La pa­re­ja como com­ple­men­to y nun­ca como ri­val

Lo más im­por­tan­te es la pa­re­ja ya que gra­cias a ella se con­ci­bie­ron a los hi­jos

Domingo 360 - - Opinión -

Hoy es Día del Amor y la Amistad y aunque mu­chos opi­nan que es un día de pu­ra mer­ca­do­tec­nía a mi me emo­cio­na lle­gar al día de­di­ca­do al amor, por­que sin amor de­fi­ni­ti­va­men­te no ha­brían co­sas bue­nas en el mundo. Hoy en día vi­vi­mos en una so­cie­dad don­de el ma­te­ria­lis­mo y con­su­mis­mo nos han ori­lla­do a de­jar a un la­do lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te de la vi­da en ge­ne­ral. Re­co­no­ci­dos fi­ló­so­fos y so­ció­lo­gos coin­ci­den en que la ba­se más im­por­tan­te de la so­cie­dad es la fa­mi­lia. Pues bien, ¿Por qué nos he­mos ol­vi­da­do de tan sen­ci­lla fór­mu­la?

Los tiem­pos cam­bian, la vi­da pa­sa y al­go que de­be­ría pre­va­le­cer siem­pre son los va­lo­res, la­men­ta­ble­men­te tam­bién han cam­bia­do con el tiem­po. Las ma­dres an­te­rior­men­te les de­cían a sus hi­jas que con­si­guie­ran un buen es­po­so y las en­se­ña­ban a ha­cer los queha­ce­res de la ca­sa mien­tras que al hi­jo se le re­cal­ca­ba la im­por­tan­cia del tra­ba­jo ya que se­ría el proove­dor del ho­gar; al arrai­gar­se tan­to es­te es­te­reo­ti­po como to­do lo que se so­bre­pa­sa es­ta­lla y es aquí don­de con­si­de­ro que el error es­tu­vo en el exceso. El di­ne­ro siem­pre ha ocu­pa­do un rol muy im­por­tan­te en la so­cie­dad a tra­vés del tiem­po fue así que el hom­bre al te­ner­lo se sin­tió po­de­ro­so con­vir­tien­do­se en una de las cau­sa­les del ma­chis­mo, gran error de la an­ti­gua cul­tu­ra.

En es­ta “nue­va épo­ca” la mu­jer to­ma un pa­pel muy im­por­tan­te, es in­de­pen­dien­te, no ne­ce­si­ta de na­die pa­ra sa­lir ade­lan­te, ella tra­ba­ja, es au­to­su­fi­cien­te, co­sa que es to­tal­men­te vá­li­da y ad­mi­ra­ble ya que el hom­bre y la mu­jer re­quie­ren de equi­dad sin em­bar­go con­si­de­ro que la mu­jer es­ta co­me­tien­do el mis­mo error que co­me­tió el hom­bre, y al ver­se au­to­su­fi­cien­te y po­de­ro­sa ha­ce a un la­do lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te ca­llen­do en el fe­mi­nis­mo que es igual de ma­lo que el ma­chis­mo.

El hom­bre y la mu­jer na­cie­ron pa­ra com­ple­men­tar­se y no pa­ra com­pe­tir. Ca­da uno po­see cua­li­da­des fí­si­cas y emo­cio­na­les dis­tin­tas pe­ro su­ma­men­te im­por­tan­tes.

Hoy en día so­mos unos con­tra otros, po­cos sa­ben real­men­te lo que quie­ren pe­ro pa­re­cie­ra que la ma­yo­ría com­pi­te por el po­der y por la su­pe­rio­ri­dad, es aquí don­de con­si­de­ro im­por­tan­te re­gre­sar a las ba­ses y ¿cuál es la ba­se de la so­cie­dad? la fa­mi­lia. Re­cor­dan­do que la fa­mi­la em­pie­za por una pa­re­ja.

¿Quá es lo que des­tru­ye a las fa­mi­lias? ¿Por­que tan­tos di­vor­cios? Vi­vi­mos en una ge­ne­ra­ción nue­va don­de no nos gus­ta ba­ta­llar, to­do es fá­cil, to­do es prác­ti­co, to­do es in­ven­ta­do pa­ra que las per­so­nas ocu­pen me­nos tiem­po pa­ra iró­ni­ca­men­te tra­ba­jar y con­su­mir más. ¿Qué ten­dría­mos que edu­car en­ton­ces en las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes? Pro­ba­ble­men­te la vi­da en pa­re­ja, la fi­de­li­dad a ella, el amor, la cons­tan­cia y la per­se­ve­ran­cia. Si des­de pe­que­ños les en­se­ña­ra­mos a nues­tros hi­jos que no­so­tros siem­pre se­re­mos su fa­mi­lia pe­ro que la fa­mi­lia más im­por­tan­te se­rá la que ellos de­ci­dan for­mar alo­me­jor mar­ca­ría­mos una di­fe­ren­cia, si a nues­tras hi­jas les di­jé­ra­mos que pue­den tra­ba­jar, ser au­to­su­fi­cien­tes, in­de­pen­dien­tes pe­ro siem­pre ala­do de la pa­re­ja con quien de­ci­die­ron pa­sar el res­to de su vi­da el con­cep­to de in­de­pen­den­cia ac­tual de la mu­jer pro­ba­ble­men­te se­ría dis­tin­to.

Si al hom­bre le en­se­ña­ra­mos que de­be tra­ba­jar jun­to con la mu­jer sin com­pe­tir pa­ra te­ner una vi­da dig­na y que en un di­vor­cio nun­ca hay al­guién fe­liz a lo me­jor los ha­ría­mos un po­co más con­sien­tes de sus ac­tos. Como pa­dres te­ne­mos que ser más in­te­li­gen­tes que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y des­pren­der­nos de nues­tros hi­jos pa­ra ver­los fe­li­ces, fi­nal­men­te en pa­re­ja vi­ni­mos y en pa­re­ja de­be­mos ter­mi­nar, no de­be­mos ca­sar­nos con los hi­jos si no con la pa­re­ja y la prio­ri­dad de ca­da per­so­na de­be ser siem­pre su pa­re­ja, ve­mos como mu­chas fa­mi­lias se con­su­men con los hi­jos, de­pen­den to­tal­men­te de ellos y cuan­do se van se dan cuen­ta de que es­tu­vie­ron so­la­men­te ca­sa­dos con sus hi­jos y no con quien real­men­te eli­gie­ron ca­sar­se, otros se dan cuen­ta que se ca­sa­ron con su tra­ba­jo y de re­pen­te se dan cuen­ta de que tam­bién es­tán so­los, ca­sa­dos con su tra­ba­jo.

Así de im­por­tan­te es la pa­re­ja yo con­si­de­ro mal uti­li­za­da la fra­se ta es­cu­cha­da “lo más im­por­tan­te que se tie­ne en la vi­da son los hi­jos” pues bien, es­tos no se hu­bie­ran con­ce­bi­do sin la pa­re­ja, en­ton­ces, lo más im­por­tan­te es la pa­re­ja ya que gra­cias a ella se con­ci­bie­ron a los hi­jos. Si así la apre­ciá­ra­mos, si así la va­lo­rá­ra­mos y si así la vi­vié­ra­mos, la fa­mi­lia en­ton­ces se­ría lo que des­de siem­pre su­po­ne ser, el ci­mien­to de la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.