CUANDOEL BUEN GUS­TO NO ES SU­FI­CIEN­TE

El Diario de Juárez - Espacios - - Iluminación -

Des­de ha­ce tiem­po que pa­ra so­ñar de­ja­mos de usar la ima­gi­na­ción. Cual­quier co­sa que qui­sié­ra­mos te­ner pa­ra nues­tro ho­gar, ofi­ci­na, es­tu­dio, jar­dín, etc., lo he­mos vis­to ya en al­gún la­do. Pá­gi­nas de in­ter­net o apli­ca­cio­nes como “Pin­te­rest” o “Houzz”, múl­ti­ples pro­gra­mas te­le­vi­si­vos, pu­bli­ci­dad pro­ve­nien­te de to­dos los fren­tes. Es­tas he­rra­mien­tas que sin du­da ayu­dan a re­fres­car ideas e incluso los es­pe­cia­lis­tas en el área uti­li­za­mos de ma­ne­ra fre­cuen­te, son tam­bién un ries­go cuan­do ol­vi­da­mos has­ta qué pun­to pue­den ser de ayu­da en nues­tro pro­yec­to en el ho­gar u otro es­pa­cio. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio acep­tar al­go que por dé­ca­das se ha creí­do y en la ma­yor par­te de las oca­sio­nes nos lle­va a to­mar ma­las de­ci­sio­nes en cues­tio­nes eco­nó­mi­cas, de di­se­ño o de­co­ra­ción: el buen gus­to no exis­te.

EL TRA­BA­JO DEL IN­TERIO­RIS­TA ES EN­CON­TRAR EQUI­LI­BRIO EN­TRE LA PER­SO­NA­LI­DAD Y EL PRE­SU­PUES­TO DE SU CLIEN­TE, SIN OL­VI­DAR LA ES­TÉ­TI­CA Y FUN­CIO­NA­LI­DAD EN CUAL­QUIER ES­PA­CIO

Por años, el es­tu­dio y la pro­fe­sión del in­terio­ris­mo es­tu­vo a car­go de las cla­ses so­cia­les más al­tas y por ello, se con­si­de­ra­ba que los in­te­rio­res de pa­la­cios, re­si­den­cias y de­más lu­ga­res, de­bían man­te­ner una sin­to­nía de es­ti­los ba­sa­dos ca­si en su to­ta­li­dad en lo “bien” que se veían, que­dán­do­se siem­pre en un plano “es­té­ti­co”. Ac­tual­men­te, el Di­se­ño de In­te­rio­res fun­da­men­ta su tra­ba­jo en un mé­to­do. Di­cho pro­ce­so cons­ta de una se­rie de tres ejes que nos ayu­dan a di­se­ñar de for­ma pre­ci­sa y per­so­na­li­za­da un es­pa­cio, pen­san­do ex­clu­si­va­men­te en las di­ná­mi­cas, ru­ti­nas y ne­ce­si­da­des del clien­te. El mé­to­do con­tem­pla un “aná­li­sis del es­pa­cio” en el que se in­clu­yen el es­tu­dio de orien­ta­ción y aso­lea­mien­to; co­no­cer a pro­fun­di­dad el “per­fil del clien­te” en el que des­ta­can sus ac­ti­vi­da­des, el número de in­te­gran­tes, gus­tos, pre­fe­ren­cias e incluso con­di­cio­nes fí­si­cas o men­ta­les; y por úl­ti­mo se va­lo­ra la “ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca” del clien­te, lo que per­mi­te una pro­pues­ta via­ble y ra­zo­na­ble pa­ra con­se­guir los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos sin gas­tar de más o que se con­vier­ta en al­go inac­ce­si­ble.

No hay mo­ti­vos pa­ra con­fun­dir­nos, qué mú­si­ca o ro­pa es de buen o mal gus­to só­lo po­drá ser de­fi­ni­do a par­tir de la per­so­na a quién le pre­gun­te­mos. El mé­to­do por el con­tra­rio siem­pre bus­ca­rá dar res­pues­ta a nues­tra si­tua­ción real y es­pe­cí­fi­ca. Al fi­nal, cuan­do el buen gus­to no es su­fi­cien­te, ne­ce­si­ta­mos pre­gun­tar­nos, qué ne­ce­si­ta­mos, pa­ra qué, có­mo lo ne­ce­si­ta­mos y en dón­de. Con ello po­dre­mos so­ñar a pla­cer con nues­tro ho­gar, ofi­ci­na, jar­dín o ne­go­cio en el que lo “bo­ni­to” no sea la úni­ca preo­cu­pa­ción, sino el bie­nes­tar com­ple­to de no­so­tros y los nues­tros.

EVELYN CHÁ­VEZ DI­SE­ÑA­DO­RA DE IN­TE­RIO­RES EL MÉ­TO­DO DE DI­SE­ÑO DE IN­TE­RIO­RES CON­TEM­PLA UN “ANÁ­LI­SIS DEL ES­PA­CIO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.