Fa­na­tis­mo

Por­que ni du­da ca­be que ca­da uno de no­so­tros ha si­do do­ta­do con un li­bre al­be­drío pa­ra ha­cer lo que le ven­ga en ga­na con su vi­da

Domingo 360 - - Opinión -

Ob­ser­vó cuan­do el chofer se san­ti­guó y be­só la cruz que col­ga­ba de su cue­llo al tiem­po que el vehícu­lo se po­nía en mo­vi­mien­to. Aunque se sen­tía al­go in­ge­nuo y ma­ni­pu­la­do, iba fe­liz; aún con los in­con­ve­nien­tes del via­je, dis­fru­ta­ba ese ti­po de sa­li­das en dón­de todos com­par­tían una mis­ma doc­tri­na y siem­pre, pe­ro siem­pre, esos gru­pos ter­mi­na­ban por or­ga­ni­zar una es­pe­cie de fra­ter­ni­dad du­ran­te el re­gre­so a ca­sa. No le im­por­tó via­jar en un au­to­bús lleno has­ta el tope a tra­vés de la no­che in­ver­nal se­gui­da de lo que se­ría un ago­bia­do día de­men­cial; la po­si­bi­li­dad de es­tre­char su mano, to­mar­se una fo­to, o sim­ple­men­te es­tar en su pre­sen­cia, bien lo va­lía. La vie­ja pro­me­sa de una me­jor vi­da fu­tu­ra, ha­cía que ve­ne­rar re­li­gio­sa­men­te aque­llos sím­bo­los y per­so­na­jes no pa­re­cie­ra al­go tan ar­cai­co, tan in­doc­to, tan li­son­je­ro.

A cien­tos de ki­ló­me­tros de ahí, una jo­ven y aco­mo­da­da es­tu­dian­te de pre­pa­ra­to­ria, par­ti­ría lue­go con sus ami­gas en un avión pri­va­do a lo que, en su inex­per­ta e inocen­te lo­za­nía, pen­sa­ba, se­ría un fin de semana me­mo­ra­ble de su vi­da co­ro­na­do con un lu­nes de sen­tir una lla­ma, de sen­tir­se en­cen­di­da. Aún sin co­mul­gar to­tal­men­te por ser co­sa de otra épo­ca, la vo­rá­gi­ne de mul­ti­tu­des ha­cía que qui­sie­ra es­tar ahí, aunque un mes más tar­de pu­die­se ol­vi­dar to­do por un con­cier­to de Cold Play. La ju­ven­tud es si­nó­ni­mo de pa­sión, y es­ta mu­jer que ha­ce tan po­co ha­bía de­ja­do de ser ni­ña, irra­dia­ba por ca­da po­ro de su piel una an­sie­dad por que lle­ga­ra la tar­de del lu­nes pa­ra es­tar ahí, en pri­me­rí­si­ma fi­la. Ha­bía que es­tar ahí me­ro ade­lan­te, tan cer­ca que in­clu­so fue­ra po­si­ble al­can­zar a ver los em­pas­tes en las mue­las del an­ciano lí­der. Su mis­ma pu­bli­ci­dad di­ce que no to­do lo com­pra Mas­ter Card, pe­ro crée­me que los me­jo­res lu­ga­res si, son ac­ce­si­bles con una bue­na cuen­ta en el ban­co.

Y con di­fe­ren­cia de días, un atri­bu­la­do pa­dre de fa­mi­lia ha­bía de­ja­do to­do atrás pa­ra tras­pa­sar fron­te­ras con la úni­ca fi­na­li­dad de es­tar pre­sen­te cuan­do to­do su­ce­die­ra ese má­gi­co do­min­go. Se ha­bía in­for­ma­do de cuál se­ría el pro­to­co­lo an­tes del acon­te­ci­mien­to y, a di­fe­ren­cia de mu­chos otros que so­lo en­ten­de­rían y aten­de­rían el pla­ti­llo prin­ci­pal, como ex­per­to en la ma­te­ria más allá de los re­cien­tes ad­ve­ne­di­zos, an­he­lan­te, es­pe­ra­ba ver des­fi­lar en ese cam­po ve­ta­do pa­ra las mu­je­res, a ca­si cua­tro decenas de hom­bres cu­yos mo­men­tos de ma­yor luz ha­bían si­do en un es­ce­na­rio si­mi­lar en cuan­to a pom­pas, ce­re­mo­nias y ritos, aunque en dis­tin­tos lu­ga­res y tiem­pos.

