HÁ­GA­SE LA LUZ

Des­de ha­ce dé­ca­das, el in­terio­ris­mo en­ten­dió la im­por­tan­cia de la ilu­mi­na­ción ha­cién­do­se to­do un cam­po es­pe­cia­li­za­do en el pro­ce­so de pro­vo­car sen­sa­cio­nes y emo­cio­nes

El Diario de Juárez - Espacios - - Interiores - EVELYN CHÁ­VEZ DI­SE­ÑA­DO­RA DE IN­TE­RIO­RES

Pa­ra ima­gi­nar­se la os­cu­ri­dad to­tal, se­ría ne­ce­sa­rio ir­nos 13 mil 800 mi­llo­nes de años atrás en el pa­sa­do, jus­to don­de la cien­cia mo­der­na afir­ma que co­men­zó el Big-bang. O tal vez, po­dría ser con­ve­nien­te via­jar al pri­mer día de la crea­ción, cuan­do Dios de­fi­nió el día y la no­che. Sin im­por­tar la creen­cia con la que uno vea el cie­lo, la luz siem­pre sig­ni­fi­ca­rá una so­la co­sa, vi­da. No obs­tan­te, no hay una luz, sino lu­ces, ca­da una de ellas cuen­ta con pro­pie­da­des y ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes, pro­vo­can­do en no­so­tros una va­rie­dad muy am­plia de sen­sa­cio­nes, sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes.

Des­de ha­ce dé­ca­das, el in­terio­ris­mo en­ten­dió la im­por­tan­cia de la luz ha­cién­do­se de to­do un cam­po es­pe­cia­li­za­do en el pro­ce­so mis­mo de “ilu­mi­nar” los es­pa­cios. Es­te con­cep­to va más allá del sim­ple uso de la luz. No es un adorno, no es so­lo una ne­ce­si­dad ab­so­lu­ta, la ilu­mi­na­ción de­fi­ne en gran me­di­da el ti­po de sen­sa­cio­nes que ob­te­ne­mos al es­tar en un lu­gar de­ter­mi­na­do.

Los ejem­plos son fá­ci­les y va­ria­dos. Los res­tau­ran­tes de co­mi­da rá­pi­da no de­ben su nom­bre úni­ca­men­te a la ve­lo­ci­dad con la que nos en­tre­gan los ali­men­tos, sino también a sus in­te­rio­res que, a tra­vés de sus lu­ces frías, nos re­cuer­dan una y otra vez, que ese es só­lo un lu­gar de pa­so. Ca­so con­tra­rio es­tán aque­llos res­tau­ran­tes con lu­ces cá­li­das, los ama­ri­llos com­bi­nan con la ma­de­ra de las me­sas y to­do se vuel­ve ro­mán­ti­co, nos­tál­gi­co, aco­ge­dor. To­do lu­gar me­re­ce una luz que lo com­ple­men­te. Si es­ta co­ne­xión es­tá ro­ta, mu­cho del di­se­ño, mo­bi­lia­rio, co­lo­res, tex­tu­ras y de­más ele­men­tos de un es­pa­cio, se per­de­rán de al­gu­na ma­ne­ra.

Com­prar una lu­mi­na­ria o lám­pa­ra so­lo por es­té­ti­ca no ga­ran­ti­za que va­ya­mos a que­rer es­tar ho­ras en nues­tra sa­la, o si los watss de la bom­bi­lla que ad­qui­ri­mos ilu­mi­na mu­cho o po­co. Lo que real­men­te de­be­mos pre­gun­tar­nos es qué clase de es­pa­cio, lu­gar, zo­na u área es­ta­mos bus­can­do crear, qué sen­sa­cio­nes o emo­cio­nes quie­ro sen­tir, que ti­po de ac­ti­vi­da­des voy a rea­li­zar allí. Por­que al fi­nal siem­pre es bueno re­cor­dar que to­do em­pe­zó con la luz y ter­mi­na­ra cuan­do és­ta se apague.

COM­PRAR UNA LU­MI­NA­RIA O LÁM­PA­RA SÓ­LO POR ES­TÉ­TI­CA NO GA­RAN­TI­ZA QUE VA­YA­MOS A QUE­RER ES­TAR HO­RAS EN NUES­TRA SA­LA, O SI LOS WATTS DE LA BOM­BI­LLA QUE AD­QUI­RI­MOS ILU­MI­NA MU­CHO O PO­CO. La ilu­mi­na­ción cá­li­da, con ama­ri­llos da un to­que ro­mán­ti­co, nos­tál­gi­co, aco­ge­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.