PASCUAL AUSSEUR

“En­tre más amor das, me­jo­res es­tás”, es­ta fra­se no tie­ne nin­gún tras­fon­do ro­mán­ti­co, sino uno so­cial y hu­ma­ni­ta­rio. Pas­cal Ausseur, pro­mu­ve en sus alum­nos la empatía y dig­ni­fi­ca­ción de los mi­gran­tes. Te in­vi­ta­mos a co­no­cer es­ta no­ble la­bor.

Domingo 360 - - Empatía por Nuestros Hermanos - Tex­to: Arian Es­qui­vel, Fotos: Luis Cas­tre­jón, Vi­deo: Omar Iba­rra

T al co­mo na­rra el es­cri­tor me­xi­cano An­to­nio Or­tu­ño en su li­bro ' Fi­la In­dia', las per­so­nas que se aven­tu­ran en una mi­gra­ción se en­fren­tan a mu­chas di­fi­cul­ta­des.

El au­tor di­ce: “Hon­du­re­ños, ni­ca­ra­güen­ses, sal­va­do­re­ños, cos­ta­rri­cen­ses se mon­tan en la bes­tia, ‘es­ta es la pri­me­ra cla­se, com­pa. Ma­lo ir­se arri­ba'. To­man sus po­cas per­te­nen­cias, las cua­les les se­rán arre­ba­ta­das du­ran­te el via­je, las mu­je­res se­rán vio­la­das y si al­gún va­lien­te se opo­ne, no du­da­ran en arro­jar­lo del tren, ma­tar­lo y lan­zar­lo a una zan­ja, to­do que­da en la im­pu­ni­dad, en el ol­vi­do, co­mo quien ti­ra ba­su­ra a la ca­lle, la lla­ma­da de aten­ción so­lo lo ori­lla a no ha­cer­lo mien­tras los de­más lo ven”.

És­ta es la reali­dad que po­cos co­no­cen y po­cos creen y la cual An­to­nio Or­tu­ño la mues­tra en su li­bro Fi­la In­dia, un apor­te des­de su trin­che­ra.

Cien­tos de per­so­nas en to­do el mun­do se preo­cu­pan por la des­hu­ma­ni­za­ción que exis­te al­re­de­dor de la mi­gra­ción, po­cos se ani­man a en­ten­der­la y ge­ne­rar un cam­bio.

Hoy, en Do­min­go 360. te pre­sen­ta­mos a Pas­cal Ausseur, una mu­jer de ori­gen fran­cés que bus­ca se ge­ne­re en sus alum­nos del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, cam­pus Sal­ti­llo, una empatía por el va­lor hu­mano.

De Fran­cia a Mé­xi­co

Pas­cal

Ausseur mi­gró ha­ce 25 años a Mé­xi­co, hoy tie­ne 51 años de edad. En Fran­cia, Pas­cal des­cu­brió que te­nía la obli­ga­ción mo­ral de ayu­dar a las per­so­nas a res­pe­tar sus de­re­chos, a ser con­si­de­ra­das co­mo hu­ma­nos, a ser un bra­zo de apo­yo pa­ra los mi­gran­tes que bus­can se­guir sus vi­das con dig­ni­dad.

“Ha­ce 25 años, cuan­do yo es­ta­ba en la edad de es­tos mu­cha­chos (16-18 años) tra­ba­ja­ba con mi­gran­tes en Fran­cia, por­que pa­ra mí to­dos los se­res hu­ma­nos de­be­mos te­ner las mis­mas opor­tu­ni­da­des”, co­men­tó Pas­cal.

Pa­ra en­ten­der lo que es­ta pro­fe­so­ra de­fen­so­ra de la dig­ni­dad ex­pre­sa, pri­me­ro te­ne­mos que en­ten­der el fe­nó­meno de la mi­gra­ción en el mun­do; un fe­nó­meno com­ple­jo y mul­ti­fa­cé­ti­co. No es al­go nue­vo. Cru­zar las fron­te­ras ha si­do una ex­pe­rien­cia co­no­ci­da prác­ti­ca­men­te en to­do el mun­do y to­dos los tiem­pos. El ánimo de mo­ver­se de un lu­gar a otro pa­ra co­no­cer nue­vas cul­tu­ras es in­he­ren­te al ser hu­mano; en mu­chos ca­sos pa­ra es­ca­par de sus lu­ga­res de na­ci­mien­to, sim­ple­men­te por el he­cho que es im­po­si­ble vi­vir ahí.

La mi­gra­ción siem­pre de­ja una hue­lla in­de­le­ble en la vi­da de ca­da su­je­to que la ex­pe­ri­men­ta, y se­gún Pas­cal a ca­da uno nos to­ca apo­yar a es­tas per­so­nas, por la sim­ple ra­zón de que son co­mo no­so­tros.

“To­dos so­mos uno, to­dos te­ne­mos las mis­mas opor­tu­ni­da­des y de­be­mos com­pren­der que sin im­por­tar el co­lor o na­cio­na­li­dad to­dos nos de­be­mos un res­pe­to”, ex­pli­có Pas­cal Ausseur.

A los 26 años, con la idea de es­ti­mu­lar la dig­ni­dad hu­ma­na, Pas­cal Ausseur via­ja a nues­tro país, pa­ra su­mar­se así a las es­ta­dís­ti­cas anua­les de mi­gra­ción en el mun­do. Ya en Mé­xi­co, pa­ra ge­ne­rar un in­gre­so, Pas­cal se de­di­có a dar cla­ses de fran­cés en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, cam­pus Sal­ti­llo.

Acá Ausseur hi­zo su vi­da, se ca- só, tu­vo hi­jos y los edu­có. Pe­ro en ella las ideas de dig­ni­fi­ca­ción, apo­yo y empatía per­sis­tie­ron. Jun­to a sus alum­nos del Tec de Mon­te­rrey, es­ta maes­tra creó una bri­ga­da, en la que ca­da vier­nes se bus­ca ge­ne­rar un acer­ca­mien­to con los vi­si­tan­tes/re­fu­gia­dos de la Ca­sa del Mi­gran­te en Sal­ti­llo. Es­to con el fin de crear con­cien­cia en los jó­ve­nes de es­ta ins­ti­tu­ción, que en su le­ma pro­cla­ma: 'Lí­de­res con sen­ti­do hu­mano'.

“Acá en Mé­xi­co, re­to­mé una idea que sur­gió en Fran­cia, con mis alum­nos de pre­pa­ra­to­ria, los cua­les es­tán en una edad en la que to­man con­cien­cia, ya no son ni­ños y to­da­vía no son adul­tos; pe­ro sí es­tán en un mo­men­to don­de las ideas pue­den mos­trar­les nue­vos rum­bos”, co­men­tó.

“Ha­ce 25 años, cuan­do yo es­ta­ba en la edad de es­tos mu­cha­chos (16-18 años) tra­ba­ja­ba con mi­gran­tes en Fran­cia, por­que pa­ra mí to­dos los se­res hu­ma­nos de­be­mos te­ner las mis­mas opor­tu­ni­da­des”

Pas­cal Ausseur es una maes­tra de Fran­cés del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey cam­pus Sal­ti­llo. Bus­ca for­ta­le­cer la con­fian­za en los jó­ve­nes y empatía por ver a las per­so­nas co­mo se­res hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.