Tos­tao o la mo­ne­da de hie­rro

Tos­tao en­car­na en su apo­do esa mo­ne­da con­tra­dic­to­ria que le dio en un prin­ci­pio la glo­ria y des­pués la di­fí­cil re­sig­na­ción del re­ti­ro

Domingo 360 - - Opinión -

El ba­lón se es­tre­lló en la ca­ra de Tos­tao, cen­tro­cam­pis­ta, cen­tro de­lan­te­ro y ex­tre­mo del Cru­zei­ro. Fue lle­va­do al hos­pi­tal y so­me­ti­do a una lar­ga ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca. El as­tro bra­si­le­ño vol­ve­ría a ju­gar y, pa­ra su for­tu­na, es­ta­ría pre­sen­te co­mo ti­tu­lar en el Mun­dial de Mé­xi­co 1970. Allí, jutno a Ger­son, Pe­lé, Jair­zin­ho y Ri­ve­lino for­mó el mas te­mi­ble ata­que que ima­gi­nar se pu­die­se en la his­to­ria del fut­bol de se­lec­cio­nes. Bra­sil de­vo­ró to­do en esa jus­ta. Tos­tao (mo­ne­da pe­que­ña, cen­ta­vo) dis­fru­tó el triun­fo sin sos­pe­char si­quie­ra que tres años des­pués ten­dría que aban­do­nar pa­ra siem­pre el de­por­te: en 1973 otro ba­lo­na­zo en la zo­na del ojo ope­ra­do lo re­ti­ró pa­ra siem­pre. Y una pro­fun­da amar­gu­ra en­som­bre­ció sus días.

En 1976, en Bue­nos Ai­res, Bor­ges ima­gi­na­ría su poe­ma­rio La mo­ne­da de hie­rro. Siem­pre me ha pa­re­ci­do que es­ta ex­pre­sión en­tra­ña dos ca­ras ri­va­les: la mo­ne­da es el azar; el hie­rro es la fa­ta­li­dad, el des­tino. En otra par­te de su obra, Bor­ges es­cri­bió: “es de hie­rro tu des­tino”. Tos­tao en­car­na en su apo­do esa mo­ne­da con­tra­dic­to­ria que le dio en un prin­ci­pio la glo­ria y des­pués la di­fí­cil re­sig­na­ción del re­ti­ro cuan­do te­nía só­lo 26 años y un lu­mi­no­so fu­tu­ro. Qui­so el azar que ese ba­lón se es­tre­lla­se en la ca­ra. Qui­so el des­tino que, tras su des­pi­do del fut­bol, Tos­ta se de­di­ca­ra a es­tu­diar of­tal­mo­lo­gía pa­ra me­jor com­pren­der su pa­de­ci­mien­to. Aca­so el ma­yor enig­ma de la vi­da hu­ma­na con­sis­ta en dis­cer­nir qué par­te de des­tino y qué por­ción de azar gra­vi­tan en nues­tra con­duc­ta.

Si ese ba­lón no hu­bie­se im­pac­ta­do en el ros­tro de Tos­tao el ju­ga­dor ha­bría par­ti­ci­pa­do, sin du­da, en dos o tres mun­dia­les más. Un año des­pués de for­mar par­te de la apla­na­do­ra ca­rio­ca de Mé­xi­co 1970, Tos­tao fue nom­bra­do “el me­jor ju­ga­dor de Amé­ri­ca”. Sus cua­li­da­des eran ex­tra­or­di­na­rias: el zur­do sa­bía gam­be­tear, pe­gar­le con fuer­za a la pe­lo­ta y, so­bre to­do, abrir el cam­po co­mo só­lo yo he vis­to ha­cer­lo a Mi­chel Pla­ti­ni: una vi­sión es­tra­té­gi­ca im­pre­sio­nan­te.

Ca­ra o cruz, águi­la o sol, azar o des­tino. El des­tino es­tá ba­sa­do en nues­tra pro­pia car­ga ge­né­ti­ca. El azar, en los im­pon­de­ra­bles ex­tra vo­lun­ta­rios. En su poe­ma, Bor­ges es­cri­be: “Arro­je­mos de nue­vo la mo­ne­da de hie­rro/ que es tam­bién un es­pe­jo má­gi­co. Su re­ver­so/ es na­die y na­da y som­bra y ce­gue­ra. Eso eres”. Su re­ver­so es el des­tino: la som­bra y la ce­gue­ra de lo inevi­ta­ble. Por for­tu­na Tos­tao no per­dió la vis­ta y aho­ra co­men­ta los par­ti­dos de fut­bol en la te­le bra­si­le­ña. Co­mo di­ji­mos an­tes, la amar­gu­ra in­va­dió la vi­da de Tos­tao tras su re­ti­ro, pe­ro po­co a po­co la cal­ma y la re­sig­na­ción le abie­ron las puer­tas de la li­ber­tad y aho­ra, re­con­ci­lia­do con su des­tino y re­ñi­do con el azar has­ta el úl­ti­mo de sus días, Tos­tao ob­ser­va la se­rie Cap­tain Tsu­ba­sa don­de Ro­ber­to Hon­go se con­vier­te en en­tre­na­dor y ha­ce cam­peón na­cio­nal al Nan­kat­su ja­po­nés. Ro­ber­to Hon­go, ins­pi­ra­do en la vi­da del ju­ga­dor bra­si­le­ño, ha­bía su­fri­do asi­mis­mo des­pren­di­mien­to de re­ti­na. En su apo­geo co­mo estrella, Tos­tao des­tro­nó co­mo me­jor ex­tre­mo del mun­do al ga­lle­go Aman­cio Ama­ro, due­ño de un pro­di­gio­so re­ga­te y de un pi­que en­dia­bla­do.

Al ha­cer un mo­vi­mien­to re­tros­pec­ti­vo, Tos­tao eva­lúa con gra­ti­tud su pa­sa­do: lle­gó a ju­gar el mun­dial de su con­sa­gra­ción mi­la­gro­sa­men­te e in­crus­tó oro en la mo­ne­da de hie­rro de su des­tino. En su nom­bre lle­va­ba la cifra de su vi­da: ca­ra o cruz, águi­la o sol, azar o des­tino. Quie­ro ce­rrar es­te tex­to ho­me­na­je a uno de los ju­ga­do­res bra­si­le­ños más re­le­van­tes de la his­to­ria con las pa­la­bras del Bor­ges: “Arro­je­mos de nue­vo la mo­ne­da de hie­rro”. Des­ti­nos si­mé­tri­cos y opues­tos los de Tos­tao y Bor­ges: uno con­ser­vó la vis­ta tras el pe­lo­ta­zo pe­ro se trun­có su vo­ca­ción ama­da mien­tras que, en la otra ori­lla, el au­tor de El jar­dín de sen­de­ros que se bi­fur­can per­dió la vis­ta pe­ro pu­do se­guir es­cri­bien­do has­ta sus úl­ti­mos días: “Aquí es­tá la mo­ne­da de hie­rro. In­te­rro­gue­mos/ las dos con­tra­rias ca­ras que se­rán la res­pues­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.