Sin pri­sas

Fue a par­tir de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial que nos vol­vi­mos es­cla­vos del re­loj, al gra­do de ne­ce­si­tar ver la ho­ra en to­dos la­dos

Domingo 360 - - Genio Y Figura - Gaby Var­gas

ma­ne­ra de un re­fle­jo del año pa­sa­do, los úl­ti­mos 10 días de 2017 el mar de Can­cún es­tu­vo al­bo­ro­ta­do, agi­ta­do y es­truen­do­so. Cua­tro o cin­co fi­las de olas re­ven­ta­ban con fuer­za y en des­or­den al lle­gar a la pla­ya, ba­jo la luz de un sol po­ten­te y un vien­to fuer­te tí­pi­co de la tem­po­ra­da.

Es­te día en el que es­cri­bo es el pri­mer día de un año nue­vo, no po­ca co­sa si to­ma­mos en cuen­ta la idea de “ci­clos” que nos he­mos for­ma­do. A ca­da año lo ca­li­fi­ca­mos des­de el ini­cio co­mo bueno, ma­lo, de apren­di­za­je, di­fí­cil o al que le te­ne­mos gra­ti­tud. To­dos los bue­nos de­seos, es­pe­ran­zas y sue­ños se acu­mu­lan en es­tos pri­me­ros días.

Sin em­bar­go, en es­te pre­ci­so mo­men­to me lla­ma la aten­ción la na­tu­ra­le­za, su sa­bi­du­ría y, por su­pues­to, su be­lle­za. Cu­rio­sa­men­te, el mar, el sol y el vien­to ama­ne­cie­ron to­tal­men­te di­fe­ren­tes: el olea­je tran­qui­lo y apa­ci­ble es acom­pa­ña­do por un sol tí­mi­do y se­reno, mien­tras el vien­to se to­ma un descanso.

Qui­zá se tra­te de una coin­ci­den­cia, una ca­sua­li­dad o, bien, sea un mon­ta­je me­ticu­losa­men­te pla­nea­do con el que la na­tu­ra­le­za nos su­su­rra: “Vean, den­se cuen­ta de cuán­to más se apre­cia la vi­da y sus mi­la­gros des­de la cal­ma y sin la pri­sa con la que vi­ven”. Pa­re­cie­ra co­mo si ella su­pie­ra que pre­ci­sa­men­te hoy ini­cia un nue­vo ci­clo en nues­tras vi­das y me­dian­te su ejem­plo y el len­gua­je de sus ele­men­tos nos in­vi­ta­ra a imi­tar­la y a es­tre­nar el 2018 de la mis­ma ma­ne­ra en que ella lo ha­ce.

An­te es­tos es­tí­mu­los ex­ter­nos y la ener­gía apa­ci­ble que ge­ne­ran la re­fle­xión es in­elu­di­ble. ¿Qué, có­mo, cuán­do y, so­bre to­do, por qué quie­ro lo­grar es­te año? A cua­les fue­ren las res­pues­tas, agre­ga a la ecua­ción lo que la na­tu­ra­le­za pro­po­ne: sin pri­sas.

Sin re­lo­jes ni ho­ra­rios

“Si un via­je­ro per­di­do en el tiem­po apa­re­cie­ra en una al­dea me­die­val y pre­gun­ta­ra a un tran­seún­te el año en el que es­tán, el al­deano que­da­ría tan sor­pren­di­do por la pre­gun­ta co­mo por la ridícula ves­ti­men­ta del ex­tra­ño”, nos na­rra Yu­val Noah Ha­ra­ri en su li­bro De ani­ma­les a dio­ses, que en es­tos días de descanso ter­mi­né de leer.

En sus pá­gi­nas nos des­cri­be que an­ta­ño el mun­do se ocu­pa­ba de sus que ha­ce­res sin re­lo­jes ni ho­ra­rios y se guia­ba so­la­men­te por los ci­clos del sol y el cre­ci­mien­to de las plan­tas. No ha­bía pri­sas y el rit­mo era mar­ca­do por la épo­ca de llu­vias y el tiem­po de la co­se­cha, sin sa­ber cons­tan­te­men­te la ho­ra y mu­cho me­nos preo­cu­par­se por el año que trans­cu­rría.

Fue a par­tir de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial que nos vol­vi­mos es­cla­vos del re­loj, al gra­do de ne­ce­si­tar ver la ho­ra en to­dos la­dos: en el ce­lu­lar, en la mu­ñe­ca, en el des­per­ta­dor jun­to a la ca­ma, en el mi­cro­on­das, en la te­le­vi­sión y en la compu­tado­ra. En los no­ti­cie­ros lo pri­me­ro que es­cu­cha­mos, nos di­ce es­te au­tor, es la ho­ra co­mo un da­to in­clu­so más im­por­tan­te que el es­ta­lli­do de una gue­rra. Pa­ra no sa­ber qué ho­ra es hay que ha­cer un es­fuer­zo cons­cien­te.

Si bien y sin du­da el re­loj es ne­ce­sa­rio, sin­cro­ni­za nues­tra vi­da y nos sal­va del caos ge­ne­ral, tam­bién nos au­to­ma­ti­za al gra­do de con­ver­tir­nos en mu­ñe­qui­tos re­cor­ta­dos de pa­pel que obe­de­cen al re­loj in­dus­trial más que a los tiem­pos que nues­tra con­cien­cia, el rit­mo vi­tal de nues­tro cuer­po o lo que nues­tro co­ra­zón nos dic­tan.

La úni­ca ma­ne­ra en la que di­chas con­cep­cio­nes tan dis­tin­tas del tiem­po pue­den co­exis­tir y ex­ten­der su du­ra­ción sin ne­ce­si­dad de que nos vol­va­mos es­cla­vos su­yos, es es­tar y per­ma­ne­cer pre­sen­tes, sin pri­sas pa­ra real­men­te vi­vir y dis­fru­tar ca­da una de las co­sas que ha­ce­mos.

Des­de mi pers­pec­ti­va, és­te es uno de los men­sa­jes que hoy, pri­mer día del año, la na­tu­ra­le­za nos quie­re en­se­ñar. ¿Por qué no imi­tar­la? Fe­liz 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.