El co­lor de la fron­te­ra

El Diario de Juárez - Espacios - - Interior- Es -

¿Es­pa­ñol o in­glés? ¿Ha­llo­ween o Día de Muer­tos? ¿Ham­bur­gue­sas o ta­cos? ¿4 de ju­lio o 16 de sep­tiem­bre? En la fron­te­ra que vi­vi­mos se ha­blan am­bos idio­mas, ni­ños y ni­ñas de las dos ciu­da­des unen sus gri­tos pa­ra cla­mar por dul­ces pe­ro tam­bién se lle­nan de al­ta­res las pla­zas, es­cue­las y ho­ga­res; en ca­da es­qui­na se en­cuen­tra un pues­to de ham­bur­gue­sas, y si por ca­sua­li­dad uno tie­ne an­to­jo de ta­cos allá, del otro la­do, es fá­cil en­con­trar­los; du­ran­te las fies­tas pa­trias los fue­gos ar­ti­fi­cia­les cu­bren un so­lo cie­lo y los co­lo­res se al­ter­nan: azul y ro­jo, lue­go, ver­de, blan­co y ro­jo. En­ton­ces, si qui­sié­ra­mos de­fi­nir un co­lor pa­ra es­ta zo­na, ¿ro­sa me­xi­cano o tau­pe? Con ello sur­ge otra pre­gun­ta, ¿de qué par­te del Río Bra­vo de­be­ría­mos res­pon­der?

Es bien sa­bi­do que la ar­qui­tec­tu­ra y el in­terio­ris­mo es­tán ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­dos con las tra­di­cio­nes es­té­ti­cas y cul­tu­ra­les de una re­gión. Pa­ra na­da son igua­les las pi­rá­mi­des de Gi­za en Egip­to, que las de Chi­chén-it­zá en Mé­xi­co. Sin em­bar­go, ca­da fron­te­ra es un es­pa­cio úni­co, que se crea a par­tir de los que vie­nen y los que van, de los que se que­dan y de los que ja­más se han ido. To­do ese flu­jo de tra­di­cio­nes, re­cuer­dos de otras tie­rras, trae con­si­go los co­lo­res de los tan­tos lu­ga­res del sur me­xi­cano, fa­cha­das en co­lo­res ro­sas, na­ran­jas, ama­ri­llos, fá­cil­men­te com­par­ten ca­lle con un ho­gar en gri­ses, ca­fés y blan­cos. La talavera, sím­bo­lo icó­ni­co del di­se­ño me­xi­cano, se im­po­ne so­bre lo con­tem­po­rá­neo, lo in­dus­trial, lo mi­ni­ma­lis­ta, es­té­ti­cas an­glo­sa­jo­nas y eu­ro­peas.

En­tre las tan­tas dispu­tas que es­ta fron­te­ra ge­ne­ra en el ám­bi­to del in­terio­ris­mo y la ar­qui­tec­tu­ra, la de es­ta­ble­cer un co­lor pa­ra la re­gión es sin lu­gar a du­das una de las más com­pli­ca­das de su­pe­rar. Al es­tar tan cer­ca de Es­ta­dos Uni­dos y tan le­jos del co­ra­zón de nues­tro país, cues­ta tra­ba­jo pen­sar­nos com­ple­ta­men­te par­te de al­guno de los ban­dos. Nos afe­rra­mos a lo que en apa­rien­cia so­mos o al­gu­na vez fui­mos, pe­ro te­ne­mos la fa­ci­li­dad de en­ten­der me­jor que na­die lo que su­ce­de en dos lu­ga­res al mis­mo tiem­po. ¿Y si en efec­to no per­te­ne­ce­mos a nin­guno? ¿Y si en­ten­de­mos que es­ta­mos he­chos con una mez­cla es­pe­cial? ¿Y si te­ne­mos un co­lor pro­pio?

CIU­DAD JUÁ­REZ Y EL PA­SO COM­PAR­TEN TO­DO. TRA­DI­CIO­NES, SA­BO­RES, CE­LE­BRA­CIO­NES Y EN MU­CHOS CA­SOS, EL GUS­TO POR LOS CO­LO­RES QUE RO­DEAN NUES­TROS ES­PA­CIOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.