ES­PA­ñA A BA­JO COS­TO

Ma­drid, Se­vi­lla, Za­ra­go­za, son ciu­da­des que po­drás vi­si­tar con un pre­su­pues­to cui­da­do­sa­men­te pla­nea­do

Domingo 360 - - MUNDO -

Mu­chas co­sas de Es­pa­ña ha­cen que es­te país se ga­ne el co­ra­zón de los via­je­ros: Er­nest He­ming­way, Ava Gard­ner, Gwy­neth Pal­trow, Or­son We­lles y Geor­ge Or­well son al­gu­nos per­so­na­jes cé­le­bres que han de­cla­ra­do a su amor por las ciu­da­des y tra­di­cio­nes de es­te des­tino. Co­mo ellos, y tan­tos otros vi­si­tan­tes, me ren­dí an­te sus en­can­tos lue­go de una se­ma­na en Ma­drid. Y co­mo tan­tas otras per­so­nas, que no tie­nen el pre­su­pues­to de un ac­tor de Holly­wood o un pre­mio No­bel, evi­té du­ran­te años pla­near un re­co­rri­do más lar­go por la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, pues pen­sa­ba que re­que­ría de una for­tu­na pa­ra so­bre­vi­vir du­ran­te, di­ga­mos, un mes en un país le­jano y con una mo­ne­da en la que ca­da uni­dad equi­va­le a más de 20 pe­sos.

Las ga­nas de co­no­cer me­jor el país ven­cie­ron mis mie­dos y de­ci­dí que­dar­me ca­si un mes pa­ra vi­si­tar los ma­yo­res si­tios po­si­bles den­tro de un pre­su­pues­to cui­da­do­sa­men­te pla­nea­do. Ar­ma­do con mis aho­rros, un par de Bir­kens­tocks —y otros za­pa­tos que me po­dían ga­ran­ti­zar lar­gas y có­mo­das ca­mi­na­tas por las ca­lles es­pa­ño­las— y un equi­pa­je lo más re­du­ci­do po­si­ble, me di a la ta­rea de de­mos­trar que lo que me pro­po­nía no era im­po­si­ble. Y lo lo­gré.

QUéDATE EN MA­DRID

Me en­can­ta­ría de­cir que en­con­trar hos­pe­da­je fue muy sen­ci­llo, pe­ro al fi­nal no re­sul­tó la pe­sa­di­lla que ima­gi­né lue­go de en­te­rar­me que los hos­ta­les, ha­bi­ta­cio­nes en Couch­sur­fingy Ai­rBNB es­ta­ban a to­pe por la se­ma­na de la World Pri­de Ma­drid 2017.

A mi rescate llegó Elian­ne Agui­lar, edi­to­ra que vi­ve des­de ha­ce va­rios años en Ma­drid. Ella me re­co­men­dó bus­car op­cio­nes en Idea­lis­ta, un si­tio que los jó­ve­nes es­pa­ño­les uti­li­zan pa­ra en­con­trar com­pa­ñe­ros de ha­bi­ta­ción a ba­jo cos­to. “Ve­nir en tem­po­ra­da al­ta tie­ne sus ven­ta­jas: mu­chos es­tu­dian­tes sa­len de la ciu­dad y pue­des con­se­guir ha­bi­ta­cio­nes a pre­cios mu­cho más ba­ra­tos que en otras épo­cas del año”, di­jo.

Mi tra­ve­sía por Idea­lis­ta me lle­vó even­tual­men­te aIn­mo­rooms, una agen­cia que ren­ta ha­bi­ta­cio­nes a es­tu­dian­tes o per­so­nas de has­ta 30 años. Lue­go de re­vi­sar con ellos al­gu­nas op­cio­nes, con­sul­tar sus pro­mo­cio­nes por tem­po­ra­da —gas­tos re­du­ci­dos y un des­cuen­to en la ren­ta to­tal de las ha­bi­ta­cio­nes— y leer su con­tra­to de ca­bo a ra­bo, ele­gí una ha­bi­ta­ción con vis­ta a la ca­lle de Le­ga­ni­tos, una zo­na pa­ra­le­la a la Gran Vía y cer­ca­na a la Pla­za del Ca­llao por 355 eu­ros, más una fian­za de 150 que se de­vuel­ve si has he­cho un buen uso del es­pa­cio. ¡Na­da mal pa­ra una tem­po­ra­da inusual­men­te al­ta!

