ACA­BA CON LA CAS­PA

Si al­gu­na vez te han he­cho la tí­pi­ca bro­ma de “uy, es­tá ne­van­do en ju­lio”, aquí po­dría es­tar la so­lu­ción a tus pro­ble­mas

Domingo 360 - - Opinión -

La cas­pa es uno de esos mo­les­tos com­pa­ñe­ros que no to­do el mundo co­no­ce. Se­gu­ro que nun­ca te ha­bías pa­ra­do a pen­sar que la cas­pa es al­go tan sen­ci­llo como piel muer­ta que cae de nues­tro cue­ro ca­be­llu­do. Todos la te­ne­mos, pe­ro hay per­so­nas que ge­ne­ran más y es­to pue­de ser con­se­cuen­cia de al­gún ti­po de en­fer­me­dad re­la­cio­na­da con la piel. Si tie­nes un problema gra­ve de cas­pa, lo me­jor es que con­tac­tes con un der­ma­tó­lo­go que te ayu­de a en­con­trar un diag­nós­ti­co y so­lu­cio­nes. Pe­ro si se tra­ta sim­ple­men­te de un pe­que­ño au­men­to de cas­pa, aquí tie­nes unos con­se­jos pa­ra ayu­dar­te a de­cir­le adiós así como al­gu­nas de las me­jo­res me­le­nas de Holly­wood pa­ra que te ins­pi­res a la ho­ra de cui­dar tu ca­be­llo.

Sue­len pa­de­cer­la más los hom­bres, pe­ro no son los úni­cos, mu­chas mu­je­res tam­bién lu­chan con­tra ella. Aunque la cas­pa pue­de ser cau­sa­da por una pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca hay otros fac­to­res que in­flu­yen en la apa­ri­ción de es­te tras­torno, como el rit­mo de vi­da de­ma­sia­do es­tre­san­te, las reac­cio­nes alér­gi­cas a los pro­duc­tos quí­mi­cos muy agre­si­vos o la fal­ta de zinc.

1. No la­var­lo de­ma­sia­do

La­var con mu­cha fre­cuen­cia el pelo pue­de fa­vo­re­cer la apa­ri­ción de la cas­pa, si ade­más al la­vár­te­lo, sue­les fro­tar in­ten­sa­men­te tu cue­ro ca­be­llu­do, es­tás fo­men­tan­do do­ble­men­te la crea­ción.

2. Vi­na­gre

Pue­des usar cual­quier ti­po de vi­na­gre: blan­co, de man­za­na... Su uso es muy sen­ci­llo, só­lo tie­nes que mez­clar­lo con agua ti­bia y apli­car­lo so­bre tu cue­ro ca­be­llu­do ma­sa­jeán­do­lo sua­ve­men­te. Pue­des ha­cer­lo an­tes de la­var la me­le­na o con tu ca­be­llo lim­pio, a tra­vés de una toa­lli­ta.

3. Or­ti­gas

Ela­bo­ra una in­fu­sión con or­ti­gas se­cas en un cuar­to de li­tro de agua, du­ran­te 15 mi­nu­tos. Fíl­tra la in­fu­sión y de­ja que en­fríe. Aplí­ca­lo so­bre tu ca­be­za en pe­que­ñas do­sis y siem­pre me­dian­te un ma­sa­je. Es uno de los me­jo­res re­me­dios pa­ra aca­bar con la cas­pa.

4. Acei­te de ár­bol del té

Se­gu­ro que no te ex­tra­ña que en­tre una de las mu­chas pro­pie­da­des del acei­te del ár­bol de té, se en­cuen­tre el re­me­dio an­ti cas­pa. Mu­chos de los sham­poos que es­tán in­di­ca­dos pa­ra ter­mi­nar con es­te mo­les­to com­pa­ñe­ro lle­van en­tre sus in­gre­dien­tes el acei­te del té. Y si quie­res crear tu pro­pio sham­poo es­pe­cial an­ti cas­pa es tan sen­ci­llo como aña­dir unas go­ti­tas de acei­te de ár­bol del té a tu sham­poo ha­bi­tual y ¡lis­to!

5. Ar­ci­lla ver­de

La pue­des en­con­trar en la far­ma­cia, y es­tá más in­di­ca­da a las per­so­nas cu­ya cas­pa es gra­sa. Es­to quie­re de­cir que ade­más de cas­pa, su cue­ro ca­be­llu­do ge­ne­ra se­bo. Mez­cla ar­ci­lla ver­de y agua a par­tes igua­les, y aplí­ca la mez­cla sua­ve­men­te so­bre tu ca­be­za. Dé­ja­lo re­po­sar allí du­ran­te me­dia ho­ra, y de­pués acla­ra y la­va tu ca­be­llo de for­ma nor­mal.

6. Henna neu­tra

Tra­di­cio­nal­men­te usa­da pa­ra te­ñir el ca­be­llo, la henna tam­bién tie­ne pro­pie­da­des pa­ra aca­bar con la cas­pa. Mez­cla el pol­vo de henna con agua ca­lien­te has­ta ob­te­ner una mez­cla cre­mo­sa. Aplí­ca­la el ca­be­llo hú­me­do o se­co dé­ja­la re­po­sar du­ran­te una ho­ra. Des­pués, la­va tu pelo como siem­pre.

7. Be­ta­bel

El be­ta­bel tam­bién es uno de esos pro­duc­tos que te pue­de sal­var de más de un apu­ro. Tan fá­cil como her­vir sus raí­ces, de­jar en­friar, fil­trar y apli­car. Tam­bién pue­des mez­clar vi­na­gre y ju­go de be­ta­bel, el re­sul­ta­do se­rá igual de efec­ti­vo.

8. Apio

El apio, ade­más de ayu­dar­te a no pi­car en­tre ho­ras, pue­de ha­cer que le di­gas por fin adiós a la cas­pa. Hier­ve dos o tres ta­llos de apio con ho­jas in­clui­das en un li­tro de agua. De­ja que hier­va to­do jun­to du­ran­te 5 mi­nu­tos, re­tí­ra­lo del fue­go y dé­ja­lo en­friar. Aplí­ca­lo so­bre tu cue­ro ca­be­llu­do an­tes de la­var­te el pelo.

Como ves, la na­tu­ra­le­za tie­ne la so­lu­ción a mu­chos pro­ble­mas. Aquí tie­nes só­lo al­guno de los re­me­dios pa­ra com­ba­tir la cas­pa; si tu problema es más gra­ve, como de­cía­mos, no du­des en con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta pe­ro si es me­nor, siem­pre pue­des pro­bar nue­vas re­ce­tas an­ti cas­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.