Pla­cer pa­ra la len­gua y el oí­do

Hoy los co­ci­ne­ros son dio­ses, los me­ren­de­ros son res­tau­ran­tes-gour­mets y una go­ta de vi­na­gre mi­li­mé­tri­ca­men­te pues­ta se­pa­ra a un chef del mon­tón

Domingo 360 - - Opinión -

At­mós­fe­ras mu­si­ca­les que re­ca­lan en el pa­la­dar. Leí un vie­jo li­bro del cual ya po­cos guar­dan sus le­tras en la me­mo­ria. Era me­nos­pre­cia­do en su mo­men­to, era lo que se co­no­ce como un “Best Se­ller”, el más ven­di­do, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te el me­jor. Pa­ra mí lo fue en su mo­men­to y tie­ne buen tiem­po cum­plién­do­se su ti­ra­da de nai­pes. El li­bro fue “La ter­ce­ra ola” de Al­vin Tof­fler. Si mi pre­ca­ria me­mo­ria no fa­lla, la te­sis que el es­cri­tor vi­sio­na­rio grin­go es­gri­mía era que, el mundo se ri­ge por pe­rio­dos de tiem­po, olas gi­gan­tes­cas que to­do lo de­vo­ran. Olea­das. Así te­ne­mos en la “an­ti­güe­dad” la ola in­dus­trial, lue­go lle­ga­ría la ola cibernética pa­ra an­clar a fi­na­les del si­glo XX y um­bra­les del XXI (desem­bo­car) en la ola de ser­vi­cios, la ola de tu­ris­mo de al­to ca­la­do y eso que aho­ra es­tá tan de mo­da lla­ma­do “ca­li­dad de vi­da.” Tof­fler te­nía razón.

Los due­ños del uni­ver­so, los due­ños del mundo, los gran­des con­su­mi­do­res de cual­quier país, rea­li­zan pe­re­gri­na­jes don­de lo de me­nos es el di­ne­ro, se pue­den gas­tar enor­mes su­mas de efec­ti­vo siem­pre y cuan­do di­cha ex­pe­rien­cia sea úni­ca e irre­pe­ti­ble pa­ra ellos, los de se­me­jan­te po­der ad­qui­si­ti­vo. Se pa­ga lo que sea por un buen ser­vi­cio. Se pa­gan fa­jos de bi­lle­tes por lo ex­clu­si­vo, se pa­ga cual­quier pre­cio por una at­mós­fe­ra mu­si­cal que re­ca­la en el pa­la­dar. Mú­si­ca y gas­tro­no­mía. Mú­si­ca pa­ra la ta­bla. Mú­si­ca pa­ra la me­sa. Al­vin Tof­fler en­ton­ces, en los años ochen­ta-no­ven­ta del si­glo pa­sa­do en que leí el li­bro, te­nía razón.

Hoy los co­ci­ne­ros son dio­ses, los me­ren­de­ros son res­tau­ran­tes-gour­mets y una go­ta de vi­na­gre mi­li­mé­tri­ca­men­te pues­ta, se­pa­ra a un chef del mon­tón, a ob­te­ner una es­tre­lla Mi­che­lín. Lo an­te­rior ha evo­lu­cio­na­do a tal gra­do, que hay un a com­bi­na­ción la cual es­tá cau­san­do sen­sa­ción en to­do el mundo: la ex­pe­rien­cia sen­so­rial de dis­fru­tar una bue­na co­mi­da en ma­ri­da­je per­fec­to con la ex­pe­rien­cia so­no­ra. No po­cas ve­ces tam­bién en­tra la ex­pe­rien­cia vi­sual, el dis­fru­te es­té­ti­co por los ojos. La mú­si­ca tie­ne un po­der evo­ca­dor y re­mue­ve emo­cio­nes. Evo­ca lo mis­mo re­cuer­dos que imá­ge­nes. Si lo com­bi­na­mos con la gas­tro­no­mía, un buen vino y un me­jor ape­ri­ti­vo, el re­sul­ta­do pue­de ser de éx­ta­sis. A es­to es­tán apos­tan­do va­rios ho­te­les y res­tau­ran­tes de los prin­ci­pa­les del mundo.

Ya hay una pe­lí­cu­la- do­cu­men­tal al res­pec­to. Se lla­ma “El Som­ni” (El sue­ño). El tí­tu­lo es una ecua­ción ma­te­má­ti­ca: “(CCR+A). X= El Som­ni.” De 2013. Aquí se mues­tra (do­cu­men­ta) una ce­na de 12 tiem­pos di­ri­gi­da por los her­ma­nos Ro­ca, los due­ños y mul­ti-pre­mia­dos di­rec­to­res del res­tau­ran­te “El Ce­ller de Can Ro­ca” (CCR), uno de los me­jo­res del mundo. Por cier­to, Juan Ra­món Cár­de­nas ya ha co­ci­na­do jun­to a ellos en dos oca­sio­nes. Se es­ta­ble­ció como una “ópe­ra”, un ban­que­te en 12 ac­tos don­de la mú­si­ca for­mó par­te fun­da­men­tal; no com­ple­men­to, sino ma­ri­da­je agra­cia­do pa­ra un ac­to gas­tro­nó­mi­co el cual tra­tó de que se con­vir­tie­se en ar­te. Pa­ra el desa­rro­llo de la “ópe­ra gas­tro­nó­mi­ca” se con­vo­có a 12 in­vi­ta­dos pri­vi­le­gia­dos de di­ver­sas vo­ca­cio­nes, en­tre ellos a un an­tro­pó­lo­go, a un es­pe­cia­lis­ta mun­dial en cien­cia del tac­to, un di­rec­tor mu­si­cal de tea­tro, una fí­si­ca ex­per­ta en Cos­mo­lo­gía, y cla­ro, como no, a un co­ci­ne­ro de otra ga­la­xia, a Fe­rrán Adrià (A). Ya tie­ne us­ted las claves de la pe­lí­cu­la- do­cu­men­tal.

Ca­da pla­ti­llo en ca­da ac­to fue de­gus­ta­do ba­jo el co­bi­jo de una com­po­si­ción mu­si­cal ba­jo la ba­tu­ta de Car­los Fes­ser, Sil­via Pé­rez Cruz, Wol­fang Mit­te­rer, Ele­na Katz y otros. Los pla­ti­llos tam­bién se de­gus­tan por el oí­do. En Can­cún, Los Ca­bos y Nue­vo Va­llar­ta, que yo se­pa, hay ya res­tau­ran­tes con es­te ti­po de apues­ta y ma­ri­da­je en­tre gas­tro­no­mía y mú­si­ca. Uno es el Ho­tel Li­ve Aqua Can­cún. Otro es el Hard Rock Ho­tel Va­llar­ta. Don­de se mez­clan so­ni­dos de Si­na­tra, Dean Mar­tin y la Big Band, pa­ra su res­tau­ran­te “Ciao.” Hay una in­ves­ti­ga­ción don­de se abor­da la in­fluen­cia de la mú­si­ca en la trans­for­ma­ción de un buen vino y la crian­za de sus vi­des: “La in­fluen­cia de la mú­si­ca en la per­cep­ción gus­ta­ti­va del vino” de la He­rot Watt Uni­ver­sity. Un vino ita­liano, “Il Flau­to Magico”, aña­da 2008, se arru­lló con me­lo­días de Mo­zart to­do el día. Só­lo hu­bo pro­duc­ción pa­ra 1500 bo­te­llas y 100 Mág­num, son de la bo­de­ga “Pa­ra­di­so di Fras­si­na” de la Tos­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.