Des­de lo ca­nó­ni­co...

Domingo 360 - - Famosos -

ACI Pren­sa en­tre­vis­tó al P. Do­na­to Ji­mé­nez, sa­cer­do­te agus­tino re­co­le­to y tam­bién pro­fe­sor emé­ri­to de la Fa­cul­tad de Teo­lo­gía Pon­ti­fi­cia y Ci­vil de Li­ma. Hoy en 360. Re­to­ma­mos es­tos pun­tos pa­ra de­jar en cla­ro que el per­dón es­tá a una puer­ta de dis­tan­cia.

1.- ¿Qué es una Puer­ta San­ta? La puer­ta es un “sím­bo­lo hu­mano” y ha es­ta­do pre­sen­te des­de siem­pre en to­das las cul­tu­ras. “El hom­bre tie­ne unas ac­ti­tu­des res­pec­to a la puer­ta”: en­trar y sa­lir.

Por ejem­plo: “to­dos le de­ci­mos a un ami­go ‘Oye mi ca­sa es­tá abier­ta, cuan­do quie­ras lla­ma a la puer­ta’ y a un enemi­go le di­ces ‘no te quie­ro ver más por es­ta puer­ta’”.

En el ca­so de una Puer­ta San­ta tam­bién se en­tra y se sa­le pe­ro hay un ele­men­to im­por­tan­te: se de­rra­man unas ben­di­cio­nes y gra­cias es­pe­cia­les cuan­do la cru­za­mos.

En un Ju­bi­leo, la Puer­ta San­ta sir­ve pa­ra “in­di­car a los fie­les que pa­sar por la puer­ta de la igle­sia sig­ni­fi­ca una ac­ti­tud de aco­gi­da, de agra­de­ci­mien­to, de pe­dir per­dón, de pe­dir nue­vas gra­cias o sa­ber con se­gu­ri­dad que va­mos a re­ci­bir una ben­di­ción y eso es lo que sig­ni­fi­ca”, ex­pli­có.

2.- ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­sar por la Puer­ta San­ta?

Ca­da vez que cru­za­mos una Puer­ta San­ta ga­na­mos una gra­cia es­pe­cial y esa es la in­dul­gen­cia ple­na­ria. Cru­zar­la su­po­ne una “re­no­va­ción” y una “ac­ti­tud de con­ver­sión y de arre­pen­ti­mien­to. La Puer­ta San­ta sig­ni­fi­ca to­das esas co­sas bue­nas y re­no­va­das que tie­ne que po­ner el cris­tiano pa­ra cam­biar de vi­da.

El pres­bí­te­ro se­ña­ló que cuan­do Cris­to se re­fie­re a sí mis­mo co­mo la “puer­ta” sig­ni­fi­ca que la per­so­na en­con­tra­rá en Él “la sal­va­ción, la se­gu­ri­dad, la aco­gi­da y el ca­lor. To­das las con­di­cio­nes pa­ra que es­té se­gu­ro el re­dil den­tro de la puer­ta y el que en­tre por ella es­tá en li­ber­tad. Pue­de en­trar y sa­lir”.

3.- ¿Por qué la Puer­ta San­ta só­lo se abre en un Ju­bi­leo?

Sa­be­mos que Dios es­tá lis­to pa­ra con­ce­der­nos sus bie­nes en cual­quier mo­men­to, pe­ro hay un tiem­po en es­pe­cial don­de Dios es­tá más dis­pues­to a dar­nos lo que le pi­da­mos. Es­te tiem­po es el año del per­dón, el Año de la Mi­se­ri­cor­dia. El año de la cir­cuns­tan­cia más ven­ta­jo­sa que pue­des en­con­trar, ex­pli­có.

4.- ¿La Puer­ta San­ta es un lla­ma­do pa­ra que la gen­te se acer­que a Dios?

En­trar por la Puer­ta San­ta es en­trar en la “aco­gi­da de Dios”, so­bre to­do en el “Dios de la mi­se­ri­cor­dia”. Así cuan­do la per­so­na se arre­pien­te se con­fie­sa, cum­ple los re­qui­si­tos pre­vios y cru­za la Puer­ta San­ta ob­tie­ne la in­dul­gen­cia ple­na­ria, la ma­ni­fes­ta­ción de la “mi­se­ri­cor­dia de Dios”. “En­ton­ces es el mo­men­to de apro­ve­char, Dios me ha­ce lla­ma­das por to­das par­tes pa­ra que no nos ale­je­mos del a Igle­sia”, pre­ci­só.

5.- ¿Qué le pa­sa a una per­so­na cuan­do cru­za una Puer­ta San­ta?

