Un mal ejem­plo de nu­tri­ción

Es uno de los ros­tros más en­tra­ña­bles de la Na­vi­dad, pe­ro es­te em­ble­má­ti­co per­so­na­je tie­ne mu­cho que apren­der en lo que a há­bi­tos sa­lu­da­bles se re­fie­re

Domingo 360 - - Xmas -

Sa­ber có­mo es ca­paz San­ta Claus de vi­si­tar los ho­ga­res de mi­les de ni­ños en una so­la no­che es un gran mis­te­rio, so­bre to­do si te­ne­mos en cuen­ta su es­ta­do fí­si­co, que mues­tra cla­ra­men­te que pa­de­ce un pro­ble­ma de sa­lud muy ha­bi­tual en nues­tra so­cie­dad: el so­bre­pe­so. De he­cho, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud des­ta­ca que el so­bre­pe­so y la obe­si­dad se co­bran más vi­das que la in­su­fi­cien­cia pon­de­ral (es­tar por de­ba­jo del pe­so que se con­si­de­ra sa­lu­da­ble). Es­ta en­ti­dad sub­ra­ya que la cau­sa fun­da­men­tal del so­bre­pe­so y la obe­si­dad es un desequilibrio en­tre las ca­lo­rías que se con­su­men y las que se gas­tan. Así, ex­pli­ca que en el mun­do se ha pro­du­ci­do un au­men­to en la in­ges­ta de ali­men­tos hi­per­ca­ló­ri­cos y un des­cen­so de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

El pe­li­gro de la obe­si­dad ab­do­mi­nal

De es­te mo­do, el con­su­mo ex­ce­si­vo de ali­men­tos ri­cos en gra­sa, en sal y en azú­ca­res, jun­to a un mo­do de vi­da se­den­ta­ria, ha pro­vo­ca­do que mu­chas per­so­nas pa­dez­can so­bre­pe­so, que se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma muy gra­ve, tan­to en la edad in­fan­til co­mo en los adul­tos.

“El ex­ce­so de pe­so es per­ju­di­cial pa­ra cual­quie­ra y, por tan­to, tam­bién pa­ra las per­so­nas de ma­yor edad. Uno de los mo­ti­vos es que, a par­tir de los 60 años, una gran pro­por­ción de la po­bla­ción tie­ne pro­ble­mas de ar­tro­sis. El ex­ce­so de ki­los va a agra­var esos pro­ble­mas”, de­ta­lla Juan Ma­drid Co­ne­sa, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en endocrinología y nu­tri­ción del Hos­pi­tal Vir­gen de la Arri­xa­ca de Mur­cia (es­te de Es­pa­ña) y au­tor del blog que lle­va su nom­bre.

Ade­más, el fa­cul­ta­ti­vo se­ña­la que con esa edad al­gu­nas per­so­nas pre­sen­tan dia­be­tes, in­to­le­ran­cia a los hi­dra­tos de car­bono o bien tie­nen la glu­co­sa (me­di­da en ayu­nas) un po­co al­te­ra­da. “El au­men­to de pe­so pue­de pro­vo­car que la dia­be­tes em­peo­re y, pa­ra quie­nes no sean dia­bé­ti­cos, que apa­rez­ca esa en­fer­me­dad”, ad­vier­te.

Otro de los in­con­ve­nien­tes que trae con­si­go el he­cho de ga­nar pe­so es un po­si­ble in­cre­men­to de los ni­ve­les de co­les­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos.

Así, el doc­tor Ma­drid re­cal­ca: “los ki­los de más pro­pi­cian los tras­tor­nos de los lí­pi­dos, el de­sa­rro­llo de dia­be­tes y de hi­per­ten­sión. To­dos ellos son fac­to­res que fa­vo­re­cen la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res”.

De igual ma­ne­ra, los es­pe­cia­lis­tas de la Fundación Es­pa­ño­la del Co­ra­zón ase­gu­ran que man­te­ner el pe­so den­tro de unos lí­mi­tes ra­zo­na­bles “es muy im­por­tan­te pa­ra el nor­mal fun­cio­na­mien­to del co­ra­zón, los va­sos san­guí­neos, el me­ta­bo­lis­mo, los hue­sos y otros ór­ga­nos del cuer­po”.

