Hay de ban­que­tes a ban­que­tes ½

¿Qué co­mían en es­tos ce­le­bra­dos ban­que­tes, có­mo era la dis­po­si­ción de la me­sa y los in­vi­ta­dos, ha­bía pú­bli­co que acu­día a ver y ad­mi­rar es­tos fes­ti­nes, có­mo iban ves­ti­dos los in­vi­ta­dos, có­mo se uti­li­za­ba la cuchillería de la épo­ca?

Domingo 360 - - News -

Aho­ra que he re­to­ma­do mi vi­da de lo que an­tes era; es de­cir, mi esen­cia, mi úni­ca esen­cia que ten­go y soy, esen­cia por un tiem­po ex­tra­via­da de escritor y via­je­ro em­pe­der­ni­do (mi ve­na o ver­tien­te de prac­ti­car con tan­ta pa­sión y au­da­cia el pe­rio­dis­mo po­lí­ti­co, me qui­tó tiem­po, har­to tiem­po que aho­ra bus­co en vano re­cu­pe­rar con via­jes, lec­tu­ras y char­las in­ter­mi­na­bles con mis her­ma­nos de ru­ta), me he da­do cuen­ta y voy des­cu­brien­do de cuán­to me he des­via­do de mi ru­ta de na­ve­ga­ción ori­gi­nal. Pe­ro en fin, nun­ca es tar­de pa­ra vol­ver a la sen­da co­rrec­ta.

De­cía que hoy que he re­to­ma­do mis pa­sos ca­si des­di­bu­ja­dos, voy po­nién­do­me al co­rrien­te de ciu­da­des, lec­tu­ras, ca­fe­te­rías, res­tau­ran­tes, ca­pi­ta­les mis­mas las cua­les han cam­bia­do en su fi­so­no­mía y apues­ta. Re­gre­so a con­tar, a re­co­ger mis an­te­rio­res pa­sos y doy con la mis­ma ca­so­na y sus bal­do­sas pe­ro con un nue­vo res­tau­ran­te u ho­tel el cual mues­tra la lo­za­nía de su apues­ta. A úl­ti­mas fe­chas y re­cuer­do ha­ber­lo de­le­trea­do bre­ve­men­te en es­te es­pa­cio cu­li­na­rio, fui a Za­ca­te­cas y al be­llo Dis­tri­to Fe­de­ral (aho­ra le­gal­men­te de­be­mos lla­mar­la Ciu­dad de Mé­xi­co). Siem­pre ha­ce fal­ta tiem­po dis­pues­to pa­ra va­ga­bun­dear. Nun­ca con las ho­ras su­fi­cien­tes pa­ra ani­dar en esos rin­co­nes y lu­ga­res que ha­cen de es­ta vi­da un buen lu­gar pa­ra vi­vir. Pe­ro lo bá­si­co es que fui y pu­se en mar­cha la ma­qui­na­ria de la literatura.

Uno cam­bia, las ciu­da­des cam­bian. En Za­ca­te­cas y lue­go de an­dar re­co­gien­do mis an­te­rio­res pa­sos, deam­bu­lé por uno de sus ca­lle­jo­nes ca­si me­die­va­les (así fue­ron cons­trui­dos, a ima­gen y se­me­jan­za de) y desem­bo­qué en una fon­da, un res­tau­ran­te que es­ta­ba de­co­ra­do muy me­xi­ca­na­men­te. El me­se­ro me in­sis­tió en que en­tra­ra. Así lo hi­ce. No po­día de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad –una vez más–de pe­dir como bue­na co­mi­da y bas­ti­men­to, el fa­mo­so asa­do de bo­da. A lo cual aco­tó el me­se­ro, “aquí sí lo pre­pa­ra­mos como si us­ted es­tu­vie­ra en una bo­da za­ca­te­ca­na.” Lo dis­fru­té re­gia­men­te. Co­mi­da ce­re­mo­nial, co­mi­da pa­ra una bo­da. No cual­quier even­to.