En pri­mer lu­gar cru­zar una Puer­ta San­ta “no es na­da má­gi­co”. Lo que la per­so­na va a sen­tir “es aque­llo pa­ra lo que se ha pre­pa­ra­do”. Es de­cir no es que la gen­te va­ya a pa­sar la puer­ta y lue­go ya es­tá se sa­le con una se­ñal de la cruz, se san­ti­gua y ha cum­pli­do. No. El que cru­za la Puer­ta San­ta tie­ne que ha­cer­lo con es­pí­ri­tu de con­ver­sión y con un es­pí­ri­tu de re­no­va­ción. De­be en­trar con­fia­do a Dios que es mi­se­ri­cor­dio­so”.

6.-¿Por­quée­sim­por­tan­te­lain­dul­gen­cia ple­na­ria?

La in­dul­gen­cia ple­na­ria es una am­nis­tía, es de­cir que Dios per­do­na to­do: per­do­na to­dos los pe­ca­dos, sean los que fue­ren y cuan­do sean. Cuan­do uno se con­fie­sa, se per­do­na el pe­ca­do pe­ro per­ma­ne­ce la cul­pa y las con­se­cuen­cias.

La in­dul­gen­cia ple­na­ria bo­rra es­ta cul­pa y las con­se­cuen­cias, ade­más de los pe­ca­dos. El al­ma que­da to­tal­men­te li­bre, co­mo si la per­so­na es­tu­vie­ra re­cién bau­ti­za­da y si mue­re ya no ten­drá que pa­sar por el pur­ga­to­rio.

7.- ¿Qué con­di­cio­nes se de­ben cum­plir pa­ra cru­zar la Puer­ta San­ta y ob­te­ner la in­dul­gen­cia?

An­tes de cru­zar la Puer­ta San­ta, y ob­te­ner la in­dul­gen­cia, la per­so­na de­be con­fe­sar­se, co­mul­gar y re­zar por las in­ten­cio­nes del Pa­pa.

8.- ¿Cual­quier per­so­na pue­de abrir una puer­ta San­ta?

No. La Puer­ta San­ta só­lo pue­de ser abier­ta por el Pa­pa y por los obis­pos en los lu­ga­res que ellos de­sig­nen.

9.- ¿Por qué no se abren las puer­tas de to­dos los tem­plos?

Se eli­gen cier­tos tem­plos “sen­ci­lla­men­te pa­ra lla­mar un po­co más la aten­ción”. Asi­mis­mo, in­di­có que una Puer­ta San­ta no es al­go “sim­ple u or­di­na­rio” sino que es “ex­tra­or­di­na­rio”.

Las igle­sias se­ña­la­das pre­sen­tan una oca­sión pro­pi­cia pa­ra que la per­so­nas ha­ga “una pe­re­gri­na­ción. Por ejem­plo sa­lir del ba­rrio e ir a esa igle­sia que es­tá a dos ho­ras de mi ca­sa. To­do ese pe­re­gri­na­je for­ma par­te de la ac­ti­tud de con­ver­sión y de de­seo de re­ci­bir la gra­cia del cre­yen­te, di­jo.

10.- ¿Có­mo se cru­za una Puer­ta San­ta?

Fí­si­ca­men­te, se pue­de cru­zar la Puer­ta San­ta co­mo “uno pue­de y se­gún su de­vo­ción”. El P. Do­na­to ex­pre­só que una per­so­na pue­de pa­sar de ro­di­llas, con la ca­be­za ba­ja o “con una ac­ti­tud que re­fle­je que es­tá pen­san­do en ella”.

A ni­vel es­pi­ri­tual, la per­so­na la cru­za se­gún su de­vo­ción y ha­cien­do las ora­cio­nes que crea per­ti­nen­tes. Aña­dió que hay otras per­so­nas que van con la in­ten­ción de atra­ve­sar la Puer­ta San­ta pe­ro que no sien­ten na­da, que no tie­nen la de­vo­ción o que no sa­ben ma­ni­fes­tar­la. Sin em­bar­go, ellos tam­bién “re­ci­ben la gra­cia de la in­dul­gen­cia ple­na­ria y del Ju­bi­leo siem­pre que cum­plan con las con­di­cio­nes an­te­rio­res”.

Sa­gra­da Fa­mi­lia

Se­ñor de la Mi­se­ri­cor­dia

San­ta Ma­ría Go­ret­ti

Puer­ta Prin­ci­pal de la Ca­te­dral de San­tia­go

En pri­mer lu­gar cru­zar una Puer­ta San­ta “no es na­da má­gi­co”...El que cru­za la Puer­ta San­ta tie­ne que ha­cer­lo con es­pí­ri­tu de con­ver­sión y con un es­pí­ri­tu de re­no­va­ción. De­be en­trar con­fia­do a Dios que es mi­se­ri­cor­dio­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.