Pa­ra una pe­que­ña par­te de los mor­ta­les, son co­sas de una vez en la vi­da, pa­ra la ma­yor par­te del mundo, son vi­ven­cias que ja­más for­ma­rán par­te de su exis­ten­cia, de su ex­pe­rien­cia, de su in­te­rés. ¿Son nues­tros per­so­na­jes afor­tu­na­dos?, ¿o son sim­ples ma­rio­ne­tas bai­lan­do an­te los res­ti­ra­dos hi­los de ex­per­tos ti­ti­ri­te­ros? No lo sé, ¿Lo sa­bes tú? ¿Cuán­tas ve­ces y en cuan­tos lu­ga­res he­mos po­di­do ser có­mo aque­llos que cri­ti­ca­mos?

Por­que ni du­da ca­be que ca­da uno de no­so­tros ha si­do do­ta­do con un li­bre al­be­drío pa­ra ha­cer lo que le ven­ga en ga­na con su vi­da, con su con­cien­cia, con sus re­cur­sos. Pe­ro, ¿qué pa­sa cuan­do, como di­ce Ar­jo­na, he­re­da­mos los com­ple­jos, la iglesia y has­ta el equi­po de fút­bol?

No en­ten­de­mos có­mo es po­si­ble que a es­tas al­tu­ras del desa­rro­llo de nues­tra ci­vi­li­za­ción, a dos mil qui­nien­tos años de la Gre­cia an­ti­gua, a dos mi­le­nios de Cris­to y a tan­to tiem­po de la caí­da del im­pe­rio ro­mano, si­ga­mos encadenados como in­di­vi­duos miem­bros de una es­pe­cie cu­yos prin­ci­pa­les atri­bu­tos son el ra­cio­ci­nio y la in­te­li­gen­cia, a creen­cias y pa­sio­nes tan bá­si­cas que las mis­mas ci­vi­li­za­cio­nes men­cio­na­das fue­ron des­pla­za­das qui­zás por no evo­lu­cio­nar en ese cri­te­rio hu­mano de creer sin cues­tio­nar, de se­guir sin ob­ser­var, de re­ci­bir sin pen­sar. De vi­vir sin fi­lo­so­far. Y es que to­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do, ter­mi­na por es­tar fuer­te­men­te car­ga­do de fi­lo­so­fía pa­ra po­der en­ten­der­lo. Pe­ro re­gre­se­mos me­jor con los per­so­na­jes de es­ta his­to­ria pa­ra po­der ce­rrar nues­tro es­cri­to:

En ese do­min­go de fe­bre­ro, el atri­bu­la­do pa­dre de fa­mi­lia ob­ser­vó bo­quia­bier­to des­de su ca­rí­si­ma bu­ta­ca en el es­ta­dio a los ca­si cua­ren­ta ju­ga­do­res más va­lio­sos de los an­te­rio­res cam­peo­na­tos an­tes de ini­cia­do el pa­sa­do Sú­per Bowl; y en unos cuan­tos días, la jo­ven acau­da­la­da es­ta­rá tan cer­ca de Mick Jag­ger que po­drá ver­le has­ta las ca­ries en el con­cier­to de los Ro­lling Sto­nes en el Fo­ro Sol, pa­ra brin­car trein­ta días des­pués a otro con­cier­to de dis­tin­tos ar­tis­tas en el mis­mo es­ce­na­rio; y a cien­tos de ki­ló­me­tros de ahí, ha­ce tiem­po que el en­jun­dio­so mi­li­tan­te del par­ti­do po­lí­ti­co re­gre­só fe­liz a ca­sa lue­go de via­jar por to­do el es­ta­do pa­ra es­tre­char la mano del se­ñor po­lí­ti­co, ese que pa­re­ce ser el me­ce­nas que como en la fá­bu­la del bu­rro y la za­naho­ria, le pa­re­ce acer­car la pro­me­sa de una vi­da fu­tu­ra me­jor.

Pe­ro no te apu­res por nues­tros tres per­so­na­jes. Gra­cias a Dios ellos es­tán a sal­vo de ser adoc­tri­na­dos por la mal­di­ta Iglesia Ca­tó­li­ca que tan­to da­ño le ha he­cho al mundo como las ca­de­nas de ora­ción, los co­le­gios dón­de mi­llo­nes de hu­ma­nos es­tu­dian, la sa­na­ción a los en­fer­mos y la com­pa­ñía al buen mo­rir, los vo­lun­ta­rios, las mi­sio­nes y un sin­fín de atro­ci­da­des más. Nues­tros per­so­na­jes es­tán muy le­jos del fa­na­tis­mo re­li­gio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.