Apren­der de los vie­jos

A pe­sar del des­gas­te y el aban­dono, o qui­zá a cau­sa de ellos, sin que­rer los vie­ji­tos nos en­se­ña­ron va­rias lec­cio­nes

Domingo 360 - - Opinión -

Al en­trar al asi­lo ca­da ma­ña­na de miér­co­les, re­co­no­cía el olor pe­cu­liar y úni­co que, des­de en­ton­ces, guar­do en mi me­mo­ria. Mi que­ri­da sue­gra Leo­nor era en­ton­ces la pre­si­den­ta de las Vo­lun­ta­rias Vi­cen­ti­nas; gra­cias a lo cual po­día, jun­to con unas ami­gas, con­vi­vir unas ho­ras a la semana con los vie­ji­tos y apren­der mu­cho de ellos. Lo úni­co que se nos pe­día era pla­ti­car­les, es­cu­char­los y apa­pa­char­los, lo que a sim­ple vis­ta so­na­ba muy lin­do y con­mo­ve­dor.

Pa­re­cía ta­rea fá­cil; sin em­bar­go, en la ecua­ción pa­sa­mos por al­to que pa­ra jó­ve­nes de en­tre 25 y 30 años de edad -los que con­tá­ba­mos en esa épo­ca-, li­diar con la ve­jez re­que­ría un va­lor que, en lo per­so­nal, es­ta­ba muy le­jos de te­ner.

Nos mo­ti­va­ba sa­ber que en su ma­yo­ría se tra­ta­ba de per­so­nas muy so­las y aban­do­na­das por su fa­mi­lia; era muy ra­ro ver que al­guien las vi­si­ta­ra. Eso ha­cía que al ver­nos en­trar con ai­re fres­co y de ju­ven­tud se en­tu­sias­ma­ran como ni­ños con nues­tra pre­sen­cia. Es­cu­chá­ba­mos de ca­da una siem­pre las mis­mas his­to­rias, los mis­mos acha­ques con­ta­dos como no­ve­dad.

Apren­di­mos mu­cho de ellos; sin em­bar­go, al­go más que se me que­dó gra­ba­do, pues me im­pac­tó in­ten­sa­men­te, fue el de­te­rio­ro: de­men­cia se­nil, ar­tri­tis, mal de Par­kin­son, an­qui­lo­sa­mien­to del cuer­po y la de­pen­den­cia que pro­vo­ca, arterioesclerosis, sor­de­ra, dia­be­tes y de­más.

Qué fuer­te, qué du­ro, qué real. Esa tem­po­ra­da de vo­lun­ta­ria­do mar­có mi vi­da y sir­vió pa­ra de­jar­me muy cla­ra una co­sa: yo no que­ría lle­gar así a la ve­jez, ha­ría to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra es­tar lo más sa­na po­si­ble.

A pe­sar del des­gas­te y el aban­dono, o qui­zá a cau­sa de ellos, sin que­rer los vie­ji­tos nos en­se­ña­ron va­rias lec­cio­nes:

Co­no­cer un po­co de sus vi­das nos ha­cía ver­los como so­bre­vi­vien­tes. Por en­ci­ma de to­das las co­sas y de las muer­tes de sus se­res que­ri­dos, del ol­vi­do de sus fa­mi­lias, ahí es­ta­ban. No obs­tan­te sus pa­de­ci­mien­tos te­nían la for­ta­le­za de se­guir ade­lan­te.

Se adap­ta­ban a lo que la vi­da les pre­sen­ta­ba y acep­ta­ban con re­sig­na­ción su nue­va con­di­ción y a sus nue­vos ami­gos, con to­do y las di­fe­ren­cias o ma­ñas par­ti­cu­la­res. “Así es la ma­ne­ra de ser de.”, nos de­cían con la sa­bi­du­ría de quien co­no­ce lo variopintos que so­mos los se­res hu­ma­nos.

Si al­go ha­bía que apren­der de ellos, era la au­ten­ti­ci­dad y la li­ber­tad con la que de­cían las co­sas. Ex­pre­sa­ban su opi­nión y su sen­tir so­bre las per­so­nas o si­tua­cio­nes tal cual, sin im­por­tar lo que otros pen­sa­ban. ¡Qué de­li­cia!

La gen­te ma­yor tie­ne mu­cha más pa­cien­cia que los jó­ve­nes; es ex­per­ta en es­pe­rar, en es­cu­char; ha es­pe­ra­do to­da su vi­da. Su vi­da se sos­te­nía ma­te­rial­men­te por las his­to­rias, vi­vían de sus re­cuer­dos de in­fan­cia, del amor de su vi­da, de sus ami­gos y tra­ve­su­ras, en fin. Vi­vían gra­cias a esos re­cuer­dos que los sa­ca­ban por un mo­men­to de su do­lor. Y como de­cía mi pa­dre: “Hay que crear mo­men­tos bue­nos, por­que los malos lle­gan so­los”.

Agra­de­cían to­do: es­tar vi­vos, co­mer, que fué­ra­mos a ver­los aunque fue­ra un ra­ti­to a la semana, te­ner un te­cho y una ca­ma don­de dor­mir, los ami­gos. ex­pre­sa­ban gra­ti­tud ha­cia la vi­da.

La ex­pe­rien­cia me en­se­ñó a apre­ciar y a agra­de­cer lo co­ti­diano, como la in­de­pen­den­cia de mo­ver­me, co­mer o, in­clu­so, ba­ñar­me. Agra­de­cí te­ner una fa­mi­lia a la que le im­por­to y que me im­por­ta. Agra­de­cí te­ner el pri­vi­le­gio de ser quien es­ta­ba sen­ta­da en la otra si­lla, con todos los años por de­lan­te y con la con­cien­cia de ha­cer lo que es­tu­vie­ra en mis ma­nos pa­ra lle­gar a la ve­jez lo más sa­na po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.