SO­BRE­VI­VE A ES­TAS FE­CHAS

Una ex­per­ta nos com­par­te al­gu­nos tips pa­ra que es­tas fies­tas sean más lle­va­de­ras y con me­nos es­trés

Domingo 360 - - Xmas -

Aun­que no lo pa­rez­ca, el es­trés que se vi­ve en es­ta épo­ca del año es enor­me. To­do pa­re­ce idí­li­co y co­lor de ro­sa, pe­ro la reali­dad es muy dis­tin­ta: al­guien tie­ne que or­ga­ni­zar y pre­pa­rar la ce­na fa­mi­liar, al­guien tie­ne que com­prar los re­ga­los, al­guien tie­ne que es­tar ra­dian­te des­pués de un día de trá­fi­co na­vi­de­ño y tu­mul­tos en las tien­das. Y ese al­guien sue­les ser tú.

¿Có­mo en­fren­tar es­te pe­rio­do tan fes­ti­vo de for­ma sa­na y po­der dis­fru­tar­lo con tran­qui­li­dad? A jui­cio de la psi­có­lo­ga Eli­za­beth Hor­ta, el se­cre­to pa­ra no pa­de­cer es­trés ne­ga­ti­vo en es­tas fe­chas es cam­biar la for­ma de en­fren­tar­las. “Es im­por­tan­te in­ten­tar cam­biar la ru­ti­na, oja­lá no sa­lir del tra­ba­jo e ir­se de in­me­dia­to a la ca­sa sino dar­se un tiem­po, ca­mi­nar, prio­ri­zar las co­sas del día y, en la me­di­da de lo po­si­ble, ha­cer 15 mi­nu­tos de ejer­ci­cio en la ma­ña­na”, re­co­mien­da.

Cui­da­do con el es­trés ne­ga­ti­vo

La es­pe­cia­lis­ta nos re­cuer­da que el es­trés ne­ga­ti­vo es una reac­ción del or­ga­nis­mo a si­tua­cio­nes ex­tre­mas, que se ma­ni­fies­ta con can­san­cio, ago­ta­mien­to, irri­ta­bi­li­dad y ba­ja to­le­ran­cia, y tam­bién en sin­to­ma­to­lo­gía del or­ga­nis­mo co­mo ce­fa­leas, aler­gias, do­lor de es­tó­ma­go y otras mo­les­tias.

Ex­pli­ca que el es­trés pue­de pre­dis­po­ner a las per­so­nas a su­frir ac­ci­den­tes, lo que es más de­li­ca­do en al­gu­nos sec­to­res la­bo­ra­les, co­mo el trans­por­te, la in­dus­tria o la cons­truc­ción. “El es­trés ex­ce­si­vo ac­túa anu­lan­do nues­tra ca­pa­ci­dad de po­ner aten­ción, nos vuel­ve in­ca­pa­ces de dis­tin­guir los fac­to­res ex­ter­nos re­le­van­tes y nos im­pi­de con­cen­trar­nos bien”,

pre­ci­sa.

Con­se­jos sen­ci­llos y úti­les pa­ra dis­fru­tar del fin de año

Prio­ri­zar. Dis­tin­gue lo ur­gen­te de aque­llo que no lo es, lo que es­tá en tus ma­nos re­sol­ver y lo que de­fi­ni­ti­va­men­te es­ca­pa de tu con­trol. Siem­pre hay res­pon­sa­bi­li­da­des más ur­gen­tes que otras y pre­ci­sa­men­te esas son las que so­le­mos de­jar pa­ra el fi­nal, lo que ter­mi­na por des­en­ca­de­nar ma­yo­res pre­sio­nes.

Or­de­nar y or­de­nar­se. Una bue­na su­ge­ren­cia es ela­bo­rar una lis­ta de per­so­nas y re­ga­los, pa­ra ha­cer las com­pras en for­ma or­de­na­da y no olvidar a quién ya le com­pras­te un ob­se­quio. A ve­ces, un mis­mo re­ga­lo pue­de re­pe­tir­se pa­ra dos o más per­so­nas que no se co­noz­can en­tre sí. Guar­da la lis­ta pa­ra el pró­xi­mo año; evi­ta­rás re­pe­tir­te y es­tre­sar­te.

De­ci­dir. To­ma con tiem­po la de­ci­sión de dón­de pa­sa­rás las fies­tas de fin de año, re­ser­van­do opor­tu­na­men­te si op­tas por un lu­gar pú­bli­co. No te sien­tas obli­ga­da a dar ex­pli­ca­cio­nes a los pa­rien­tes que no vi­si­ta­rás es­ta vez y re­cuer­da que tra­tar de es­tar en dos par­tes al mis­mo tiem­po oca­sio­na mu­chos de los ac­ci­den­tes de trán­si­to que opa­can es­tas fies­tas.

Pro­gra­mar. No es­pe­res al 24 y al 31 de di­ciem­bre en la tar­de pa­ra pen­sar qué van a ce­nar en ca­sa. Pro­gra­ma el me­nú con an­ti­ci­pa­ción, ve al su­per­mer­ca­do an­tes de que los tu­mul­tos sean in­so­por­ta­bles y con­ge­la lo que sea ne­ce­sa­rio.

Com­par­tir ta­reas. El sen­ti­do de familia tam­bién se lo­gra com­par­tien­do los gas­tos de la ce­na, la pre­pa­ra­ción de la co­mi­da y el la­va­do de pla­tos. Los hi­jos ma­yo­res, que es­tán de va­ca­cio­nes, u otras per­so­nas que dis­pon­gan de tiem­po, pue­den ha­cer­se car­go de las com­pras pa­ra no au­men­tar el es­trés de la due­ña de ca­sa, so­bre to­do si tra­ba­ja fue­ra del ho­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.