Y es que us­ted y yo lo he­mos ex­plo­ra­do en es­te es­pa­cio de VAN­GUAR­DIA los do­min­gos: hay co- mi­da ce­re­mo­nial (ban­que­tes de cum­plea­ños, bo­das, bau­ti­zos. In­clu­so, ban­que­tes fú­ne­bres); hay co­mi­das de bien­ve­ni­da, de re­ci­bi­mien­to (el pa­dre el cual re­cu­pe­ra a su hi­jo al que con­si­de­ra­ba per­di­do, en el Evan­ge­lio de Lu­cas, y ape­nas lo ve en la dis­tan­cia, manda ade­re­zar me­sa y ves­ti­dos y or­de­na ma­tar el “be­ce­rro gor­do” pa­ra ha­cer fiesta. Cap. XV); hay ban­que­tes por los triun­fos de­por­ti­vos ob­te­ni­dos, hay co­mi­das y ce­le­bra­cio­nes de ne­go­cios; hay ban­que­tes pa­ra enamo­ra­dos (14 de fe­bre­ro); ban­que­tes por fe­chas es­pe­cia­les (10 de mayo, Na­vi­da­des…).

Pe­ro ca­ram­ba, hay de ban­que­tes a ban­que­tes. En la ciu­dad de Mé­xi­co com­pré un li­bro de­li­cio­so, “La me­sa de los Reyes: imá­ge­nes de ban­que­tes en la Baja Edad Me­dia” de la au­to­ría de M.T. An­to­ranz, pa­ra la edi­to­rial ibé­ri­ca, Za­mo­ra. El li­bro es una apla­na­do­ra de ideas y pen­sa­mien­to. Se des­me­nu­zan en es­ta épo­ca de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad los fas­tuo­sos ban­que­tes y man­ja­res que te­nían los bur­gue­ses, el cle­ro, reyes y prín­ci­pes que hi­cie­ron de ello, un fes­tín de pom­pa y boa­to. Y cla­ro, mu­chas per­las se co­lec­cio­nan al azar y con­for­me uno avan­za en su lec­tu­ra y en ob­ser­var y des­me­nu­zar las imá­ge­nes y gra­ba­dos de los uten­si­lios de aque­lla épo­ca.

Aquí se de­le­trean mi­li­mé­tri­ca­men­te los ban­que­tes que te­nían lu­gar en la Cor­te de los Reyes de Ara­gón en el si­glo XIV, con los Du­ques de Bor­go­ña (don­de se ser­vían al me­nos 44 pla­tos), los ban­que­tes que ofre­cía don Luis de An­jou. Ama­deo VIII de Sa­bo­ya… y cla­ro, aflo­ran da­tos pa­ra el pa­la­dar. Uno: no ha­bía te­ne­dor, aún no se in­ven­ta­ba. Y al­go que pa­ra no­so­tros hoy, es co­sa co­mún: la ser­vi­lle­ta pa­ra lim­piar­se las ma­nos. Ha­bía re­ci­pien­tes con agua de ro­sas pa­ra la­var­se las ma­nos en­tre pla­to y pla­to. O bien, como el Du­que de Mi­lán, Lu­do­vi­co Sfor­za, ha­cía: man­da­ba atar co­ne­jos a las pa­tas de la si­lla de ca­da co­men­sal pa­ra que us­ted pu­die­se lim­piar­se las ma­nos des­pués de co­mer en sus cé­le­bres ban­que­tes.

¿Qué co­mían en es­tos ce­le­bra­dos ban­que­tes, có­mo era la dis­po­si­ción de la me­sa y los in­vi­ta­dos, ha­bía pú­bli­co que acu­día a ver y ad­mi­rar es­tos fes­ti­nes, có­mo iban ves­ti­dos los in­vi­ta­dos, có­mo se uti­li­za­ba la cuchillería de la épo­ca? Da­tos na­da gra­tui­tos que nos han mol­dea­do. Por cier­to, en la Bi­blia y el Co­rán, un ban­que­te es de tal ga­la­nu­ra, sen­sua­li­dad, po­der y mu­ni­fi­cen­cia de Dios, es tal el fes­tín y sus ali­men­tos, que es­te baja… del mis­mí­si­mo cie­lo. No de­je de leer­me la pró­xi­ma se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.