¿Cuál es tu mie­do bá­si­co? III

Has­ta cier­to pun­to es nor­mal de acuer­do al Enea­gra­ma y sus nue­ve per­so­na­li­da­des

Domingo 360 - - Opinión -

To­dos he­mos sen­ti­do mie­do en al­gún mo­men­to de la vi­da, es al­go nor­mal mien­tras po­da­mos con­tro­lar­lo y no nos do­mi­ne, nos pa­ra­li­ce o nos en­vuel­va en su te­la­ra­ña; in­clu­so pue­de ser una gran he­rra­mien­ta de so­bre­vi­ven­cia. Sin em­bar­go, sen­tir mie­do, has­ta cier­to pun­to es nor­mal de acuer­do al Enea­gra­ma y sus nue­ve per­so­na­li­da­des. El mie­do nos go­bier­na o con­tro­la nues­tra vi­da, ade­más de ser no­ci­vo se pue­de con­ver­tir en una adic­ción.

Sí, leís­te bien, una adic­ción. A par­tir de esa emo­ción ne­ga­ti­va, la amíg­da­la crea te­rri­to­rios fa­mi­lia­res y es­ti­mu­la la pro­duc­ción de sus­tan­cias y co­ne­xio­nes neu­ro­na­les en el cerebro. Es­te me­ca­nis­mo no só­lo se vuel­ve la nor­ma, sino que nos vol­ve­mos adic­tos a él por las sus­tan­cias y las re­des que pro­du­ce.

Como he­mos vis­to, to­dos te­ne­mos un mie­do bá­si­co que, de acuer­do con el Enea­gra­ma, va­ría en ca­da per­so­na­li­dad y nos acom­pa­ña a lo lar­go de la vi­da. Só­lo po­de­mos su­pe­rar­lo si le po­ne­mos los re­flec­to­res, lo re­co­no­ce­mos y tra­ba­ja­mos en él.

En las se­ma­nas an­te­rio­res les platicaba que Ro­ber­to Pérez y Andrea Var­gas nos di­cen que si lo­gra­mos con­tro­lar nues­tro mie­do fun­da­men­tal, nos adue­ña­re­mos de no­so­tros mis­mos y nos li­be­ra­re­mos de su adic­ción.

Re­cor­de­mos que las per­so­na­li­da­des cu­yo cen­tro de in­te­li­gen­cia es el co­ra­zón tie­nen mie­do al re­cha­zo, mien­tras que las per­so­na­li­da­des cu­yo cen­tro de in­te­li­gen­cia es la men­te, tie­nen mie­do a la reali­dad. Aho­ra bien, el mie­do bá­si­co de las per­so­na­li­da­des que ven la vi­da a par­tir del ins­tin­to, la vís­ce­ra y el cuer­po es a “no po­der”.

Las de per­so­na­li­dad 7: Son per­so­nas per­fec­cio­nis­tas, es­truc­tu­ra­das, or­de­na­das, ho­nes­tas y exi­gen­tes. Cuan­do tie­nen to­do ba­jo con­trol se sien­ten se­gu­ras y fuer­tes. Pe­ro cuan­do al­go es­ca­pa de su do­mi­nio y se sien­ten dé­bi­les, tra­tan de con­tro­lar y de su­per­vi­sar to­do y a to­dos. Sue­len sen­tir que car­gan el mun­do a sus es­pal­das y que na­die ha­rá las co­sas me­jor que ellos. Ese con­trol se pue­de lle­gar a con­ver­tir en una adic­ción.

Cuan­do su­pe­ran la adic­ción a con­tro­lar a los de­más, cuan­do re­co­no­cen que no pue­den con to­do, que el uni­ver­so pue­de so­bre­vi­vir sin ellos y acep­tan pe­dir ayu­da, co­mien­za su li­be­ra­ción.

Las de per­so­na­li­dad 8: Son per­so­nas di­rec­tas, aser­ti­vas, tie­nen mu­cha ener­gía y les gus­ta man­dar. Cuan­do es­tas per­so­nas se sien­ten dé­bi­les, se vuel­ven agre­si­vas y au­to­ri­ta­rias pa­ra es­con­der­lo. Tie­nen que de­mos­trar que po­seen el po­der ab­so­lu­to y que las co­sas se ha­cen a su ma­ne­ra. Cuan­do su ener­gía sa­le como un vol­cán, pue­den ser muy hi­rien­tes con sus pa­la­bras o lle­gar a los gol­pes. Su adic­ción es al po­der.

Cuan­do con­tac­tan ese mie­do y se re­co­no­cen vul­ne­ra­bles, ne­ce­si­ta­das de ca­ri­ño y apo­yo de otros, es­tas per­so­nas ad­quie­ren su ver­da­de­ra fuer­za. Se sien­ten un medio pa­ra ser­vir al otro. Su so­la pre­sen­cia es au­to­ri­dad y ya no ne­ce­si­tan de los gri­tos pa­ra im­po­ner­se.

La per­so­na­li­dad 9: Son per­so­nas tran­qui­las, prác­ti­cas, fle­xi­bles, muy ami­ga­bles que trans­mi- ten paz. La pa­ra­do­ja con ellas es que su ma­ne­ra de sen­tir se­gu­ri­dad es no ha­cien­do na­da: “A quien no ha­ce na­da, no le pa­sa na­da”, “que na­da me per­tur­be o me ha­ga rui­do, pre­fie­ro la tran­qui­li­dad”, “¿pa­ra qué su­frir con los pro­ble­mas? Es me­jor dar­les tiem­po pa­ra que se re­suel­van so­los”, se di­cen a sí mis­mas.

En­tre más mie­do ten­gan a no po­der, más es­tá­ti­cas se que­dan y más adic­tas a la co­mo­di­dad se vuel­ven. Cuan­do ven­cen es­te mie­do y se po­nen las pi­las, en­tran al mun­do de otra ma­ne­ra, pues se dan cuen­ta de que equi­vo­car­se es una for­ma de apren­der, de avan­zar y, po­co a po­co, ad­quie­ren con­fian­za, se sien­ten fuer­tes y su au­to­es­ti­ma cre­ce.

Po­de­mos con­cluir que el con­trol, la ne­ce­si­dad cons­tan­te de po­der y la ten­den­cia reite­ra­da de no ha­cer na­da tam­bién son adic­cio­nes en cu­yo fon­do es­tá el mie­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.