¿QUÉ HA­CES DU­RAN­TE TUS ÚL­TI­MOS OCHO SE­GUN­DOS DE VI­DA?

¿Dón­de te en­con­tra­bas el 11 de sep­tiem­bre de 2001, lo re­cuer­das? Pue­do ase­gu­rar que to­dos lo recordamos. Ese día nues­tra his­to­ria co­mo hu­ma­ni­dad cam­bió.

Domingo 360 - - GENIO Y FIGURA -

sta semana tu­ve la opor­tu­ni­dad de es­tar en Nue­va York y vi­si­tar el Mu­seo Me­mo­rial del 11/9, don­de co­no­cí una his­to­ria que me to­co pro­fun­da­men­te. To­do en el re­cin­to es­tá cons­trui­do a la ma­ne­ra de un ho­me­na­je y crea hon­das sen­sa­cio­nes. Por ejem­plo, las fuen­tes cua­dra­das, pro­fun­das y con di­men­sio­nes gi­gan­tes, cu­yas cascadas des­bor­dan ha­cia aba­jo y mi­rar­las agu­je­ra el co­ra­zón.

En el au­di­to­rio es­cu­ché la con­fe­ren­cia de Ri­chard Pic­cio­to, el bom­be­ro con más al­to ran­go y el úl­ti­mo en eva­cuar el World Tra­de Cen­ter –con só­lo sa­ber es­to ya me ha­bía con­ven­ci­do de asis­tir. Su his­to­ria es la de un ver­da­de­ro hé­roe.

Pic­cio­to na­rra que ca­da to­rre de 110 pisos de al­to te­nía 90 ele­va­do­res en el cen­tro, pe­ro tan só­lo ¡tres es­ca­le­ras de 90 cm de ancho! Eran las úni­cas sa­li­das pa­ra eva­cuar a las 40 mil per­so­nas que al­ber­ga­ba el con­jun­to. Mien­tras él y su equi­po de bom­be­ros in­ten­ta­ban su­bir las es­ca­le­ras, to­da la gen­te se agol­pa­ba pa­ra ba­jar, apa­ni­ca­da o he­ri­da. Me im­pre­sio­nó que el ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia, tan­to de él co­mo del res­to de los bom­be­ros, se vol­vió se­cun­da­rio fren­te a su vo­ca­ción de sal­var vi­das.

Ca­be men­cio­nar que ca­da bom­be­ro car­ga con un equi­po de 28 ki­los de pe­so so­bre sus es­pal­das, lo que di­fi­cul­ta­ba aún más su la­bor.

“Nos en­con­trá­ba­mos en una de las es­ca­le­ras en­tre los pisos sie­te y ocho de la To­rre nor­te – na­rra Pic­cio­to–, cuan­do de re­pen­te sen­ti­mos un tem­blor muy fuer­te acom­pa­ña­do de un rui­do en­sor­de­ce­dor que du­ró cer­ca de diez se­gun­dos: la To­rre sur se ha­bía co­lap­sa­do. Ca­yó pi­so so­bre pi­so, uno en­ci­ma del otro; su co­lap­so pro­vo­có un vien­to tan fuer­te co­mo el de un hu­ra­cán y to­do se tor­nó negro. Na­die con­tes­ta­ba por la ra­dio. Su­pu­se lo peor.”

“Ocho se­gun­dos des­pués vol­vi­mos a es­cu­char el mis­mo rui­do en­sor­de­ce­dor y ese tre­men­do tem­blor, pe­ro en­ton­ces pro­ve­nía de la to­rre en la que nos en­con­trá­ba­mos, in­cen­dia­da con mi­les de li­tros de com­bus­ti­ble, im­po­si­ble de con­te­ner. ¿Qué ha­ces du­ran­te los ocho se­gun­dos que te que­dan de vi­da? To­da mi exis­ten­cia pa­só fren­te a mí, pen­sé en mi es­po­sa y en mis hi­jos. Re­cé to­das las ora­cio­nes que me sa­bía. Lo que más pe­día era: ‘Dios mío, por fa­vor, que sea rá­pi­do’. No que­ría era su­frir.”

“Al­re­de­dor la os­cu­ri­dad, el si­len­cio y la quie­tud eran to­ta­les. Es­ta­ba en el sue­lo sin po­der le­van­tar­me. Creo que mo­rí. Las es­ca­le­ras se de­sin­te­gra­ron y caí al va­cío.”

“Me di cuen­ta de que po­día sen­tir las pier­nas y los bra­zos. Sen­tí que no es­ta­ba so­lo. Lla­mé en voz al­ta y re­ci­bí res­pues­tas de otros 12 com­pa­ñe­ros y de una per­so­na ci­vil. Era co­mo una cue­va ver­ti­cal. No se mue­van, es­ta­mos en una bol­sa de ai­re que es co­mo una ca­sa de ba­ra­jas, qué­den­se don­de es­tán”.

“Las ra­dios que te­nía­mos eran vie­jas, na­die con­tes­ta­ba. Has­ta que fi­nal­men­te al­guien me di­jo: no hay es­ca­le­ra nor­te, no hay to­rre B, no hay edi­fi­cio, pe­ro los en­con­tra­re­mos. A mi me­mo­ria vino el ca­so de una fa­mi­lia que no ha­bía­mos po­di­do sal­var ha­cía un mes cuan­do que­dó atra­pa­da en el só­tano de un edi­fi­cio de dos pisos. Aho­ra éra­mos no­so­tros quie­nes nos en­con­trá­ba­mos ba­jo 110 pisos de es­com­bros. Sa­bía que se­ría im­po­si­ble.”

“Cin­co ho­ras des­pués, el pol­vo se em­pe­zó a asen­tar y pu­de ver un po­co de luz: me lle­né de es­pe­ran­za.”

“A pe­sar de la tra­ge­dia, al ver la ayu­da, la en­tre­ga y el apo­yo de to­das las per­so­nas com­pro­bé que nues­tras di­fe­ren­cias co­mo hu­ma­nos son me­no­res. Tam­bién com­pro­bé que tie­nes que po­ner prio­ri­da­des en tu vi­da. To­dos que­re­mos ca­sas nuevas y co­ches nue­vos, pe­ro mien­tras ten­gas fa­mi­lia y ami­gos, con­si­dé­ra­te ri­co.”

“Hoy, des­pués de ha­ber su­pli­ca­do a Dios que fue­ra rá­pi­do, agra­dez­co que no me ha­ya con­tes­ta­do.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.