PUER­TA SAN­TA

Hay án­ge­les de car­ne y hue­so. Y la fe mue­ve mon­ta­ñas, o... a ti.

Domingo 360 - - Famosos - Por: Quet­za­li Gar­cía

De­cir que pro­fe­so la re­li­gión ca­tó­li­ca es im­po­si­ble. Pre­fie­ro pre­sen­tar­me co­mo pe­ca­do­ra. Por­que la ten­ta­ción es más fá­cil que abra­zar la fe. Es­cri­bo es­to co­mo anéc­do­ta y tes­ti­mo­nio de que cuan­do se tie­nen ga­nas de cam­biar, hay de án­ge­les de car­ne y hue­so que nos mues­tran las puer­tas pa­ra ob­te­ner per­dón y fuer­za pa­ra se­guir ade­lan­te.

Ma­drid, 2016. Bus­co tor­pe­men­te la pa­ra­da co­rrec­ta del au­to­bús noc­turno (Búho) que me lle­va­rá de Ci­be­les — so­la— a ca­sa, en Pla­za Cas­ti­lla. Es­toy per­di­da. El me­tro ce­rra­do. La ma­dru­ga­da ame­na­za con de­jar ver esa ca­ra de tris­te­za que no pu­do bo­rrar la fies­ta del ba­rrio de Tri­bu­nal. No ten­go ba­te­ría pa­ra lla­mar a mi ami­go Jordi Far­ga, quien es mi GPS en emer­gen­cia, guio­nis­ta del lar­go­me­tra­je “Ma­drid Te Odio”. Pa­no­ra­ma te­rri­ble.

Sien­to una mano en el hom­bro. Co­mo bue­na me­xi­ca­na iba a gri­tar, co­rrer, ras­gu­ñar. Lo que sea pa­ra so­bre­vi­vir. Pe­ro me sen­tí se­gu­ra. Sin len­tes dis­tin­guí un ros­tro y un acen­to ra­ro. Se­guí su con­se­jo. Me ayu­dó a en­con­trar el au­to­bús, subió con­mi­go y me de­jó en un lu­gar fa­mi­liar pa­ra lle­gar a ca­sa. Lo úni­co que me pi­dió a cam­bio fue mi nú­me­ro de te­lé­fono, pa­ra que le di­je­ra si lle­gué bien. Se lla­ma­ba Ju­lio.

Al día si­guien­te agra­dez­co sus aten­cio­nes. Me pre­gun­ta si “que­da­mos”. Du­dé, pe­ro que­ría agra­de­cer lo res­pe­tuo­so y ama­ble que fue. Nos vi­mos en la pa­ra­da de me­tro de Gran Vía. Él ha­cía su más­ter en me­ca­tró­ni­ca y se ofre­ció a lle­var­me a co­no­cer el Pa­la­cio Real y los al­re­de­do­res. Acep­té co­mo me­ro com­pro­mi­so. Se­gui­mos a la Ca­te­dral de Al­mu­de­na. El edificio nos de­jó a am­bos sin ha­bla. Vol­teé a ver­lo pa­ra pre­gun­tar­le si es­ta­ba to­do bien. Asin­tió y me ex­pli­có con mu­cha emo­ción que el Pa­pa Fran­cis­co dio ini­cio al Ju­bi­leo de la Mi­se­ri­cor­dia. y que es­tá­ba­mos fren­te a una puer­ta San­ta, en el mar­co del Año San­to y que ga­na­ría­mos una in­dul­gen­cia ple­na­ria. Acla­ró, al ver mi ca­ra de signo de in­te­rro­ga­ción que to­dos mis pe­ca­dos (has­ta los de la no­che an­te­rior) (y los de mi vi­da, mu­chí­si­mos) po­drían ol­vi­dar­se con só­lo cru­zar esa puer­ta.

Creo que to­có una fi­bra sen­si­ble de mi es­pi­ri­tua­li­dad. Que­ría per­dón, que­ría vol­ver a em­pe­zar y si es­ta puer­ta me lo da­ría: La cru­za­ría. Todavía es­toy en pro­ce­so de re­cu­pe­rar­me de las con­se­cuen­cias de mis pe­ca­dos, me fal­tan al­gu­nos pro­ce­sos ca­nó­ni­cos. Pe­ro puedo afir­mar que sen­tí al­go her­mo­so, di­fe­ren­te. Me guar­dé las lá­gri­mas y nos sen­ta­mos a re­zar un po­co. Am­bos te­nía­mos po­co tiem­po y una ida a ce­nar no era pru­den­te. Nos des­pe­di­mos cer­ca del Mer­ca­do de San Miguel.Nun­ca vol­ví a ver a Ju­lio. Nos des­pe­di­mos por What­sapp an­tes de to­mar mi vue­lo a Mé­xi­co. Mien­tras él es­cri­be su “te­sis” yo es­cri­bo es­to. Pe­ro am­bos te­ne­mos en co­mún esa gra­cia del per­dón que to­dos me­re­ce­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.