Fue­ra de Ma­drid y Bar­ce­lo­na, la bús­que­da se vuel­ve más sim­ple: las ren­tas son más ba­ra­tas y las dis­tan­cias son más cor­tas. Fran­cis­co Fon­tano, pe­rio­dis­ta que vi­vió du­ran­te un año en Ca­ta­lu­ña, re­co­mien­da ele­gir ha­bi­ta­cio­nes con gas­tos in­clui­dos y ale­jar­se del cen­tro: “Las áreas co­n­ur­ba­das en Es­pa­ña son se­gu­ras, y la ren­ta pue­de ba­jar has­ta la mi­tad”.

MUéVETE SIN PRO­BLE­MAS

En com­pa­ra­ción con Mé­xi­co, Es­pa­ña tie­ne una dis­tan­cia mu­cho me­nor en­tre sus ciu­da­des prin­ci­pa­les y una im­por­tan­te red de au­to­bu­ses y tre­nes —re­gu­la­res y de al­ta ve­lo­ci­dad— ope­ra­da por Ren­fe. Es­to per­mi­te que, en cues­tión de ho­ras, pue­das es­tar en re­gio­nes co­mo An­da­lu­cía o A Co­ru­ña sin des­fal­car­te.

“Ren­fe ofre­ce bo­le­tos de tren a 25 eu­ros los días 25 de ca­da mes. Cuenta tam­bién con una am­plia red de au­to­bu­ses que cu­bren to­da la geo­gra­fía es­pa­ño­la, co­mo ALSA, Hi­fe y Au­to­bu­ses Ji­mé­nez, en­tre otros”, se­ña­la Susana An­drés Ome­lla, di­rec­to­ra de Iber­nor­dik, con­sul­to­ría in­ter­na­cio­nal en cul­tu­ra, mo­da y gas­tro­no­mía.

En oca­sio­nes, las di­fe­ren­cias de pre­cios en­tre un tren y un bus son abis­ma­les, por lo que siem­pre es im­por­tan­te com­pa­rar­las an­tes de com­prar. En otras oca­sio­nes, hay una dis­tan­cia de me­nos de cin­co eu­ros en­tre una y otra y de­pen­de mu­cho del día de la se­ma­na en que se to­men: por ejem­plo, un tren de al­ta ve­lo­ci­dad (o AVE) de Se­vi­lla a Ma­drid cues­ta apro­xi­ma­da­men­te 48 eu­ros si se to­ma un mar­tes en la no­che.

Pa­ra to­mar en cuenta: en do­min­go, el pre­cio se pue­de du­pli­car. “Es im­por­tan­te pres­tar aten­ción a los ca­len­da­rios de las fes­ti­vi­da­des lo­ca­les, ya que pue­den en­ca­re­cer drás­ti­ca­men­te el cos­to de tu viaje”, agre­ga Elian­ne.

Ren­fe de­vuel­ve una par­te del cos­to del bo­le­to por re­tra­sos en viaje, de acuer­do con Fran­cis­co. “No de­pen­de de uno, sino de la suer­te, pe­ro co­no­cer es­ta po­lí­ti­ca per­mi­te re­cla­mar has­ta el 100% del cos­to del viaje.”

¿Tie­nes un pre­su­pues­to muy ajus­ta­do y quie­res ir a un des­tino cer­cano a la ciu­dad en la que te es­tás que­dan­do? Con­sul­ta BlaB­laCar. Es­ta app, que tam­bién ope­ra en Mé­xi­co, es ca­da vez más usa­da en Es­pa­ña, pues las per­so­nas que bus­can com­par­tir au­to, pa­gan una frac­ción de lo que cues­ta un au­to­bús y pa­san un tra­yec­to agra­da­ble. Por re­co­men­da­ción de Susana tomé uno al re­gre­sar de Za­ra­go­za a Ma­drid. El viaje du­ró tres ho­ras y fue uno de los más di­ver­ti­dos en mi es­tan­cia, y to­do por 15 eu­ros.

