos ha­cien­do sus ne­ce­si­da­des.

Tra­di­cio­nal­men­te, el ca­ganer era un cam­pe­sino ata­via­do con la in­du­men­ta­ria tra­di­cio­nal ca­ta­la­na (fa­ja y ba­rre­ti­na). Pe­ro en los úl­ti­mos años se han po­pu­la­ri­za­do los que re­pre­sen­tan a per­so­na­jes fa­mo­sos: des­de po­lí­ti­cos co­mo Ba­rack Oba­ma has­ta ar­tis­tas co­mo Sha­ki­ra o de­por­tis­tas co­mo Lio­nel Mes­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.