Es más, pre­ci­san que la obe­si­dad ab­do­mi­nal es es­pe­cial­men­te per­ju­di­cial en lo que al me­ta­bo­lis­mo res­pec­ta, “pues in­cre­men­ta el ries­go de dia­be­tes y go­ta. Ade­más, quie­nes la pa­de­cen, tie­nen al­tas po­si­bi­li­da­des de acu­mu­lar gra­sa tam­bién en los ór­ga­nos vi­ta­les, lo que fa­vo­re­ce la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res”, aña­den.

Por ello, an­tes de al­ber­gar una ba­rri­ga co­mo la del mis­mí­si­mo Pa­pá Noel, es ne­ce­sa­rio to­mar me­di­das y pro­cu­rar des­ha­cer­nos del pe­so ex­tra que he­mos ga­na­do.

En es­te sen­ti­do, el doc­tor Ma­drid ex­pli­ca: “ca­si na­die en­gor­da de gol­pe. Al con­tra­rio, la ma­yo­ría de la gen­te va au­men­tan­do de pe­so po­co a po­co con el pa­so de los años, pre­ci­sa­men­te por­que, des­pués de Na­vi­dad se que­dan con uno o dos ki­los, tras el ve­rano con otros dos, etc. Así, al ca­bo de cua­tro años pue­den ha­ber ga­na­do 10 o 15 ki­los de pe­so”.

Ejer­ci­cio du­ran­te los días li­bres

Las co­mi­das de tra­ba­jo, las ce­nas con ami­gos y los ban­que­tes fa­mi­lia­res, tan ha­bi­tua­les en es­tas fe­chas, son oca­sio­nes en las que se co­me al­go más de lo ha­bi­tual. Por ello, uno de los con­se­jos del doc­tor Ma­drid es que, pre­vien­do es­tas oca­sio­nes, cuan­do co­ma­mos en ca­sa lo ha­ga­mos de ma­ne­ra fru­gal.

“Otro as­pec­to im­por­tan­te es apro­ve­char el tiem­po li­bre que nos brin­dan los días de va­ca­cio­nes pa­ra prac­ti­car ejer­ci­cio fí­si­co, pues au­men­tar la ac­ti­vi­dad vie­ne bien pa­ra ga­nar me­nos pe­so y pa­ra en­con­trar­nos me­jor”, apun­ta.

Pe­ro si, pe­se a to­do, el día 7 de enero la bás­cu­la se em­pe­ña en mar­car un nú­me­ro más al­to del que ha­bía a prin­ci­pios de di­ciem­bre, es re­co­men­da­ble apli­car­se du­ran­te el pri­mer mes del año pa­ra que la agu­ja vuel­va a la po­si­ción ini­cial.

Pa­ra ello, no es ne­ce­sa­rio so­me­ter­se a una die­ta es­tric­ta, bas­ta con co­mer bien y ha­cer un po­co de ejer­ci­cio. Es­ta es siem­pre la cla­ve del éxi­to cuan­do se tra­ta de per­der pe­so. Y tam­bién fun­cio­na pa­ra quie­nes, tras años acu­mu­lan­do ki­los, un buen día ven apa­re­cer a San­ta Claus cuan­do se mi­ran en el es­pe­jo.

No obs­tan­te, el doc­tor Ma­drid acla­ra que, “si he­mos ga­na­do ese pe­so a lo largo de años, no po­de­mos qui­tár­nos­lo en un mes”.

Lo­grar­lo pa­sa por ali­men­tar­se de ma­ne­ra sa­lu­da­ble. “En la co­mi­da de me­dio día hay que co­mer de pri­me­ro un pla­to de ver­du­ras o una bue­na en­sa­la­da, que nos lle­ne el es­tó­ma­go con po­cas ca­lo­rías y nos apor­te mu­chas vi­ta­mi­nas y an­ti­oxi­dan­tes. A con­ti­nua­ción, to­ma­mos un pla­to nor­mal o más bien pe­que­ño de co­mi­da”, re­co­mien­da.

Ade­más de la die­ta sa­lu­da­ble, el en­do­crino sub­ra­ya la im­por­tan­cia del ejer­ci­cio fí­si­co e in­di­ca que, al me­nos, hay que ca­mi­nar una ho­ra ca­da día.

En Na­vi­dad, no hay que olvidar es­tos há­bi­tos sa­lu­da­bles. “No se tra­ta de no ce­le­brar las fies­tas. Pe­ro los días en que no ha­ya una co­mi­da o ce­na de ce­le­bra­ción hay que cui­dar­se un po­co más de lo ha­bi­tual y ha­cer ejer­ci­cio”, re­ma­cha el es­pe­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.