AL­GO MáS QUE TA­PAS Y PIN­CHOS

La ofer­ta cu­li­na­ria de Es­pa­ña es­tá en to­das par­tes. Li­te­ral­men­te. Los ba­res es­tán ca­si en ca­da es­qui­na de sus ba­rrios y ofre­cen mu­cho más que al­cohol: en las ma­ña­nas pue­des to­mar­te un ca­fé acom­pa­ña­do de un crois­sant —el desa­yuno por ex­ce­len­cia en el país— por me­nos de tres eu­ros. “Lo me­jor es op­tar por lo lo­cal y pa­sar de lar­go las ca­de­nas y la co­mi­da rá­pi­da. La ofer­ta es va­ria­da y por el mis­mo pre­cio pue­des ob­te­ner mu­cha me­jor ca­li­dad”, agre­ga Elian­ne.

De­bo ad­mi­tir que nun­ca me acos­tum­bré al desa­yuno tra­di­cio­nal de Es­pa­ña y ele­gí pre­pa­rar­me un bo­ca­di­llo de que­so y ja­món ibé­ri­co en ca­sa to­das las ma­ña­nas, con in­gre­dien­tes com­pra­dos en una de las tan­tas ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos —Día, Mer­ca­do­na y Lidl son al­gu­nos de los que ofre­cen los me­jo­res pre­cios— por me­nos de 10 eu­ros a la se­ma­na.

Vol­va­mos a los ba­res: en las tar­des, mu­chos de ellos ofre­cen pla­tos del día y una be­bi­da por una can­ti­dad ra­zo­na­ble. En Ma­drid, la ca­fe­te­ría Tei­de tie­ne ese es­que­ma por sie­te eu­ros, si con­su­mes en ba­rra, y al me­nos cua­tro op­cio­nes a ele­gir. En otras ciu­da­des las con­di­cio­nes son dis­tin­tas: “En ca­da bar de León te dan de co­mer ra­cio­nes gra­tui­tas por ca­da be­bi­da que pi­des, y uno pue­de ir de bar en bar, to­man­do un re­fres­co o cer­ve­za de 1.50 eu­ros, y sa­lir bien co­mi­do con to­do lo que se re­ga­la”, afir­ma Fran­cis­co.

TÓMALO EN CUENTA

Al igual que en los otros 25 paí­ses eu­ro­peos que con­for­man el es­pa­cio Schen­gen, el tiem­po má­xi­mo en el que pue­des per­ma­ne­cer co­mo tu­ris­ta en Es­pa­ña es de 90 días. Al­gu­nas ae­ro­lí­neas, co­mo Luft­han­sa, te so­li­ci­ta­rán re­ser­va­cio­nes de alo­ja­mien­to o una carta de in­vi­ta­ción an­tes de abor­dar co­mo me­di­da pre­ven­ti­va. Ase­gú­ra­te de te­ner al­guno esos do­cu­men­tos a la mano.

A tu lle­ga­da a Es­pa­ña, es po­si­ble que te so­li­ci­ten de­mos­trar los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra sol­ven­tar tu es­tan­cia. El por­tal de la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res se­ña­la que, du­ran­te los pri­me­ros nue­ve días, de­be­rás com­pro­bar co­mo mí­ni­mo 636. 93 eu­ros, más 70.77 por ca­da día adi­cio­nal. Pa­ra 30 días, es­ta ci­fra ron­da los dos mil 150 eu­ros.

“Es im­por­tan­te pres­tar aten­ción a los ca­len­da­rios de las fes­ti­vi­da­des lo­ca­les, ya que pue­den en­ca­re­cer drás­ti­ca­men­te el cos­to de tu viaje”.

Pri­vi­le­gio una ha­bi­ta­ción con vis­ta a la ca­lle de Le­ga­ni­tos, una zo­na pa­ra­le­la a la Gran Vía y cer­ca­na a la Pla­za del Ca­llao por 355 eu­ros

Sa­bo­res

La ofer­ta es va­ria­da. En las ma­ña­nas pue­des to­mar­te un ca­fé acom­pa­ña­do de un crois­sant.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.