“NUES­TRO LU­GAR EN EL MUN­DO”

NA­DA IM­POR­TA EN LA QUIE­TUD DEL HO­GAR, PE­RO TAM­BIÉN TO­DO TER­MI­NA ALLÍ, ES UN RE­FLE­JO DE LO SO­MOS Y DE QUIE­NES HE­MOS SI­DO. NA­DA IM­POR­TA EN LA QUIE­TUD DEL HO­GAR, ESE ES­PA­CIO EN DON­DE TO­DO EM­PIE­ZA Y TER­MI­NA AL FI­NAL DEL DÍA. EN NUES­TRO LU­GAR, ELMUNDO ES CO­MO

El Diario de Juárez - Espacios - - Interiores - IVÁN RE­NÉ MO­RENO RA­MÍ­REZ/ COOLABORACIÓN

Aun­que el tí­tu­lo su­gie­re dar ex­pli­ca­ción a una pre­gun­ta tan añe­ja co­mo la es­pe­cie hu­ma­na, el ti­po de respuesta que se irá re­ve­lan­do no va por el ca­mino par­ti­cu­lar de la fi­lo­so­fía, ni de los li­bros de su­pera­ción per­so­nal. Tie­ne más que ver con el sen­ti­do mis­mo de las pa­la­bras que com­po­nen el tí­tu­lo, es un jue­go, y es que el lenguaje es ca­pri­cho­so. Cuan­do al­guien ha­bla de “su lu­gar en el mun­do” no es obli­ga­to­rio pen­sar que va­ya a re­fle­xio­nar so­bre el sig­ni­fi­ca­do de su exis­ten­cia co­mo tal, es pro­ba­ble que tan só­lo quie­ra re­fe­rir­se a ese rin­cón en el jar­dín de su in­fan­cia, en don­de se iba a re­cos­tar y ju­ga­ba, co­mía, llo­ra­ba, dor­mía, so­ña­ba. To­do en aquel es­pa­cio tan pe­que­ño co­mo él.

Tal vez no ten­ga­mos un so­lo lu­gar en este mun­do, sino mu­chos. Hay es­pa­cios que con el tiem­po y los re­cuer­dos que allí ge­ne­ra­mos, se van apro­pian­do de nues­tra me­mo­ria y por lo tan­to, los con­si­de­ra­mos só­lo nues­tros y de na­die más. El ho­gar siem­pre ha si­do y se­rá nues­tro prin­ci­pal lu­gar en el mun­do. Ca­si to­do co­mien­za y ter­mi­na en allí, los días de es­cue­la y tra­ba­jo, por ejem­plo, em­pie­zan con una du­cha aún en­tre sue­ños y ter­mi­nan con un sus­pi­ro obli­ga­do por el can­san­cio de la jor­na­da. Los via­jes ca­si siem­pre fi­na­li­zan y só­lo el ho­gar nos es­pe­ra. La vi­da mis­ma arran­ca con los pri­me­ros pa­sos so­bre la al­fom­bra, el pi­so frío o la ma­de­ra res­ba­lo­sa. Tam­po­co po­de­mos ne­gar que to­dos año­ra­mos mo­rir en nues­tra ha­bi­ta­ción, en la ca­ma que por tan­tas no­ches nos ayu­dó a ol­vi­dar­nos de to­do, o al con­tra­rio, nos man­tu­vo atentos a un pro­ble­ma sin re­sol­ver­se.

El con­fort que nos pro­du­ce es­tar en nues­tra casa no es ex­clu­si­vo de una for­ma de vi­da, se pue­de es­tar so­lo, com­par­tir ba­ño, dor­mir en el mis­mo cuar­to que un her­mano o her­ma­na, vi­vir en un de­par­ta­men­to, en una casa con diez ha­bi­ta­cio­nes, con al­ber­ca o sin elec­tri­ci­dad. Na­da im­por­ta en la quie­tud del ho­gar, pe­ro tam­bién to­do ter­mi­na allí, es un re­fle­jo lo de que so­mos y quie­nes he­mos si­do.

Es ahí don­de las re­glas, tra­di­cio­nes y cos­tum­bres de ca­da fa­mi­lia, pa­re­ja o per­so­na ad­quie­ren un pa­pel tan im­por­tan­te co­mo las que hay afue­ra. En nues­tro lu­gar, el mun­do es co­mo que­re­mos ver­lo. En mi ca­so, ha­ce po­co pa­sé fren­te a la que fue mi casa por diez años y aún pu­de ob­ser­var a tra­vés de las ven­ta­nas y mi me­mo­ria, las de­ce­nas de ser­pen­ti­nas que mi pa­dre y mi her­ma­na col­ga­ron una tar­de de ve­rano sin mo­ti­vo al­guno y allí du­ra­ron has­ta el úl­ti­mo día que es­tu­vi­mos. Ese, es uno de mis lu­ga­res en este mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.