Haz dé­tox sin pe­li­gro

¿Quie­res ha­cer­le una lim­pie­za a tu or­ga­nis­mo? Eli­ge al­guno de es­tos mé­to­dos pa­ra dar­le una ayu­da­di­ta a tu or­ga­nis­mo

Domingo 360 - - Cine&tv -

ISSA PLANCARTE

Po­cas co­sas le­van­tan tan­to re­vue­lo en re­des so­cia­les co­mo las die­tas dé­tox: que si son pu­ro cuen­to y na­da de cien­cia, otros ju­ran y per­ju­ran sobre sus be­ne­fi­cios y otros pre­fie­ren ha­cer­las só­lo por mo­da sin in­for­mar­se al res­pec­to. La reali­dad es que, si bien es cierto que el cuer­po po­see sus pro­pios sis­te­mas de des­in­to­xi­ca­ción —a tra­vés de los pul­mo­nes, ri­ño­nes, la piel y el hí­ga­do—, la in­ges­ta de al­gu­nos ali­men­tos y lí­qui­dos sí pue­de ayu­dar, en el cor­to pla­zo, a que es­tos ór­ga­nos reali­cen sus fun­cio­nes óp­ti­ma­men­te.

Lo ma­lo de cual­quier ré­gi­men de des­in­to­xi­ca­ción es que mu­chas ve­ces los lle­va­mos a ca­bo sin la su­per­vi­sión de un ex­per­to, lo cual pue­de cau­sar es­tra­gos en tu sa­lud en lu­gar de me­jo­rar­la. Sobre ello, la nu­trió­lo­ga Sol Si­gal lo ex­pli­ca fá­cil­men­te: “No pa­ses de co­mer co­mo vi­kin­go a co­mer co­mo ve­gano.” Es de­cir, pa­ra en­trar en un ré­gi­men de des­in­to­xi­ca­ción es ne­ce­sa­rio pre­pa­rar al cuer­po an­tes y des­pués del ré­gi­men e ir eli­mi­nan­do, pau­la­ti­na­men­te, ali­men­tos de la die­ta dia­ria. De­be­mos de co­men­zar por las car­nes y ali­men­tos pro­ce­sa­dos, des­pués las gra­sas y al fi­nal los ce­rea­les pa­ra co­mer fru­tas y ver­du­ras por unos días.

Pa­ra ayu­dar­te a ha­cer la ex­pe­rien­cia un po­co me­nos trau­má­ti­ca, te com­par­ti­mos tres mé­to­dos que pue­den ayu­dar­te a lo­grar tu co­me­ti­do de una ma­ne­ra se­gu­ra, sin tan­to lío, y que de­bes de im­ple­men­tar a la par de una die­ta sa­lu­da­ble, eso sí, sin ma­tar­se de ham­bre.

Las nu­trió­lo­gas Ma­ria­na Ca­ma­re­na y Sol Si­gal re­co­mien­dan ha­cer es­te ti­po de re­gí­me­nes de tres a cin­co días sin ex­ce­der esa can­ti­dad, ya que es im­po­si­ble que el cuer­po pue­da nu­trir­se ba­lan­cea­da­men­te co­mien­do só­lo fru­tas y ver­du­ras. Si bien és­tas son la fuen­te prin­ci­pal de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les en la die­ta dia­ria, es ne­ce­sa­rio la in­clu­sión de gra­sas, ce­rea­les y pro­teí­nas.

Si tie­nes de­ci­di­do que quie­res ex­pe­ri­men­tar be­bien­do ju­gos, lo más im­por­tan­te se­gún Ma­ria­na Ca­ma­re­na es que an­tes que na­da te ha­gas tres es­tu­dios: bio­me­tría he­má­ti­ca com­ple­ta, quí­mi­ca san­guí­nea de 27 ele­men­tos y exa­men ge­ne­ral de ori­na. Llé­va­los a una con­sul­ta con tu mé­di­co an­tes de dar el pa­so, por­que siem­pre de­bes es­tar cons­cien­te de los ries­gos que pue­de co­rrer tu sa­lud an­te cual­quier des­equi­li­brio. Si ya tie­nes luz ver­de, en­ton­ces re­cuer­da la re­gla de oro de Ma­ria­na Ca­ma­re­na: “Siem­pre uti­li­za dos ver­du­ras ver­des por ca­da fru­ta, de lo con­tra­rio los car­bohi­dra­tos afec­ta­rán el ni­vel de glu­co­sa en san­gre.” Las nu­trió­lo­gas re­co­mien­dan siem­pre in­cluir pe­re­jil ya que se le considera un gran alia­do por sus vir­tu­des diu­ré­ti­cas que ayu­dan a los ri­ño­nes a fun­cio­nar me­jor, ade­más de ser un gran des­in­fla­man­te.

Ade­más, tam­bién re­co­mien­da agre­gar­le a tu jugo los lla­ma­dos sú­per ali­men­tos, de es­ta ma­ne­ra le da­rás un plus nu­tri­ti­vo. Usa go­ji berries, chía, cúr­cu­ma, jen­gi­bre, aloe vera, ma­ca, acei­te de co­co o té ver­de, es­pi­ru­li­na, en­tre mu­chos otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.