In­fluen­cers

Ser fa­mo­so en re­des so­cia­les otor­ga po­si­bi­li­da­des y res­pon­sa­bi­li­da­des.

Domingo 360 - - ESTILOS -

as re­des so­cia­les han au­men­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la can­ti­dad de fa­mo­sos, in­fluen­cers, y per­so­na­li­da­des que se vuel­ven un mo­de­lo a se­guir. Sin em­bar­go, co­mo en la vi­da real, en el con­tex­to vir­tual exis­te de to­do.

Hay quie­nes son di­ver­ti­dos y han apren­di­do a ha­cer del sen­ti­do del hu­mor su sello. Sa­ben en­con­trar en cual­quier si­tua­ción de la vi­da co­ti­dia­na al­go que sea gra­cio­so, que pro­vo­que ri­sa y que ter­mi­ne ha­cien­do el día más li­ge­ro. Ha­cen to­do ti­po de bro­mas, des­de las más inocen­tes has­ta al­gu­nas que atra­vie­san los lí­mi­tes de lo de­cen­te. Pe­ro en fin, mien­tras la gen­te los si­ga, ellos con­ti­nua­rán su­bien­do el ni­vel de las tra­ve­su­ras.

Otros tan­tos tie­nen mi­les de se­gui­do­res por­que son atrac­ti­vos. Tie­nen una be­lle­za ex­tra­or­di­na­ria que, al la­do de un es­tu­dia­do sen­ti­do de la mo­da y una car­te­ra sin lí­mi­tes, con­si­guen que mi­les de ojos es­tén al pen­dien­te de las pu­bli­ca­cio­nes más tri­via­les. Sin em­bar­go, hay otros que son se­gui­dos so­lo por mor­bo.

Las re­des es­tán pa­ra eso; pa­ra se­guir y pa­ra que nos si­gan. Pe­ro la pre­gun­ta es ¿qué me es­tá de­jan­do la per­so­na que si­go?

Qui­zá si si­go a al­guien que to­dos los días ha­ce pa­ya­sa­das, no es­tá de más re­co­no­cer­lo, y te­ner cla­ro que es so­lo eso. En el me­jor de los ca­sos, nos apor­ta un ra­to de ocio y es­par­ci­mien­to.

Qui­zá si­go a otro por­que me per­mi­te so­ñar al ver sus pu­bli­ca­cio­nes de mo­da. Lo mis­mo que su­ce­de cuan­do al­guien com­pra una re­vis­ta y de en­tre sus pá­gi­nas brota la ins­pi­ra­ción.

La re­fle­xión pue­de lle­gar más le­jos. A seis me­ses de se­guir a al­guien, ¿qué me ha de­ja­do?, ¿mi vi­da es di­fe­ren­te, me­jor o peor?, ¿cuál es el re­sul­ta­do?

Si la res­pues­ta nos de­ja con un ba­lan­ce po­si­ti­vo, en­ton­ces es­ta­mos bien, de lo con­tra­rio, si no ve­mos un gran cam­bio en nues­tra vi­da o el cam­bio es pa­ra em­peo­rar, en­ton­ces con­vie­ne que nos re­plan­tee­mos a quién se­guir, ya que so­mos el re­sul­ta­do de quien nos ro­dea. En otras pa­la­bras, quie­nes nos ro­dean, nos in­flu­yen y es por eso el tér­mino in­fluen­cers.

Y des­de lue­go, hay que lle­var la re­fle­xión a nues­tro in­te­rior: ¿so­mos res­pon­sa­bles de nues­tros se­gui­do­res? Oja­lá les es­te­mos dan­do al­go de va­lor.

Twitter:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.