Ce­le­bran al ba­na­na split

En Es­ta­dos Uni­dos, las fuen­tes de so­da son un pun­to de reunión des­de 1950 a don­de se re­cu­rre por he­la­dos y re­fres­cos. Aho­ra es­te gus­to cul­tu­ral es­ta­rá im­pre­so en es­tam­pi­llas pos­ta­les

Domingo 360 - - News -

El mes de ju­lio es pa­ra Es­ta­dos Uni­dos el mes na­cio­nal del he­la­do. Los pre­pa­ra­ti­vos ya co­men­za­ron, par­te de es­te dul­ce fes­te­jo se­rá una pla­ni­lla de tim­bres pos­ta­les que se ten­drá por tiem­po li­mi­ta­do en las ofi­ci­nas del Ser­vi­cio Pos­tal de Es­ta­dos Uni­dos. La di­se­ña­do­ra Nancy Stahl ilus­tró cin­co ele­men­tos indispensables de la fuen­te de so­da ba­jo una es­té­ti­ca vin­ta­ge en to­nos pas­tel: el ba­na­na split, los flo­tan­tes, el sun­day, el he­la­do do­ble y las so­das. Ca­be des­ta­car que el año pa­sa­do el ame­ri­cano pro­me­dio con­su­mió al­re­de­dor de 23 li­tros.

El na­ci­mien­to de las fuen­tes de so­da

¿Quien iba a pen­sar que el agua mi­ne­ral desata­ría to­da una in­dus­tria go­lo­sa? Esa agua car­bo­na­ta­da hi­zo que ex­plo­ta­ran si­tios ex­clu­si­vos pa­ra pos­tres y ca­fés a los que nom­bra­ron fuen­tes de so­das. To­do co­men­zó en Nue­va York ha­ce dos si­glos, al agua mi­ne­ral se le atri­bu­ye­ron pro­pie­da­des cu­ra­ti- vas, por lo cual se bus­có la ma­ne­ra en ma­si­fi­car su con­su­mo pro­cu­ran­do una fa­bri­ca­ción ar­ti­fi­cial. Pa­ra 1806, aque­lla agua na­tu­ral que bro­ta­ba del sub­sue­lo fue re­pli­ca­da en los la­bo­ra­to­rios de la Uni­ver­si­dad de Ya­le con ayu­da de car­bo­na­to de so­dio. La gen­te ya co­no­cía lí­qui­dos efer­ves­cen­tes como la cham­pa­ña y la cer­ve­za, pe­ro la so­da era dis­tin­ta, sin al­cohol e in­sa­bo­ra.

Es­ta agua mi­ne­ra­li­za­da se be­bía en Nue­va York den­tro de si­tios es­pe­cia­les: unas ba­rras lar­gas con gri­fos ins­ta­la­dos en los cua­les se ser­vía es­ta be­bi­da de no­ve­dad. La de­man­da era tal, que co­men­zó a ven­der­se en far­ma­cias, dul­ce­rías y res­tau­ran­tes. Un se­gun­do mo­men­to im­por­tan­te pa­ra las fuen­tes de so­das fue el adi­cio­nar­le sa­bo­res: vai­ni­lla, fram­bue­sa, li­món, co­la, pi­ña, zar­za­pa­rri­lla o cer­ve­za de raíz, in­gre­dien­tes que a lo lar­go del tiem­po fue­ron en au­men­to. Con la lle­ga­da de la ley se­ca du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, es­tos lu­ga­res to­ma­ron im­por­tan­cia.

Lle­ga­ron los he­la­dos

Ja­cob Fus­sell fa­bri­có he­la­do de for­ma co­mer­cial por pri­me­ra vez en EUA en 1851. Vein­ti­trés años des­pués, las fuen­tes de so­das es­ta­dou­ni­den­ses in­clu­ye­ron en sus car­tas el ice cream so­da, una bo­la de he­la­do en el re­fres­co, lo que aquí en Mé­xi­co se co­no­ce como flo­tan­te; des­pués lle­gó otro in­ven­to ba­jo el nom­bre de sun­dae, una co­pa de cris­tal an­cha con una bo­la de he­la­do de vai­ni­lla cu­bier­ta de cho­co­la­te de­rre­ti­do, un po­co de cre­ma ba­ti­da y ga­lle­tas waffle.

Quien se co­ro­na como la má­xi­ma del sun­dae es el ba­na­na split: un trío de he­la­do de fre­sa, cho­co­la­te, vai­ni­lla,con un plá­tano en­te­ro ba­ña­do en salsa de cho­co­la­te, cre­ma chan­tilly, tro­ci­tos de nuez y una ce­re­za en la cima de la mon­ta­ña ca­ló­ri­ca. Es­te pos­tre fue el re­sul­ta­do de la com­pe­ten­cia en­tre fuen­tes de so­das, en don­de el in­ge­nio los lle­vó a pro­bar re­ce­tas y com­bi­na­cio­nes atrac­ti­vas pa­ra los co­men­sa­les. Se di­ce que el ba­na­na split fue in­ven­ta­do por Da­vid Stric­kler quien en ese mo­men­to te­nía 23 años de edad y tra­ba­ja­ba pa­ra la far­ma­cia Tas­sell.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.